El iceberg de la violencia oculta. ¿Tú también eres cómplice?

 

Estadísticas preocupantes

Cuando escuchamos en los medios “en el partido del domingo se produjeron actos violentos…” se nos vienen a la cabeza principalmente agresiones físicas. Pero, ¿sabemos realmente hasta dónde llega la violencia? Según las estadísticas del Gobierno de España (Comisión estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte), durante la temporada 2017/18, el fútbol abarca el 98,22% de las infracciones registradas en deporte profesional, y más del 70% en el deporte no profesional.

Los árbitros/as son el colectivo que más violencia sufre (el 40% de los incidentes registrados), con un aumento del 20% en el último año. Le sigue muy de cerca los incidentes entre espectadores (un 39%), habiendo aumentado un 95% de la temporada 2016/17 a la 2017/18. De todos los incidentes registrados, un tercio son violencia física, es decir, dos tercios de las acciones son violencias ocultas, donde muchas veces somos cómplices.

 

Acciones violentas invisibles e implícitas

El lenguaje y comentarios que hacemos, los chistes de los que nos reímos, o la publicidad que vemos. Decirle a tu hijo “los fuertes no lloran” o querer controlar cada acción dentro del campo, o hacer comentarios ofensivos sobre rivales, árbitros/as, etc.

 

Acciones violentas visibles y explícitas

Amenazas anónimas o indirectas, acoso, humillaciones, abusos, desprecios, o chantajes son algunas de las acciones que fomentan las acciones invisibles. “Verás como no ganéis el partido”, “Hemos perdido por tu culpa”, “No vales ni para dar patadas a un balón”¿Os suenan este tipo de frases?

En este tipo de violencia, visible y explícita, los agresores y las víctimas se detectan claramente y los castigos están, por lo general, tipificados. La mayoría de las personas rechazan este tipo de violencia e intentan no participar en estos actos. Sin embargo, son los más sonados en los medios y por ello creemos que son los más frecuentes.

Federaciones e instituciones se centran en castigar los actos visibles y explícitos, con el fin de erradicar la violencia. Sin embargo, estos actos violentos no llegarían a producirse sin el resto del iceberg, el germen que va permitiendo que florezcan. Aquí es donde todos tenemos nuestra parte de responsabilidad.

 

Ejercicio práctico

  1. Busca un lugar relajado, cierra los ojos y piensa en tu último entrenamiento o partido que fuiste a ver.
  2. Intenta tener en cuenta todas las personas que había a tu alrededor, ¿Cómo se comportaban? ¿Crees que algo de los que decían o alguna de sus acciones entran en el iceberg?
  3. Ahora piensa en tu comportamiento, ¿hiciste o dijiste algo que pudiera estar en alguno de los escalones de la pirámide?
  4. Por último, busquemos soluciones, en el próximo entrenamiento o partido ¿Qué puedo hacer para evitar repetir ese comportamiento violento?

 

Mirar para otro lado y no hacer nada nos hace cómplices, es aceptar lo inaceptable y dejar que cada vez se haga más grande. Ser ejemplo de no violencia es la mejor forma de actuar. Nosotros no queremos ser cómplices, queremos un deporte diferente. ¿Te sumas al cambio?

Equipo WATS #SportWithValues #ValoresSonDeporte

 

Este artículo forma parte de nuestra colaboración mensual con la Revista Tiquitaca y ha sido publicado en el número 4 – marzo de 2019. Puedes leer el ejemplar completo en este enlace.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *