¡Todas y todos a una! Hacia la desescalada a través de la responsabilidad y el compromiso

Equipo WATS Team - Hacia la desescalada a través de la responsabilidad y el compromiso - todas y todos a una

Desde el pasado lunes 11 de mayo muchos territorios y provincias hemos entrado en la ya tan conocida Fase 1 de la desescalada ante el COVID-19. Esta modificación supone un cambio significativo en las limitaciones de libre circulación las personas, con una mayor apertura en nuestras posibilidades de movimiento. También supone una vuelta a la actividad física y deportiva para la que te dábamos algunos consejos en un anterior artículo.

Desafortunadamente, este cambio de escenario nos ha dejado en algunos lugares imágenes de terrazas abarrotadas, personas que no respetan la distancia de seguridad, falta de seguimiento en las medidas de distanciamiento social e higiene… Por eso, a pesar de que, según los territorios la norma establecida es distinta, existen elementos comunes que tienen que darse de forma indispensable en todos los lugares. Hablamos de dos valores clave: la responsabilidad y el compromiso.

Pero ¿qué es ser responsable? Según una de las acepciones de la RAE, “ser responsable” significa “persona que pone cuidado y atención en lo que hace y decide”. Para llegar a ser capaces de hacer, es importante ser conscientes de que en el contexto en el que nos encontramos: la situación no nos afecta únicamente a nosotros como individuos sino que se trata de una coyuntura que nos afecta a todas y todos como sociedad. Por eso, antes de actuar y de tomar decisiones, es necesario reflexionar sobre el impacto que pueden tener nuestras acciones (¡que lo tienen!), especialmente en aquellos sectores de la población más vulnerables.

Solamente si somos capaces realmente de tomar consciencia de la importancia de ser responsables seremos capaces de comprometernos con las recomendaciones y normas establecidas, y por tanto, nuestras acciones irán en beneficio del bien común.

Responsabilidad y compromiso

¿Cómo puedo ser verdaderamente responsable en mi conducta diaria durante las diferentes fases de la desescalada? Te proponemos seguir un itinerario que tiene tres pasos.

Sentir. Siente que esto no es sólo problema de unos pocos, que es algo extraordinario que nos afecta a todos como sociedad. Recuerda que nuestras y nuestros profesionales de la sanidad pública llevan semanas dándolo todo por nosotros/as.

Pensar. Reflexiona sobre las consecuencias de nuestras acciones, toma consciencia de la situación y de que cada pequeño paso cuenta. Piensa que la pandemia ha sacado lo mejor de muchísimas personas y cómo hemos sido capaces de unirnos en la adversidad.

Actuar. Actúa en función de lo que has reflexionado, consciente de la importancia de respetar (aunque nos cueste) el distanciamiento social, la higiene de manos, la distancia de seguridad, el uso de mascarilla y el ajustarse a las actividades permitidas y a las franjas horarias.

Si alguna vez te flaquean las fuerzas en esta lucha contra el COVID-19, recuerda: pequeños cambios marcan grandes diferencias. ¡Con el compromiso y el respeto de todas y todos lo conseguiremos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *