Entradas

“Mi hijo/a es árbitro y aguanta lo que no está escrito”. La violencia contra los árbitros, un problema deportivo que se vive muy de cerca en las familias.

La violencia contra los árbitros no entiende de edad ni de género. “¡Como te pille fuera te violo!”. Esta fue una de las amenazas machistas que un aficionado le gritó a una joven árbitra de futbol de 16 años hace menos de un mes, durante un partido de futbol de primera regional en Fuerteventura.

“¡Este árbitro es un maricón, maricón declarado!”. Esta otra frase la profirió el presidente de un equipo de fútbol de juveniles en Bizkaia el pasado fin de semana en el vestuario, poco antes de que un grupo de personas le rayasen el coche al colegiado motivados por su orientación sexual.

Dos casos de violencia contra los árbitros en las últimas semanas

Estamos ante dos casos claros de violencia psicológica en un entorno deportivo. Un tipo de violencia que se da cada fin de semana en las gradas de muchos campos de fútbol, indistintamente de la categoría y cuyo objetivo siempre es amenazar, insultar o degradar a un jugador/a, equipo, entrenador/a o árbitro/a por haber realizado una acción con la que el aficionado/a no está de acuerdo. Situaciones como esta siguen siendo el pan nuestro de cada fin de semana; se han convertido en tan habituales que sólo un pequeño porcentaje de ellas salen a la luz y son castigadas.

La violencia contra los árbitros, un problema en el deporte base

El trío arbitral suele ser el que más violencia psicológica recibe, dado que su condición de neutralidad les hace tener como “enemigos” a los aficionados/as de ambos equipos. Además, en gran parte de los partidos de categorías inferiores sólo hay un único árbitro, lo que les hace especialmente vulnerables en el vestuario o en el momento de abandonar las instalaciones deportivas.

Si tu hijo/a, hermano/a o amigo/a es árbitro/a seguro que conocerás de primera mano que están expuestos a un grado de violencia psicológica muy alto, y todo ello por esmerarse en realizar su labor lo mejor que pueden. Tanto los equipos que se enfrentan en competición como los aficionados que asisten suelen proferir gritos e insultos de todo tipo en mayor o menor medida al trio arbitral por su toma de decisiones, la cual puede ser más o menos acertada. Pero lo que nunca debe ocurrir es que la violencia verbal sea la respuesta ante su toma de decisiones.

Se entiende por violencia psicológica aquellas acciones destinadas a lesionar la integridad emocional de las personas. Sus manifestaciones pueden adoptar diferentes formas pero todas ellas tienen el mismo objetivo. Cuando este tipo de violencia se combina con prejuicios como el machismo por el hecho de ser una mujer árbitro o con la LGTBI-fobia cuando el árbitro tiene una orientación sexual diferente a la heterosexual.

La violencia psicológica toma diferentes formas

¿Conoces cuales son las manifestaciones más comunes de la violencia contra los árbitros cuando esta es de tipo psicológico? Muchas veces tendemos a pensar que la violencia únicamente son las agresiones físicas o los insultos, pero cuando es de tipo psicológico puede tomar diferentes formas.

  • El abuso verbal, que implica rebajar, insultar, ridiculizar, humillar, utilizar juegos mentales e ironías para confundirles.
  • La intimidación, que consiste en asustar con miradas, gritos o gestos faciales o físicos.
  • Las amenazas, que son frases intimidatorias que dejan entrever una posible violencia física.
  • El aislamiento o exclusión, que implica un control abusivo de la vida del otro, mediante vigilancia de sus actos y movimientos, escucha de sus conversaciones o impedimento de cultivar amistades.
  • El desprecio, que supone tratar al otro como inferior o tomar las decisiones importantes sin consultarle.
  • El acoso grupal o colectivo, que conlleva violencia cometida por un grupo hacia una persona concreta (en este caso, el árbitro/a).

Consejos para apoyar a personas allegadas que sean árbitros/as

¿Qué puedes hacer su tienes a un árbitro o árbitra en tu familia, en tu grupo de amigos/as o en tu círculo laboral y sabes que está pasando por una situación de este tipo? Te proponemos una serie de recomendaciones para hacer frente a este problema y actuar de la mejor manera posible.

  • Actúa de forma inmediata ante el primer indicio de violencia psicológica. Recuerda que esta adopta diferentes formas, por lo que no se limita únicamente a los insultos y agresiones físicas.
  • Si tienes la más mínima sospecha, anima a la persona a interponer una denuncia. Muchos casos no se denuncian y por ello las estadísticas no reflejan la importancia de este problema.
  • A la hora de hablar con tu hijo/a o amigo/a busca un espacio que permita la privacidad, donde se garantice la confidencialidad  y  suponga un espacio seguro para que se pueda expresar con confianza y tranquilidad.
  • Nunca emitas opiniones personales, juicios de valor o cuestiones la situación de violencia. Tampoco confrontes a tu hijo/a  con el  agresor o la agresora; recuerda que la violencia y el odio sólo traen más odio y más violencia.
  • No cuestiones el relato de tu hijo/a o de tu amigo/a. Hazle ver que ha hecho lo correcto en contar lo que le ocurre y que es muy valiente al contar lo que sucede y dar ese primer paso.
  • No culpabilices, niegues o minimices la violencia. Es importante que tengas en mente que no son «cosas de chavales», es un problema serio de toda la sociedad.
  • Recuerda: no prometas lo que no puede cumplir. Mantén la calma y la cabeza fría, apóyale en el proceso de búsqueda de soluciones y de denuncia.
  • Por último, pero no menos importante, recuerda que esta persona necesita de todo tu cariño y que está viviendo un proceso en el que la violencia psicológica puede hacer que sienta que es responsable de ella. Hazle sentir querido/a, apreciado/a y valorado/a.

El Teléfono contra la Violencia en el Deporte, un recurso para los árbitros

Desde el Equipo WATS luchamos por erradicar todo tipo de violencia en los entornos deportivos, incluyendo la violencia contra los árbitros y árbitras. Por este motivo, puedes escribirnos un mensaje de Whatsapp al 688 655 099, Teléfono contra la Violencia en el Deporte donde atendemos cualquier consulta relacionada con casos de violencia en ámbitos deportivos.

Además, trabajamos mano a mano con instituciones públicas, federaciones deportivas, clubes y organizaciones como la Asociación Española de Árbitros/as para concienciar, formar y enseñar cómo actuar a miembros del colectivo arbitral.

¡Todas y todos juntos podemos hacer que las gradas, banquillos, vestuarios y campos sean lugares libres de violencia psicológica hacia los deportistas y árbitros/as!