Entradas

La cara oscura de la final de la Eurocopa: la violencia doméstica se dispara si pierde Inglaterra

La final de la Eurocopa 2021 ha sido uno de los acontecimientos deportivos con relevancia internacional más esperados en los últimos meses. Junto a los Juegos Olímpicos de Tokyo, reúne a cientos de aficionados/as que la siguen a través de la televisión y de internet a lo largo de toda Europa y del planeta. El partido final entre Italia e Inglaterra ha sido capaz de sacar lo mejor de muchísimas personas a través de los valores del deporte. Cientos de trabajadores coordinando las medidas sanitarias y de seguridad más severas de la historia para que nadie corra peligro, un esfuerzo como nunca para retransmitir el acontecimiento por televisión para todo el mundo, una legión de voluntarios para coordinar el acceso y medidas sanitarias para los pocos afortunados/as que han accedido a los estadios… y muchísimos aficionados/as de cada país que han entendido la importancia de la responsabilidad individual y se han quedado en casa en lugar de salir a celebrar que juega su equipo en las calles.

Pero la final de la Euro2021 tiene una cara oscura y escalofriante en Inglaterra. El Centro Nacional contra la Violencia Doméstica (NCDV en inglés) ha puesto en marcha un eslogan que dice que «si a Inglaterra le dan una paliza, a ella también se la dan» para levantar la voz ante un riesgo extremo de violencia doméstica tras la final que se jugaba en Wembley.

La violencia se dispara un 38% si Inglaterra pierde

Según un estudio de la Universidad de Lancaster que recoge Maldita.es, la violencia doméstica se dispara cuando juega la selección inglesa. Hay constatado un incremento del 26% cuando juega la selección de los tres leones, y hasta de un 38% si Inglaterra pierde el partido como ocurrió el pasado fin de semana. Aunque las estadísticas oficiales del Gobierno Británico no distinguen la violencia de género dentro de la doméstica, los datos constatan que las mujeres son mayoritariamente las víctimas de esta violencia.

David Wolfson, Ministro de Justicia del Reino Unido, reconocía que «la violencia doméstica aumenta enormemente cuando hay un partido de fútbol importante». El cóctel explosivo de un acontecimiento deportivo relevante y un gran consumo de alcohol es dramático, «con un aumento exponencial constatado de las denuncias e intervenciones de la policía por palizas en domicilios». Según las estadísticas y los estudios de varias universidades británicas, «la violencia se ejerce mayoritariamente de hombres hacia las mujeres», y concluyen que «el deporte no provoca violencia doméstica, pero la desinhibición que induce el alcohol potencia la rabia, la frustración y la agresividad de muchos agresores».

La violencia también se dispara en otros países.

Refuge, la asociación británica contra la violencia doméstica, deja muy claro que el problema no es responsabilidad del deporte, aunque se desate con la excusa de acontecimientos deportivos como la final de la Eurocopa 2021 entre Inglaterra e Italia. Ruth Davison, Directora Ejecutiva de Refuge, es categórica afirmando que «la violencia doméstica no la provocan los partidos de fútbol ni las eliminaciones, la causan los agresores que eligen abusar». «Aunque una final deportiva y el alcohol pueden exacerbar algunos comportamientos abusivos preexistentes, la violencia es una elección que hace conscientemente el agresor».

No hay nada más ajeno a los valores del deporte que la violencia

No obstante, el deporte y sus valores son capaces de sacar lo mejor de muchísimas personas, capaces de unirse para plantar cara a la violencia y a las injusticias, e intentar hacer del mundo un lugar mejor. Numerosas personas en diferentes localidades de Inglaterra lanzaron publicaciones en redes sociales ofreciendo alojamiento en sus casas para aquellas mujeres que necesitasen huir de la suya esa noche. Muchos de esos posts se hicieron virales y desataron una auténtica oleada de solidaridad.

En el caso de la violencia de género, es importante tener claro que mientras culpemos al fútbol, el alcohol, la fe, la pobreza o las drogas por el abuso doméstico, no haremos que nadie rinda cuentas de manera significativa. La violencia contra las mujeres es un problema de primer orden, que sólo se ampara del deporte para ejercer el abuso de una manera cobarde escudándose en la victoria o la derrota de un equipo. El deporte y sus valores son completamente ajenos a la violencia, y jamás pueden ser usados para excusarla. Sólo seremos capaces de acabar con la lacra de la violencia de género a través de la formación de nuestros/as más jóvenes, por una parte, y de dotar de recursos y mecanismos legales al sistema judicial para que pueda ayudar de manera ágil a todas las mujeres que denuncien violencia, y garanticen que puedan desarrollar una vida al margen de su agresor.

El teléfono 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes. En el caso de la violencia ejercida en el ámbito deportivo, el Teléfono contra la Violencia en el Deporte atiende a través de un mensaje de Whatsapp al número 688 655 099.

Miriam Gutiérrez «La Reina», un ejemplo de los valores del deporte dentro y fuera del ring

Hace dos semanas tuvimos la oportunidad de contar con Miriam Gutiérrez «La Reina» como profesora de nuestro Postgrado en Innovación Deportiva WATS Expert. Nos contaba que, en cierta manera, el boxeo le salvó la vida. Cuando tuvo a su hija mayor, Zaira, con apenas 21 años huyó de casa porque su pareja la sometía a malos tratos. Con pocos lugares a los que ir, acudió a la escuela de boxeo de nuestro compañero Jero García, donde todo el equipo se volcó completamente en ayudarla.

Miriam se ha proclamado hoy Campeona de Europa de Peso Ligero al vencer a la británica Sam Smith a los puntos. La noticia ha abierto informativos y está en todos los periódicos, pero poca gente conoce el porqué de «La Reina».

Nos contaba Miriam que tomó su apodo porque cuando acudió a la escuela de boxeo de Jero García «me hicieron sentir como una reina». Y es que entre el título de Campeona de Europa y la supervivencia como víctima de la violencia de género apenas han pasado 15 años, pero Miriam intenta que cada día cuente. Es por ello que se ha atrevido a contar su historia y trabaja como coach impartiendo formación y dando charlas sobre la importancia de los valores en la prevención de la violencia.

Equipo WATS Team Miriam Gutierrez La Reina Jero Garcia valores deporte #SportWithValues #DeporteSonValores 2
Miriam Gutiérrez «La Reina» es profesora en nuestro Postgrado en Innovación Deportiva WATS Expert.

«Hay que formar, tanto a acosadores como a acosados, para que no ocurra»

“Muchas veces con algunos actos que parecen insignificantes pueden destrozar a una persona. Hay que formar, tanto a acosadores como a acosados, para que no ocurra. Lo que quiero hacer con mi historia es contar lo que hice y lo que dejé de hacer por miedo y vergüenza». Estas son algunas de las claves en prevención de violencia que transmitió a nuestros alumnos del Postgrado WATS Expert.

Miriam Gutiérrez, nuestra reina de los valores en el deporte, es un ejemplo de cómo podemos erradicar las agresiones y el acoso. En su papel como conferenciante y profesora recuerda que no le fue fácil contar su historia, pero dio el paso para concienciar sobre la importancia de la cultura de la no-violencia. “Lo hice porque tengo dos hijos y quiero que ellos y todos los jóvenes se den cuenta de que si estás sufriendo esto, que cada vez hay más casos, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda y contarlo”.

La pasada semana el Diario AS se hacía eco de su paso por nuestras aulas, y hoy es noticia como Campeona de Europa en toda la prensa. Para nosotros, Miriam Gutiérrez es otra de esas grandes mujeres deportistas que nos inspira cada día. «La Reina» en el ring de boxeo, pero también en los valores del deporte.

Ni hombre ni mujer, ¡deportista! Violencia de género en el deporte

43 mujeres asesinadas en lo que va de 2018, casi la mitad de los asesinatos cometidos en España son por causas relacionadas con la violencia de género. Gracias a la Comisión de Mujer y Deporte del COE podemos saber que la violencia que se ejerce hacia la mujer en el deporte es en principalmente violencia de género.

El 25 de noviembre se celebra el día contra la Violencia de Género, y es por ello que hemos querido dedicar a ellas este nuevo post, a las mujeres que practican deporte, deportistas al igual que los hombres.

La ONU pretende en 2030 llegar a alcanzar la igualdad de género en el deporte, pero la realizad es que aún queda mucho camino; cada semana encontramos noticias sobre insultos hacia mujeres deportistas, grandes diferencias en contratos y premios por ganar competiciones, la menor retrasmisión de deporte femenino, o las famosas “clausulas anti-embarazo”

Si bien es cierto que en ambos sectores se produce violencia, en cada caso es diferente. A los deportistas hombres se les suele criticar por su comportamiento fuera del campo/pista, o por un cambio en su rendimiento deportivo; sin embargo, la mujer deportista sufre violencia simplemente por ser mujer, ya que tradicionalmente no encaja en su rol de género. Seguramente nunca hemos oído decir en una grada comentarios como “hombre tenías que ser”, “vete a arreglar el coche”, o “cuidando de tus hijos tenías que estar”. Sin embargo, habremos escuchado estos comentarios cientos de veces cuando se dirigían a una mujer.

¿Qué opinan las deportistas?

Con respeto a todas las deportistas que podrían tener cabida en este post y cuya opinión es muy valiosa, hemos decidido dar visibilidad a quienes más violencia sufren dentro del deporte y menos se escucha normalmente: los colectivos arbitrales.

Por ello hemos recogido la opinión de 3 árbitras de élite a las que agradecemos su colaboración y que nos respondían a las siguientes preguntas:

– ¿Qué crees que haría que la violencia hacia la mujer en el deporte se erradicase?

– ¿Qué le dirías a entrenadores y padres de niños/as pequeños para evitar situaciones de violencia hacia las mujeres y niñas?

Esperanza Mendoza, Árbitra ACB y FIBA, educadora social y experta en igualdad de género, nos dice:

“Al final todo se resume en lo mismo educación.  Creo que es fundamental educar en igualdad desde el nacimiento empezando por la familia.  El problema de España es que la estructura social que tiene es machista y para cambiar eso faltan muchos años.”

“A esos padres les diría que no limite a su hijo/a por cuestión de género, no sólo en el deporte sino en la vida en general, no limitarme los estudios o trabajo porque eso es de chicos o chicas.”

Elena Peláez, Árbitra de Liga Iberdrola y 1ªdivisión regional de fútbol, residente de matrona, nos dice:

“Pienso que un papel importante, además de la familia, lo tienen los entrenadores y monitores, si les hacen ver que la mujer ya sea futbolista o arbitra es una deportista mas todos lo aceptaremos así. Si desde pequeños en nuestra sociedad no nos lo inculcan así, creceremos pensando lo contrario y estaremos equivocados.”

“En cuanto a los padres que ven una mujer en un campo de futbol, antes de hacer cualquier crítica destructiva podrían preguntarse, ¿Y si fuera mi hija? ¿Actuaría de la misma forma?”

Sara Peláez, Árbitra FEB Grupo 1 (Ligas LEB Oro y Plata, y Liga Dia), docente, licenciada en INEF, nos dice:

“De todas formas hace falta matizar mucho lo de violencia hacia la mujer en el deporte. Es decir, yo no creo que la haya a nivel general. Si hablamos a nivel particular refiriéndonos a juezas y árbitras sí que existe esa violencia; por otra parte, también existe hacia los hombres. El matiz está en que a los hombres se les critica por desacuerdo y a las mujeres por ser mujer (igual que al que no tiene pelo por ser calvo o al que usa gafas por cegato o gafotas).”

“Para que la violencia existente hacia la figura de la mujer se erradique hay que ir dando pasos firmes pero prudentes hacia delante, cómo en mi opinión se está haciendo. Lo habitual hace años era que no existiesen mujeres en ciertos ámbitos. Lo habitual con el tiempo forma parte de la cultura y de la tradición. Ahora y desde hace unos años esto ha cambiado, pero cambiar la cultura y la tradición es un proceso lento. Lo que ayuda a que este proceso se acelere es la aparición de cada vez más mujeres en los ámbitos antes reservados para los hombres y, al mismo tiempo, la condena y crítica tajante ante las actitudes machistas que aparecen cada día. Para que la tendencia cambie todos tenemos que, en nuestro día a día, actuar y hacer ver que el machismo no es gracioso, sino retrógrado. Si no dejamos pasar estas conductas contribuiremos al cambio cultural. El camino se hace andando y desde luego creo que vamos en la línea correcta.”

Todos podemos contribuir a erradicar la violencia en el deporte, y por supuesto la violencia hacia la mujer. Educar en igualdad desde pequeños, dando las mismas oportunidades a niños y niñas es fundamental para poder conseguir este objetivo, y aquí todos podemos sumar fuerzas. ¿Te sumas a hacer del deporte un entorno más igualitario?

Para Saber más:

Equipo WATS

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.358 – 27 de noviembre de 2018. Puedes leer el artículo también en este enlace.