Entradas

La presión social en el Deporte Base ¿cómo trabajar con ella?

A menudo escuchamos a padres y madres hablar sobre lo importante que es para sus hijos pasárselo bien haciendo deporte. Cuando profundizamos un poco más y les hacemos la pregunta a sus hijos/as, muchas veces lo que relatan es que es raro encontrar al que la presión del entorno no le impida disfrutar de él al máximo. Así que está claro que la presión social en el Deporte Base influye más de lo que muchas veces nos imaginamos.

A veces se nos olvida que sólo son niños/as. Nos ocurre en muchos momentos y situaciones diferentes. Perdemos el foco y no somos conscientes de que el principal objetivo debería ser pasárselo bien. En ocasiones se nos olvida que tienen que equivocarse y que nosotros/as, como parte vital de su entorno, también podemos (¡y debemos!) hacerlo. Quizás no somos conscientes de que los errores que cometen se repiten una y mil veces y que nuestro grado de implicación tiene que ser el justo y adecuado para que él o ella pueda progresar. A veces no lo desconocemos: se nos olvida.

A veces se nos olvida que sólo son niños/as

Posiblemente el factor externo nunca desaparecerá. Siempre encontraremos a alguien que no esté lo suficientemente concienciado y considere oportunas otro tipo de conductas. Por lo tanto, nuestra principal labor al respecto como padre/madre, educador/a o entrenador/a debe consistir en intentar anular las consecuencias de los factores que escapan a nuestro control o, al menos, limitarlas. A pesar de que a veces no sea fácil identificar qué es lo que necesita el peque.

Como en todo, los extremos no son buenos, tanto para madres y padres como para entrenadores/as. En este sentido, no dejes de echar un ojo a un anterior artículo hablábamos sobre la importancia del entrenador y el tándem que debe formar junto al árbitro.

La importancia que adquiera el deporte en la vida del deportista tiene que definirla él o ella misma. No podemos añadirle influencia ni restársela. A menudo se habla sobre el error que cometemos cuando nos involucramos excesivamente en el deporte de los críos, pero nos olvidamos de que, en otros casos, ese involucramiento es inexistente. Y las consecuentes diferencias  entre una y otra cosa no terminan siendo muy diferentes. Es por ello, precisamente, que la presión social en el Deporte Base se ha convertido en un factor con una importante influencia en el propio deportista en edades tempranas.

Equipo WATS Team - niños jugando a tenis - deporte escolar base

Una pista: relativizar la presión del entorno llega, como otras muchas cosas, gracias al trabajo. Los resultados no aparecen de la noche a la mañana. La mayor parte de ese trabajo le corresponde al deportista pero somos nosotros los que tenemos que proporcionarle las herramientas. ¿Cuáles son? ¿Cómo podemos facilitárselas?

«Los niños y niñas son un reflejo de lo que sus padres y madres hacen y piensan»

Irati Garzón, psicóloga deportiva que actualmente colabora con el Danok Bat Club de Bilbao, subraya la importancia que tienen los padres y madres en cómo entienden los niños su realidad, en este caso, deportiva. Es decir, la manera en la que las familias interpretan, por ejemplo, el papel de su hija en el equipo va a condicionar cómo se sienta la pequeña en el mismo: «Los niños son un reflejo de lo que sus padres y madres hacen y piensan». Tenemos que tener cuidado con esto. Nuestras sensaciones e intervenciones, por pequeñas que sean, tienen grandes consecuencias.

Si queremos que los niños y niñas disfruten es imprescindible que jueguen. Jugando nos olvidamos de todos nuestros problemas, y la labor del entrenador en este aspecto es fundamental. Todos los niños tienen que jugar. Todos sin excepción. Si no lo hacen, es porque el entrenador ha perdido de vista nuestro objetivo principal. Jugar equivale a pasárselo bien y a olvidarnos de nuestros problemas, aunque sea momentáneamente.

Para Irati Garzón la figura del delegado es un factor determinante para aportar a las madres “un punto de vista externo y neutro» sobre la situación de su hijo. El trabajo de un delegado, sobre todo para casos en los que los padres están descontentos, puede completar la percepción sobre la situación de la hija y así despejar el camino hacia el objetivo.

Equipo WATS Team - niños jugando a fútbol - deporte escolar base

Competición: el momento de la presión social en el Deporte Base

La competición es parte de esa presión social en el Deporte Base y, por tanto, otro de los factores que impide a algunos niños salir a disfrutar. Partimos de la base de que cada niño/a es un mundo y es posible que para otro cualquiera este factor, a priori adverso, suponga un incentivo. ¿De qué manera se puede solucionar este problema? Meditando la elección del equipo o club en lo que va jugar. La exigencia del club depende de los objetivos que se haya marcado. Los padres y madres tienen la posibilidad de apuntar a sus hijos en uno u otro equipo, teniendo en cuenta la predisposición de los mismos, cuya elección debería realizarse considerando también las características del chaval. Lo que nos lleva al siguiente punto: el compromiso.

Facilitamos mucho la consecución de nuestro objetivo si los niños se sienten involucrados en el deporte, y el deporte no se entiende sin compromiso. Tenemos que ser conscientes del grado de obligación que se nos exige, pero también del que podemos dar. El deporte es algo que los niños tienen que hacer porque les gusta. ¿Queremos lanzar el mensaje de que el compromiso no es importante? Recapacitemos. Si el compromiso no es importante a la hora de hacer algo que me motiva, ¿por qué iba a serlo para hacer otras cosas a las que me obligan?

Padres, madres, educadores/as, entrenadores/as, delegados/as… Todos formamos parte del entorno de los pequeños y todas nuestras acciones tienen consecuencias en ellos. Si queremos que los y las deportistas disfruten tenemos aceptar que nos equivocamos y trabajar en esos errores. Desde WATS Team consideramos que la educación de todos los agentes ayuda a la identificación y limitación de los mismos. No perdamos nuestro objetivo de vista y centrémonos en lo importante: que los y las más peques disfruten y aprendan.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y se hubiese publicado en condiciones normales en este medio que ha detenido su distribución debido a la crisis del COVID-19. Por ello enviamos un abrazo muy fuerte a todo el equipo que hace posible Cantera Deportiva con los deseos de volver a ver nuestros artículos impresos en su edición en papel muy pronto. ¡Mucho ánimo, compañeros/as!

¿Cómo gestionar grupos de Whatsapp? Algunos consejos para mejorar la comunicación

Mientras te desperezas un lunes por la mañana, dando las últimas vueltas en cama y convenciéndote de que tienes levantarte si no quieres llegar tarde, coges el móvil, quitas el modo avión y en un instante la pantalla se llena de mensajes de Whatsapp. ¡Menuda cascada de mensajes uno detrás de otro! Y entonces te preguntas ¿cómo gestionar grupos de Whatsapp? Ojalá lo supieras, porque esto es como un tornado.

Ves como la pantalla no para de parpadear por el aluvión de mensajes que llegan y piensas ¿pero qué ha pasado aquí? Tiene que ser algo urgente. Desbloqueas el móvil y ves una bolita roja en el icono de Whatsapp que marca 156.

Abres la aplicación y ves que todos esos mensajes pertenecen al grupo de Whatsapp “Padres y madres del Equipo Cadete”. Empiezas a leer los mensajes para saber si ha pasado algo importante en el equipo y ves que la gran mayoría de lo que se ha escrito son bromas entre padres y madres, así como algún que otro chisme sobre otras familias del equipo que no forman parte del grupo. Hay algunas imágenes, gente que responde a absolutamente todo, y dos personas hablando entre ellas al margen de los demás.

Equipo deportivo, padres y madres… ¿Cómo gestionar grupos de Whatsapp?

Hoy en día es casi imposible no estar dentro de algún grupo de Whatsapp. Los tenemos en todos los ámbitos de nuestra vida. Los hay de trabajo, de familia, de amigos, de la comunidad de vecinos o como en este caso, del equipo de cadetes en el club de fútbol o baloncesto. Pueden crearse para un momento concreto como una sorpresa de cumpleaños, o comprar algo entre varias personas. También los hay que una vez creados parece que son para toda la vida. El objetivo suele ser el mismo: generar un espacio de comunicación donde sus miembros puedan expresar su opinión y conocer la de los demás. Se forma una comunidad donde sus integrantes no sólo comparten mensaje de texto, sino que cada vez es más común compartir un vídeo, una foto de un momento concreto o un meme gracioso.

Entonces, ¿cómo gestionar grupos de Whatsapp? Igual que en cualquier grupo o equipo de personas que comparte un espacio, es necesario tener claras una serie de normas que faciliten la convivencia y fomente una buena comunicación entre sus miembros. Las normas no tienen que ser vistas como una imposición o algo negativo que coarte la libertad de expresión, sino más bien como el marco de convivencia en el cual se deja claro dónde están los límites de un buen y mal uso de este medio de comunicación. Al final, es crear una forma de relacionarse donde todos/as los que forman parte de él tienen claro en fin con el que se formó el grupo y la utilidad principal que se le quiere dar.

Por ejemplo, si se crea un grupo para organizar el desplazamiento para un partido entre los padre y madres de las jugadoras del equipo cadete, la finalidad es mejorar la organización del desplazamiento, con lo que la comunicación debe girar sobre este fin. El mal uso comienza cuando se utiliza para otros fines que no son el original, como puede ser opinar sobre la alineación del último partido, el mal planteamiento que hizo el entrenador o incluso verter comentarios sobre jugadoras y sus familias.

Algunos consejos para mejorar la comunicación en grupos de Whatsapp

Si bien en la teoría su finalidad es fantástica, en la práctica no todos estamos contentos con cómo son utilizados estos grupos por algunas personas que lo componen. Por este motivo, en el Equipo WATS queremos compartir contigo una serie de consejos que te ayuden en la convivencia y la comunicación que se genera dentro de los grupos de Whatsapp y para poder conseguirlo te proponemos fomentar valores tan importantes como el respeto, la empatía, la libertad de expresión, el diálogo abierto o la responsabilidad. Trabajar estos valores es primordial para poder hacer un mejor uso de una herramienta con tanto potencial y de gran utilidad en muchas ocasiones.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - descripción

DESCRIPCIÓN

Hay un espacio en la configuración del grupo en donde se puede hacer una breve descripción en la que podemos explicar cuál es la finalidad por la que se ha creado el grupo. Intenta ser claro y conciso, de este modo no se deja espacio a equivocaciones o malas interpretaciones.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - normas

NORMAS

Al crear el grupo se deben consensuar unas normas básicas que faciliten la convivencia entre los miembros. Por ejemplo, no se admiten faltas de respeto como insultos o comentarios fuera de lugar.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - horarios

HORARIOS

Establecer un horario de inicio y final de la actividad del grupo es fundamental. Esto ayuda a marcar un horario en el que poder comunicarse y no dejar vía libre para escribir a cualquier hora del día, ya que esto puede molestar el descanso de otras personas.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - no spam

NO SPAM

Evita la cadena de mensajes que te piden reenviar un mensaje porque “sino te cobrarán por usar este servicio” o porque “perderás todos tus contactos”. Tampoco vale mandar un mensaje que te envió un amigo y que te pide que lo difundas en todos tus grupos. Deja claro desde el principio que no se pueden reenviar estos contenidos en el grupo.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - urgente

¿URGENTE?

Esperar una respuesta instantánea no es una buena práctica. Acostúmbrate a que si algo es urgente hay otros medios para hacer llegar tu mensaje. ¿Por qué no hacer una simple llamada? Es mucho más directo para la persona afectada que hables con ella en privado y al momento.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - sin sonido

SIN SONIDO

Tenemos la opción de silenciar un grupo para no recibir notificaciones al instante durante un tiempo determinado. De esta manera tú decides cuando interactúas con ese grupo, no es el grupo el que decide cuándo interactúa contigo. Que alguien publique algo no significa que debas leerlo en ese preciso momento, tú decides cuándo leerlo.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - respuestas

RESPUESTAS

No te habitúes a responder a todos los mensajes por defecto. En el caso de que alguien plantee una pregunta responde sólo si conoces la respuesta. Puede que otra persona ya haya resulto la duda y no hace falta que el resto de integrantes corroboren la respuesta. Esto puede crear una cadena de respuesta que no es eficaz para el grupo.

Equipo WATS Team - grupos de Whatsapp - cita con @

CITA CON LA @

Cuando escribimos “@ + nombre del usuario” nos aparece un desplegable con los nombres de los miembros del grupo. Elegimos el destinatario y le hablamos a él en concreto. De esta manera el destinatario del grupo recibe una notificación de que ha sido nombrado en un mensaje y puede contestar concretamente a lo que le has escrito.

Con estos consejos pretendemos ayudarte a gestionar mejor tus grupos de Whatsapp, dándole un enfoque más positivo y generando una comunicación de mayor calidad.  Comunicarse es cosa de dos o más personas, por ello haz que todos los integrantes de un grupo se sientan respetados y tengan libertad de expresar lo que piensan dentro de un marco de convivencia compartido por todos y todas. Si marcas unas normas claras desde el inicio será mucho más fácil mantener todo bajo control. ¿Te animas a probarlo?

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.418 – 15 de octubre de 2019. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Nuevo curso, nueva oportunidad. ¿Cómo hacer un buen inicio de temporada?

¡Arrancamos nuevo curso! Decir adiós a las vacaciones se hace un poco duro, pero lo cierto es que septiembre es un buen mes: trae nuevas oportunidades. Es un mes de inicio, de novedades y en definitiva, de nuevas posibilidades. De la misma forma que ocurre con enero, vinculamos septiembre con empezar de nuevo, a veces incluso de cero. Todos conocemos a alguien que en esta época se apunta al gimnasio y se propone cambiar de hábitos para vivir de forma más saludable. En realidad, también se puede tomar esa decisión en octubre, mayo o febrero. Pero el hecho de ser principios de algo (de curso, de temporada, de año) psicológicamente hace que nos motivemos más. Por eso mismo hay que aprovechar ya que es momento de cambiar aquello que no queremos repetir. Entonces ¿cómo hacer un buen inicio de temporada?

El inicio de curso es tiempo de mejorar, de poder superarnos y de empezar con buen pie. Porque de pasarnos al otro ¡siempre hay tiempo! Con el inicio de la nueva temporada deportiva hasta preparar la bolsa se hace con ilusión. Miramos que las botas estén bien, quizás toca nueva camiseta este año, chequeamos que todo esté a punto, se planifican los entrenamientos… No lo concebiríamos de modo distinto. Y de la misma forma que preparamos la mochila de deporte, tan o más importante es prepararnos a nivel psicológico y de valores. Una buena receta no es fruto del azar, sino de buenos ingredientes. Así que veamos qué ingredientes vamos a necesitar para empezar con buen pie septiembre.

¿Cómo hacer un buen inicio de temporada? Prueba con estos cinco ingredientes

Equipo WATS Team - cómo hacer un buen inicio de temporada - ILUSION

ILUSIÓN

La ilusión es un motor muy potente: nos motiva y nos ayuda a ser mejores. Además, se aviene muy bien con la esperanza. Si hay esperanza tendremos impulso para dar lo mejor de nosotros mismos, puesto que nada está escrito y entonces todo es posible. También es importante remarcar que cuando hablamos de ilusión nos referimos a esta de forma realista. Un exceso de ilusión podría llegar a tener el efecto contrario del deseado. Por ejemplo, si creemos que ya está todo hecho, ganado y que somos mejores que nadie, eso hará que nos relajemos, no nos esforcemos tanto y a partir de ahí, empecemos a lamentar resultados. La ilusión nos tiene que servir como impulso para hacer las cosas de mejor forma, quizás diferente a otras veces. Para esforzarnos y dar lo mejor de nosotros mismos. Y también para focalizar y entender que el camino que hay por recorrer en realidad es un camino lleno de posibilidades.

Equipo WATS Team - cómo hacer un buen inicio de temporada - MEJORAR

MEJORAR

El pasado, pasado está. Lamentarse sobre aquello que fallamos la temporada pasada o machacarse por ese error que cometió alguien y que fue decisivo, no sirve absolutamente de nada. No lo podemos cambiar. Y en qué fallamos, seguramente ya lo tenemos todos claro. Precisamente por eso, ahora tenemos la oportunidad de preguntarnos en qué queremos mejorar y de hacerlo en positivo. Porque el cerebro siempre funciona mejor en positivo. Teniendo en cuenta los errores cometidos, que además son necesarios e importantes ya que todos nos enseñan algo, es bueno preguntarse qué harías de forma diferente o qué mejorarías. Por supuesto es bueno preguntárselo también a nivel de equipo. Y con esa formulación en positivo, aprovechar la nueva temporada para poder realizar esos cambios. Las mejoras no llegan solas, llegan si te esfuerzas. Además, cabe recordar que valiente no es el que no falla: valiente es el que lo intenta.

Equipo WATS Team - cómo hacer un buen inicio de temporada - OBJETIVOS

OBJETIVOS

En nuestro artículo de junio acerca cómo hacer el balance de final de temporada te contábamos una buena técnica para establecer objetivos: hacer que sean objetivos SMART. Para aquel que no lo leyera y para refrescar memoria a los que sí lo hicieron, la palabra SMART representa unas siglas que establecen que los objetivos deben ser: específicos, medibles, alcanzables, realistas y a tiempo. Al definirlos de esta forma no solo se favorece la motivación, que queda reforzada por tratarse de objetivos que se alejan de lo imposible y que por tanto, son realistas y alcanzables. También da claridad a nivel psicológico: al ser específicos y medibles, se pueden ir valorando a medida que se van consiguiendo según el tiempo marcado. Por eso mismo, os animamos a seguir la metodología SMART a la hora de marcar objetivos, tanto a nivel individual como a nivel de equipo. ¿Qué tienen que ver los objetivos con cómo hacer un buen inicio de temporada? Establecer objetivos realistas que poder revisar más adelante es una gran forma de conseguir motivación.

Equipo WATS Team - cómo hacer un buen inicio de temporada - UNION

UNIÓN

Hemos hablado de objetivos y los objetivos compartidos favorecen la cohesión de equipo, eso está claro. Pero no basta con esto solamente. Hay un ingrediente mucho más importante y poderoso que si no está, ya pueden haber todos los objetivos que quieras que no va a funcionar. Ese ingrediente es el “ser equipo”. Una cosa es formar parte de un equipo y otra sentirse parte de ese mismo equipo. Cuando te sientes parte de algo tu implicación es mayor, tus compañeros son tan importantes como tú y, por eso mismo, sale a relucir más la generosidad. Precisamente por este motivo será importante hacerse preguntas del tipo “¿qué nos une?”. De esta forma, entre todos/as, podremos construir una identidad común del equipo. Como decía la frase de los mosqueteros “todos para uno, y uno para todos”.  Y es que pocas sensaciones hay como la de siendo muchos, sentirse uno.

Equipo WATS Team - cómo hacer un buen inicio de temporada - VALORES

VALORES

Por supuesto, aquí está nuestro ingrediente estrella: los valores. Porque sin valores, no hay nada. El respeto, la generosidad, la tolerancia, el compañerismo o la gratitud son los que hacen que los deportistas sean grandes. No importa cuántos partidos se hayan ganado si se han ganado a cualquier precio y por encima de todo. Siempre lo decimos: no todo vale para ganar. Nunca debemos olvidar que detrás de cada deportista hay una persona. En el deporte base estamos formando niños y niñas que serán personas adultas el día de mañana. A otro nivel, en el deporte de élite, los deportistas son un espejo para nuestros más jóvenes. Por tanto, sea en la élite o sea en el deporte base, los valores deben estar siempre presentes. Importa ser buen compañero/a, ser ejemplo en el que poderse mirar, importa salir y darlo todo, aunque luego salga mal. E importa ser ante todo buenas personas: esto es lo que debe estar siempre por encima de todo lo demás. Ser buenas personas es lo que como sociedad, debemos premiar y admirar. Nuestros mejores deseos para este septiembre porque ahora ya sabes cómo hacer un buen inicio de temporada. ¡Esto no ha hecho más que empezar!

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.411 – 10 de septiembre de 2019. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Llega el mes de junio ¿Cuál es la mejor forma de hacer balance de final de temporada?

Llega el mes de junio y con él todas las temporadas de los distintos deportes llegan a su fin. En algunos casos aún queda un último reto con las diferentes copas y trofeos que surgen al filo del verano. Pero estamos indudablemente ante el paso previo a las tan merecidas vacaciones de verano para todas y todos nuestros deportistas. Con las diferentes ligas concluidas, es momento de hacer balance de final de temporada.

En muchos clubes la vorágine de la rutina apenas deja tiempo para ello, pero es un paso importante. Ser capaces de echar el freno, mirar hacia atrás y analizar a fondo lo ocurrido es un aspecto importante en la planificación, y te vamos a contar por qué es fundamental hacerlo.

¿Se han cumplido los objetivos que marcamos?

Con el arranque de la temporada que ahora dejamos atrás, allá por el mes de septiembre, nos planteamos una serie de objetivos. Es posible que no los compartiésemos con nuestros jugadores/as o con nuestros compañeros/as, pero ellos también se marcaron los suyos. Todos desempeñamos nuestra actividad deportiva como entrenadores, técnicos, jugadores, directivos, gestores o familias con una motivación, un “por qué” o un objetivo concreto.

Desde nuestra infancia estamos acostumbrados a ser evaluados, desde los exámenes en el colegio, hasta conseguir cierta aprobación en el ámbito familiar o en el grupo de amigos. ¿Por qué no evalúo como entrenador a mis jugadores/as?¿Por qué como jugador o como profesional no me auto-evalúo a mí mismo/a?

El análisis y la evaluación son buenas herramientas, no tanto entendidas desde lo innecesario de poner una nota, como desde la perspectiva de visualizar una trayectoria. Es positivo tener tiempo para hacer balance de final de temporada, analizar lo ocurrido y ser conscientes del nivel conseguido en cuanto a desarrollo y mejora. ¿Cuáles han sido nuestros éxitos y nuestros fracasos? ¿Hemos discurrido por el buen camino? ¿Hemos primado los valores por encima del éxito deportivo a toda costa?

Equipo WATS Team - como hacer balance de final de temporada - muchas gracias significado
¿Cuánto tiempo hace que no das las gracias a tu equipo?

Balance de final de temporada: un buen momento para agradecer su trabajo a tu equipo

Esta recapitulación de lo ocurrido es un buen momento para poder felicitar a tus jugadores/as, a tus compañeros y a las personas que forman el club. Quizá no hayamos conseguido algunos de los objetivos marcados, pero es importante reconocer a las personas su esfuerzo desarrollado y mostrarles que su trabajo es importante. Intenta no ceñirte únicamente a las mejoras que debería poner en práctica cada persona, ya que seguro que hasta el menos hábil en el terreno deportivo tiene pequeñas victorias por las que ser reconocido.

Celebra la pluralidad de personalidades, la diversidad de seres humanos que componen tu equipo y lo importante de contar con una suma de talentos y capacidades individuales que hacen mucho más grande al grupo. Aunque no se hayan conseguido algunos de los objetivos deportivos, recuerda que tus jugadores/as y tu cuerpo técnico llevan toda la temporada esforzándose en ello. Han invertido en el camino lo más valioso que tienen: su tiempo. Lo han puesto a disposición del equipo y de la competición, así que no es mala idea agradecerles de corazón su implicación y su tiempo.

A todas las personas nos gusta sentirnos valoradas: nos ayuda a mejorar nuestra autoestima y nos motiva a seguir luchando por ser mejores. Si esto ya es importante de por sí, cuando la temporada no ha ido como esperábamos es algo fundamental. Un entrenador que no es capaz de estar a la altura del final de temporada con sus jugadores/as es más probable que se encuentre con problemas al inicio de la siguiente. Si como jugadores tenemos un mal recuerdo de cómo terminamos en junio, la predisposición de cara al inicio de la competición en septiembre no va a ser especialmente positiva.

Equipo WATS Team - como hacer balance de final de temporada - objetivos SMART
Objetivos SMART: específicos, medibles, alcanzables, realistas y a tiempo.

Cerrar una temporada para establecer los objetivos de la siguiente

En algunas ocasiones es posible que a nivel técnico no haya muchas razones por las que felicitar, especialmente en el deporte formativo donde lo importante no es el rendimiento. Apóyate en los valores del equipo, y en aquellos aspectos de la personalidad de cada jugador/a o compañero/a que han ayudado en los momentos más complicados. Recuérdales qué es lo que les hace únicos y lo que más valoras de ellos. ¡Venga, entrena un poco tu capacidad de poner atención en lo positivo!

El hacer balance de final de temporada nos ayudará a poder establecer mejores objetivos al inicio de la próxima. Recuerda la importancia de que no sólo sean objetivos en lo deportivo, sino también en el terreno de los valores humanos. Una buena técnica para no perder el foco es plantear “objetivos SMART”: específicos, medibles, alcanzables, realistas y a tiempo. Intenta que sean objetivos cuantitativos y cualitativos, y que su último fin sea avanzar en el proceso de mejora como personas y como equipo. Recuerda la importancia de la visualización positiva y la anticipación al resultado: si estamos convencidos de que vamos a ser mejores, hay muchas más papeletas de avanzar por ese camino.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.409 – 18 de junio de 2019. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Llega el 2019: la no-violencia como acción de año nuevo

Comienza un nuevo año y mientras los más pequeños de la casa disfrutan de los regalos de navidad, los mayores llenamos nuestra boca y nuestras agendas de nuevas tareas, propósitos para mejorar o cambiar algún aspecto de nuestra vida: ir al gimnasio, apuntarme a inglés, hacer ese curso que tanto me gusta, ir a visitar a un amigo/familiar, etc. Pero, ¿Cuántos de ellos cumplimos realmente?, ¿Alguno/a se propone mejorar el impacto que deja en los demás?

Quizá no te hayas parado nunca a pensarlo, pero todos – familias, entrenadores, compañeros/jugadores, directivos y árbitros – influimos en aquellas personas que tenemos a nuestro alrededor. Albert Bandura, en su teoría del aprendizaje social, nos dice que las personas somos un elemento activo en nuestro propio aprendizaje y no aprendemos solas, nuestro aprendizaje es un conjunto de nuestros factores personales, lo que observamos y nos enseña nuestro entorno (cultura, familia, ambientes en que no movemos), y nuestros actos (qué hacemos y qué consecuencias tienen nuestros actos)

Pongamos un ejemplo, os presento a Manuel de 7 años y su padre, su fan número uno en todos los partidos. El padre de Manuel muchas veces grita al árbitro cuando él juega a fútbol. Aunque no entienda por qué le grita, cuando Manuel se frustra, se equivoca, o se enfada ha empezado a reproducir ese comportamiento de su padre; lo que seguro no le ayuda a aprender nada, o sí, que se puede faltar el respeto a la persona que regula el juego. Ese comportamiento, reforzado por la actitud de su padre, acabará por generalizarse a faltar el respeto a quien regula las normas en casa, es decir, los padres, o a quien regula las normas en otros contextos: entrenadores, profesores…

Hemos puesto el ejemplo con los padres, pero los entrenadores también son superhéroes para los niños, cuando empiezo a jugar a fútbol mi entrenador es como Super Man, saber dar toques al balón y controlarlo, y dirigirlo, cosas que aún el niño no ha aprendido y desea hacer. Por eso los entrenadores también deben poner atención a lo que hace, ¡son observados por un montón de niños a la vez!

Bandura y su teoría del aprendizaje social nos recuerda lo importante que es ser EJEMPLAR, y primero hacer nosotros todo aquello que queremos enseñar, y evitar hacer todo aquello que no queremos que hagan. Cuando decimos que hay que “predicar con el ejemplo” nos referimos justo a esto:

  • Si como entrenador/a me rio o animo a mi jugador a que ignore cuando un compañero o rival se cae y se hace daño, antes de ir a ayudarle o preguntar si está bien, enseño a mi jugador que el compañerismo, la empatía, y la amistad no tienen importancia ni valor.
  • Cuando como entrenador/a recrimino al árbitro una acción, grito y hago gestos o comentarios menospreciando sus decisiones, estaré enseñando a mis jugadores que no tengo respeto hacia otras personas, que no soy hábil comunicarme de forma educada y eficaz, y que mi capacidad de autocontrolarme no es muy buena cuando me enfado o no estoy de acuerdo con algo, llegando a ser violento con insultos.
  • Cuando acaba el partido y la primera pregunta que le hago a mi hijo es ¿Cómo habéis quedado? ¿Cuántos goles/puntos has marcado? Le estoy transmitiendo que lo que realmente me importa como padre/madre y me hace sentirme orgulloso es el resultado y que todo vale con tal de ganar y ser el que más goles o puntos marca. Además, le estoy diciendo que cuando practica deporte y juega, la diversión, el trabajo en equipo y otros valores no importan, parece que no son valores de “ganadores”.
  • Si como padre/madre me pongo a cuestionar las decisiones del entrenador, insultarle o menospreciarle y a discutir por que me parece que mi hijo se merecía más minutos, porque mi hijo es el mejor. Le estoy enseñando a mi hijo a no respetar a otros, a no esforzarse porque ya es el mejor, a no compartir y a que lo que piensen los demás me da igual, y que incluso puedo ser violento para conseguir lo que quiero. 

Os invitamos este enero de 2019 a reflexionar sobre qué valores querréis que vuestros hijos/as o jugadores/as aprendan, y cómo vosotros, dando ejemplo podéis hacer algún cambio para contribuir a estos valores. ¿Te sumas al cambio y a conseguir un deporte sin violencia?

Equipo WATS

 

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.369 – 11 de enero de 2019. Puedes leer el artículo también en este enlace.