Entradas

Patricia Ramírez y Jero García, la importancia de ser una buena persona

Nuestros compañeros del Equipo WATS Patricia Ramírez y Jero García participan en «Personas de Bien: historias que cambian vidas». Este es un espacio de entrevistas, impulsado por VidaCaixa, la entidad aseguradora de LaCaixa, cuya finalidad es mostrar historias de personas que han impulsado un cambio en su entorno. Lo conducen mano a mano entre nuestra compañera Patricia Ramírez, psicóloga del deporte y de la salud, junto con Pedro Herráiz, representante de la ONG Cooperación Internacional. En el primer capítulo pudimos aprender mucho de otro miembro del Equipo WATS, Vicente del Bosque.

En el camino de entrevistar a personas que son un ejemplo por sus valores y sus vidas, este programa busca transmitir buenas noticias, buenas ideas y buenas personas. Nuestro compañero Jero García es el tercer invitado de este espacio, exboxeador profesional, entrenador nacional de boxeo, conferenciante y comunicador, además de presentador del programa de televisión «Hermano Mayor». En el caso de Jero, el cambio positivo que impulsó a su alrededor fue conseguir reencaminar a través del deporte las vidas de muchos jóvenes con problemas a través de su Escuela de Boxeo y de la Fundación Jero García.

Patricia Ramírez y Jero García, miembros del Equipo WATS

Equipo WATS Team - Patricia Ramirez y Jero Garcia - Pedro Herraiz - Personas de Bien
Jero García, Pedro Herráiz y Patricia Ramírez.
Fotografía: VidaCaixa.

¿Qué tiene Jero para ser una de esas «personas de bien»? Él afirma que para ser una de esas personas lo importante es querer hacer el bien porque «no hay nada más satisfactorio en la vida que poder ayudar a otro ser humano. Una persona de bien es aquella que abraza la bondad. Eso me hace sentir bien y duermo maravillosamente».

Ahondando en dónde surge esa mentalidad positiva de abrazar la bondad aparece en seguida la casuística particular de la infancia de Jero. Diagnosticado con TDH (Trastorno por Déficit de Atención e hiperactividad) era «un auténtico trasto de niño que estaba peleándose a diario y expulsado continuamente de clase». En ese panorama fue donde apareció el boxeo fue como la forma de canalizar ese desequilibrio emocional.

«¿Qué me ha dado a mí el boxeo? Yo ya jugaba a fútbol en Preferente y conocí el boxeo con 18 años. Tras el nacimiento de mi hija decidí dedicarme profesionalmente a boxear, y esa motivación por tener una hija me ayudó a centrarme en el deporte. Poco a poco me dí cuenta de que con la constancia del boxeo conseguí ser paciente y perseverante, aprendí a ser sacrificado y poco a poco fuí interiorizando los valores del deporte. Yo notaba que haciendo eso estaba a gusto conmigo mismo» reconoce Jero.

Equipo WATS Team - Patricia Ramirez y Jero Garcia - Personas de Bien 2
«Es bueno admitir que la generosidad nos enriquece» Patricia Ramírez.
Fotografía: VidaCaixa.

«No hay nada más satisfactorio en la vida que ayudar a otro ser humano»

El poder del deporte para transformar vidas no es algo que funciona solamente con Jero, sino que es ampliamente reconocido a nivel mundial. «Hay países como Finlandia o Noruega donde a través del deporte y la educación se le ha dado la vuelta a la sociedad para ser mucho más avanzada y mejor. Patricia y yo somos miembros del Equipo WATS, y nos parece fundamental formar a los entrenadores y monitores, así como concienciar a la sociedad. Por ello la formación a los entrenadores es fundamental, si conseguimos que tengan más empatía habremos mejorado mucho». Patricia Ramírez y Jero García son dos de los miembros más destacados de WATS Team que participan en los eventos WATS Summit para concienciar a toda la sociedad en la importancia de los valores y la creación de una cultura de no-violencia.

A través de la Escuela de Boxeo de Jero García se intenta generar un cambio positivo en todas las personas que tienen problemas en sus vidas y se acercan a esta organización. ¿Cual es la forma de poder ayudarles desde el boxeo? «La Jeroterapia» reconoce Jero entre risas. «La Jeroterapia se basa en el logro, es una forma de conseguir motivarlos para conseguir pequeños logros a corto plazo. En cierta forma es el truco del palo y la zanahoria. El boxeo tiene tres consecuencias: fisiológicas, porque te ves más fuerte y más guapo; también segregas todo tipo de neurotransmisores y hormonas que desatan sensaciones de recompensa y bienestar como la serotonina, endorfinas o dopamina que te equilibran emocionalmente; en tercer lugar aprendes valores. Este trinomio ayuda a que los chavales que se nos acercan, por muy canallas que sean, se acaben enganchando al deporte y abracen esos valores».

Equipo WATS Team - Patricia Ramirez y Jero Garcia - Personas de Bien 3
«No hay nada más satisfactorio en la vida que ayudar a otro ser humano» Jero García.
Fotografía: VidaCaixa.

«Hay que saber contar hasta diez y hablar de una forma asertiva»

Tras haber sido la cara visible del programa de televisión «Hermano Mayor», que combate la llamada violencia ascendente (de hijos/as a padres y madres), Jero recibe muchos e-mails de familias con este tipo de problemas. «Es una pena que en casi ninguna comunidad autónoma haya protocolos para atender la violencia ascendente. A toda esa gente que me contacta les intentamos echar una mano, les doy algunos consejos y los derivamos a los psicólogos que trabajan en la Fundación Jero García» relata Jero. La Fundación lleva quince años en marcha como proyecto socio-educativo cuyo lema es «si no estudias, no boxeas». La misión de esta organización es prevenir la violencia, y los resultados en estos quince años han sido espectaculares con más de 500 niños/as que han pasado por la Fundación. «El punto negativo son esos dos chavales de los 500 que están hoy en día en la cárcel, y eso me parte el alma. Se que no puedo salvar a todo el mundo, pero me duele, son parte de mi tribu».

La Fundación Jero García también trabaja con chavales que acosan a otros niños y niñas. «Fuego con fuego es más fuego. Hay que saber contar hasta diez, hablar de una forma asertiva. No poner etiquetas de acosador y trabajar con ellos» relata Jero sobre la labor que desempeñan con chavales que hacen bullying a otros. «Hay algo que no falla y es ponerse en el lugar de los demás. Si podemos llevar a esos niños al otro lado y ver lo que hay, al volver ya no son los mismos».

«Hay que confiar en que la gente puede cambiar, tengo fe en las personas» afirma Jero. «Si yo he sido capaz de hacer un cambio viniendo de un barrio muy conflictivo y peligroso en los años ochenta, tú también puedes transformarte. Yo cambio a las personas a través de los objetivos que marcamos, lo que hoy en día llamamos resiliencia».

Programa completo «Personas de bien con Jero García» – VidaCaixa.