Entradas

El avance hacia la igualdad es imparable: fútbol femenino ya es un deporte profesional

Desde esta semana, el Fútbol Femenino es ya un deporte profesional de manera oficial. Este reconocimiento por parte del CSD (Centro Superior de Deportes) supone un importantísimo impulso a la labor de tantas mujeres futbolistas y sus clubes durante los últimos años.

Hace unos meses, las jugadoras de fútbol de Primera División lograban poner en marcha un convenio colectivo por primera vez en la historia. Puede parecer algo normal en otras categorías o deportes, pero era impensable que nuestras futbolistas no tuviesen un salario mínimo, ni los derechos laborales más básicos, ni la capacidad de contar con una baja por lesión o por quedarse embarazadas.

Deporte profesional, un selecto club con solamente cuatro ligas

Un año después, el impulso a la igualdad en el fútbol parece imparable, y la Primera División femenina alcanza la categoría de “deporte profesional”. De esta forma, se convierte en la cuarta liga profesional, uniéndose a un selecto club en el que únicamente figuraban la Primera y Segunda División de fútbol masculino, y en el caso del baloncesto, la Liga ACB masculina.

El Fútbol Femenino consiguió la aprobación del primer Convenio Colectivo de su historia hace un año.

Esta decisión se ha tomado en el seno del CSD por unanimidad entre los representantes del Estado, la RFEF, los clubes y las jugadoras, y supone un enorme avance en términos de superar una desigualdad histórica entre mujeres y hombres en el deporte. Además, no es una noticia positiva únicamente para el fútbol, sino que abre la puerta a poder profesionalizar otros deportes y competiciones, especialmente en las de ámbito femenino donde hay una menor relevancia y reconocimiento. A la categorización de “deporte profesional” le seguirán una mejor estructuración de la competición, una mayor relevancia en los medios de comunicación, más derechos laborales para las deportistas, y, en definitiva, una mejor remuneración a las mujeres por su trabajo.

Diferencias de sueldos, derechos laborales y poder ser madres

Las futbolistas, las mujeres deportistas, y las mujeres en general hemos sufrido una discriminación histórica. Atrás queda la prohibición de jugar a fútbol hace unas décadas “porque el fútbol no es apropiado para señoritas”, pero se siguen manteniendo muchas barreras que hacen complicado competir en la élite siendo mujer. Problemas como una enorme desigualdad entre los sueldos de hombres y mujeres se mantienen, y son una dificultad relevante porque las deportistas no aspiran a ser millonarias, sino a poder vivir de su sueldo deportivo y no tener que compaginar otros trabajos para sobrevivir.

Ser madre es otro de los aspectos más complicados en el deporte, donde quedarse embarazada puede suponer no contar con una baja de maternidad, ser despedida o incluso perder patrocinadores y ver finalizada tu carrera deportiva para siempre.

La igualdad debe ser un objetivo prioritario en la sociedad y en el deporte. Debemos apostar por superar barreras y fortalecer las competiciones donde cada deportista sea capaz de vivir del resultado de su trabajo y dedicar toda su ilusión y esfuerzo a entrenar y competir, sin importar que sea hombre o mujer. La ruta hacia la igualdad real es aún larga, y a veces discurre un tanto cuesta arriba. Pero la profesionalización del fútbol femenino es una importante luz al final del túnel que brilla con intensidad, diciendo a todas esas niñas que quieren ser deportistas que, definitivamente, ¡estamos en el camino correcto!

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.481 – 22 de junio de 2021. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Mujeres deportistas: a la búsqueda de la noticia en positivo

Hace unas semanas los medios de comunicación recogían la noticia de que Joaan bin Hamad Al Thani, un Jeque de Qatar, había negado el saludo a dos mujeres árbitras en la final del Mundial de Clubes celebrado en aquel país. Por supuesto, un hecho que no ocurrió con los otros miembros masculinos del cuerpo arbitral, a quienes fue saludando uno a uno. El reprobable comportamiento del Jeque, situado en el pódium de autoridades junto al Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no es más que otro ejemplo todo lo que queda aún por avanzar para alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres en el deporte y en la vida.

Jeque Qatar no saluda a mujeres arbitras
El Jeque de Qatar no saluda a las mujeres árbitras.

Únicamente un 2% del deporte emitido en televisión desde 1992 es femenino

Por desgracia, el deporte femenino vuelve a ser noticia por un nuevo episodio de discriminación. Suma y sigue. Pero veamos, o por lo menos intentemos ver, la parte positiva de todo esto. La invisibilidad del deporte en muchos medios de comunicación es una realidad. Así pues, en abril de 2019, el periódico El País publicaba que “solo el 2% del deporte en televisión emitido desde 1992 es de mujeres”, tanto en cadenas abiertas como de pago. Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Navarra en 2018, dejaba patente que el 96 % de las 4.950 noticias deportivas analizadas, lo ocupan los hombres y el 4 % restante son elementos “neutros” o referidos a instituciones, lo que supone que el deporte femenino ocupa siempre un lugar secundario.

Precisamente por estas razones las publicaciones de noticias referentes al deporte femenino son importantes, pero éstas no deben limitarse a la “denuncia” de situaciones indeseables (algo que también es necesario). Es fundamental una mayor concienciación e implicación de los medios de comunicación en el ámbito del deporte femenino para trascender de la anécdota. No podemos obviar que el deporte cuenta con una gran relevancia social y que grandes deportistas sirven de referencia para multitud de personas jóvenes, convirtiéndose en transmisores de valores. La ausencia de mujeres deportistas en las noticias, además de ser una de las muchas formas de discriminación a las que hacen frente, dificulta enormemente la creación de referentes femeninos para jóvenes y niñas a las que también les gusta el deporte.

Según El País solamente un 2% del deporte emitido en la television es femenino - Equipo WATS Team
Según El País solamente un 2% del deporte emitido en la televisión es femenino – Equipo WATS Team

Reivindicando la igualdad, creando referentes

Durante mucho tiempo, los medios e incluso parte de la sociedad, ha “justificado” esta forma de actuar por la supuesta falta de éxitos deportivos del deporte femenino. Pero miremos las dos últimas Olimpiadas, celebradas en Londres en 2012 y en Río de Janeiro en 2016. Es curioso, cuanto menos, ver como el medallero olímpico español de las mujeres en los dos últimos Juegos Olímpicos supera al de los hombres (13/6 y 9/8 respectivamente), sin olvidarlos de los logros conseguidos por grandes deportistas como Sandra Sánchez, Lydia Valentín, Mireia Belmonte o Carolina Marín, entre otras muchas mujeres.

Es cierto que la tendencia en los últimos años parece que está cambiando, pero no es suficiente. Por eso, debemos reivindicar el papel que se merece el deporte femenino en los medios de comunicación. No nos quedemos con la noticia del Jeque intransigente y machista, ni tampoco con la victoria por 1-0 del Bayern de Múnich contra el Tigres. Elijamos quedarnos con la que fue la verdadera noticia de aquel partido de fútbol: por primera vez en la historia, en aquella final del Mundial de Clubes, el trío arbitral estuvo compuesto por tres mujeres que hicieron un fantástico trabajo, y que las mujeres en el deporte pueden llegar tan lejos como se propongan. ¡Felicidades!

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.470 – 6 de abril de 2021. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Futboleras.es, plataforma web de referencia en Fútbol Femenino, se une a WATS por un deporte con valores

Este mes de diciembre tenemos una gran noticia: nos incorporamos como partner de Futboleras.es, plataforma web de referencia para el Fútbol Femenino en todo el estado. De esta forma, WATS y Futboleras colaboraremos en la difusión de la importancia de la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito deportivo, en la promoción de la cultura de la no-violencia y en la difusión de valores positivos en el deporte, así como el valor de la formación. Además, las y los responsables de Futboleras participarán en el Postgrado en Innovación Deportiva que impartimos junto a Mondragon Unibertsitatea pudiendo impartir algunas charlas a los alumnos/as, como ejemplo de startup innovadora en el sector deportivo.

Desde agosto de 2019, Futboleras se ha configurado como un medio de comunicación digital de referencia para el Fútbol Femenino en las diferentes ligas, categorías y competiciones en España, pero su trayectoria viene de lejos. Fundada porque no existía un portal especializado con información actualizada sobre los resultados y las clasificaciones del fútbol femenino, rápidamente consiguió convertirse en la web especializada en los datos e información sobre Fútbol Femenino, con el compromiso de promover el crecimiento de la mujer en el deporte y fomentar una mayor igualdad. Ha evolucionado notablemente en los últimos años siguiendo su objetivo de dar visibilidad a futbolistas, a clubs y a sus competiciones, construyendo una comunidad alrededor del fútbol femenino con contenido exclusivo, sorteos y ventajas para sus asociados/as. 

En palabras de Lorena Herrera, cofundadora de Futboleras y futbolista profesional actualmente en CA Osasuna “es muy necesario trabajar los valores en nuestro deporte y fomentar una cultura de no violencia, desde las y los más peques hasta los equipos profesionales. Estoy convencida de su importancia para consolidar cambios hacia una mayor igualdad, y de ahí surge nuestra colaboración con WATS, donde está clara su convicción en emprender hacia una sociedad más consciente, formada y que pueda tomar parte en sus diferentes roles como entrenadora, jugadora, directiva, incluso como padres y madres”.

Antonio Pipaón, cofundador de WATS, remarca que “el fútbol es el deporte que tenemos en común y que nos apasiona. Viendo cómo se promueve el fútbol femenino desde la web de Futboleras vimos el encaje perfecto para poder hacer llegar a más jugadoras, entrenadoras/es y familias nuestros programas formativos, contando con alguna bonificación”.

El próximo mes de enero del 2021, Futboleras lanzará su nueva área de negocio donde desarrolla servicios tecnológicos. Su objetivo es proporcionar soluciones por medio de aplicaciones para la mejor comunicación de los clubs con sus aficionados en todo su entorno digital: datos en vivo, desarrollo web y creatividades para sus diferentes canales. También, ofrecerá soluciones para la gestión de los datos deportivos de los clubs: gestor estadístico, base de datos y gestor de plantillas. Además, las jugadoras podrán tener acceso a todos sus datos de la competición en vivo y generarse con ellos una presentación actual de sus logros y trayectoria de manera personalizada, sirviéndoles como ayuda para su promoción y visibilidad.

La historia de Kim Ng, primera General Manager de un club deportivo norteamericano de élite

Los Miami Marlins, franquicia americana de béisbol, hicieron oficial hace una semana la incorporación de Kim Ng como General Manager (GM) de la entidad. Es la primera vez en la historia de cualquiera de las cuatro principales ligas estadounidenses (MLB – Major League Baseball, NBA – National Basketball Association, NFL – National Football League y NHL -National Hockey League) en que una mujer ocupa este puesto. Una estupenda noticia que no podíamos pasar por alto, ya que Kim Ng ha conseguido terminar con la última de una innumerable lista de barreras que, hasta hace poco, parecían insuperables.

Dos tenistas como referentes

Cuando le preguntaban qué figuras del deporte habían marcado su carrera profesional, Kim respondía que «hay dos personas que me han inspirado, Billy Jean King y Martina Navratilova, ellas dos han sido una gran inspiración en mi vida».

Pero no podemos olvidarnos de todas las mujeres que han luchado previamente por gestas parecidas, de aquellas que han allanado el camino para que personas como Kim puedan optar a puestos como este. En un ámbito geográfico más próximo a nosotras/os hace tiempo que conocemos nombres de mujeres que han presidido o dirigido alguna entidad deportiva, y durante años, hemos podido contar esos casos con los dedos de una mano.

Los más sonados fueron los de Teresa Rivero, presidenta del Rayo Vallecano desde 1999 hasta 2011, o Ana Urquijo, primera y única presidenta de la historia del Athletic Club. Actualmente conocemos algunos ejemplos más, que a pesar de ser insuficientes, siguen siendo tan necesarios como los primeros. Una de las más conocidas es Victoria Pavón, que preside el CF Leganés desde 2008, o Amaia Gorostiza, que entró en la presidencia de la SD Eibar en 2016. Otro ejemplo de estabilidad femenina en cargos de dirección de instituciones deportivas es Isabel García Sanz, que el 14 de noviembre fue reelegida como Presidenta de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo por quinta vez consecutiva. También, desde enero de 2020, y por primera vez desde la creación del CSD – Centro Superior de Deportes en 1977, su presidencia la ocupa una mujer, Irene Lozano. Pero, ¿cómo ha llegado Kim Ng a ser GM de los Miami Marlins?¿Cuál ha sido su camino?

La figura de un General Manager

Antes de nada, hay que establecer la diferencia entre un General Manager y una Presidenta o Director Deportivo, ya que el GM es la figura que se encarga de realizar tanto la gestión deportiva como la financiera en Estados Unidos. En términos generales, sus responsabilidades son las que tendrían una Presidenta y una Directora Deportiva juntas. Para entender mejor este tipo de organigrama deportivo americano, recomendamos echar un ojo a la película Moneyball, protagonizada por Brad Pitt, que narra la historia de un GM en un equipo de beisbol de la MLB norteamericana.

Brad Pitt Moneyball película
«Moneyball», protagonizada por Brad Pitt

Kim Ng se adentró en el mundo del béisbol profesional hace ya 30 años, con una trayectoria que representa como ninguna el «Sueño Americano» a lo largo de 30 años de lucha que finalmente han dado sus frutos. Comenzó su carrera como becaria de los White Socks de Chicago en 1990, y cinco años después ascendió a Subdirectora de Operaciones de la franquicia. Sin embargo, esa no fue su mayor hazaña de 1995, ya que también se convirtió en la primera persona, y primera mujer, en presentar un caso de arbitraje salarial en las cinco grandes ligas estadounidenses. Lo ganó.

Más tarde, trabajó para la American League y para los New York Yankees. En el club neoyorquino también hizo historia, y se metió en la lista de las cuatro únicas mujeres, junto con Elaine Weddington Steward, Raquel Ferreira y Jean Afterman, en alcanzar el puesto de Asistente del General Manager. En 2001 se unió a Los Ángeles Dodgers con ese mismo cargo, además del de Vicepresidenta, y en 2005 estuvo a punto de dar el salto a GM de esa misma entidad. A pesar de su excelente currículum y sus grandes logros, no conseguía dar el último paso en un mundo donde todos los puestos de esta categoría siempre han sido ocupados por hombres.

Referente para las niñas de hoy en día

En 2011 decidió salir de los Dodgers y fichar como Vicepresidenta de la Major League Baseball (MLB), hasta el pasado 13 de noviembre, día en el que se hizo oficial su fichaje como GM de los Miami Marlins. Kim Ng ha conseguido romper un techo de cristal y tumbar muchas de las puertas que impedían a la mujer llegar a puestos como este en el deporte, pero sobre todo, ha dado a las niñas un motivo real por el que soñar con un futuro profesional dirigiendo clubes y empresas deportivas al máximo nivel.

«No sé cuánta gente se ha dirigido a mí en los últimos días para decirme lo que les encantan los Miami Marlins, como mínimo unas 500 personas. Significa todo para mí el poder ser un referente para las niñas de hoy en día, he luchado mucho por sus derechos. Ahora apareceré más en público y muchas niñas podrán verme en el rol de General Manager, y eso será un gran ejemplo para ellas». Ahora, el logro de Kim está al alcance de todas ellas. ¡Dejemos y fomentemos que las mujeres puedan seguir creciendo profesionalmente en el deporte!

¿Y el deporte femenino? El lento regreso del deporte por la crisis del COVID-19 acentúa la brecha de género

Desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, hace ya nueve meses, se ha hablado mucho sobre las graves consecuencias económicas que tendrá la emergencia sanitaria en el ámbito del deporte. La cancelación de grandes eventos deportivos a nivel internacional como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o la Eurocopa de 2020, que este año iba a disputarse en 12 sedes distintas (entre ellas Bilbao), traerá grandes pérdidas económicas, no sólo en el ámbito deportivo sino a nivel global.

Hablando solamente en términos económicos, no podemos obviar que, según los informes de la propia UEFA, la celebración de Eurocopa de Francia en 2016 supuso la facturación nada menos que de 1.916 millones de euros entre ingresos directos e indirectos como tractor de sectores como la logística, el transporte, la hostelería y el turismo, que se traducen también en una importante entrada de impuestos a las arcas públicas.

¿Cómo afecta la crisis al deporte femenino?

Los grandes clubs de fútbol anuncian pérdidas millonarias debido a la falta de espectadores/as en los estadios, la reducción de ingresos procedentes de la publicidad o las televisiones. Pero, si asomamos la cabeza fuera del omnipresente deporte rey, ¿cómo está afectando esta situación a aquellos deportes que no son mayoritarios? Y si vamos un poco más allá ¿cómo está afectando al deporte femenino?

Las diferencias económicas, sociales y la repercusión mediática entre el deporte masculino y el femenino eran evidentes antes del COVID–19. Siguiendo con el fútbol como ejemplo, en febrero de este año 2020 se produce un hecho histórico con la firma del primer “Convenio Colectivo para futbolistas que prestan sus servicios en clubes de la Primera División femenina de fútbol” en el que se establece un salario mínimo de 16.000 euros brutos anuales para las jugadoras. En caso del fútbol masculino, en 2016 se estableció un mínimo bruto anual de 155.000 euros para los jugadores de Primera División y 77.000 para los de Segunda (más los posteriores incrementos anuales del IPC en ambos casos).

La pandemia, lejos de reducir diferencias y apostar por una mayor igualdad entre el deporte masculino y femenino, ha castigado duramente al deporte femenino. Según se recoge de las conclusiones elaboradas por EU Athletes – Asociación Europea de Deportistas en octubre del 2020, el deporte femenino ha sido el más afectado por la crisis derivada de la emergencia sanitaria. Algunos de los factores que han provocado esta situación son la falta de reservas financieras en clubes mucho más modestos, mayor dependencia de los ingresos derivados de la venta de entradas (que han sido eliminados directamente por la falta de público) o la necesidad de tener otros empleos debido a la precariedad de sus contratos deportivos, lo que supone una mayor exposición al COVID, dificultando así el cumplimiento de las restricciones marcadas por la práctica deportiva. Sobre la brecha de género ahondada por la crisis del Coronavirus ya hablábamos hace unos meses en este otro artículo, y desafortunadamente continuamos en la misma situación.

Muchas preguntas sin respuesta

Por otro lado, según recogen estas mismas conclusiones la diferencia de los protocolos existentes para la prevención del COVID entre las diferentes categorías es notorio, y más aún entre el deporte femenino y el masculino. Mientras que en la Primera División de fútbol masculino los controles y previsiones sanitarias son de primer nivel, en el deporte femenino en muchos casos brillan por su ausencia o no son tan rigurosos, hechos por los que muchas jugadoras han protestado en repetidas ocasiones.

No podemos obviar que esto se trata solo de la punta de un iceberg en el que la parte económica es, seguramente, la parte más visible. Pero existen otros elementos discriminatorios hacia el deporte femenino, quizás no tan visibles pero que a los que es necesario prestar atención, como su menor presencia en los medios de comunicación entre otros. Después de un 2019 que ha sido histórico en los avances para el deporte femenino y para la igualdad, el 2020 ha supuesto un muy importante retroceso.

Nos surgen muchas preguntas para las que no tenemos respuesta. ¿Por qué como sociedad no hemos sido capaces de continuar avanzando en la igualdad en este contexto de crisis sanitaria? ¿Por qué la vuelta del fútbol masculino de Primera División ha estado garantizada desde el primer momento y el deporte no-mayoritario y femenino sigue estancado? ¿Por qué las mujeres deportistas arrastran una carga extra respecto a sus homólogos masculinos en esta situación? Seamos conscientes de la importancia del deporte femenino para la visibilidad, el avance en igualdad y la generación de referentes para los/as más jóvenes.