Entradas

De Justin Fashanu a Carl Nassib, dos caras y tres décadas sobre la dificultad de ser deportista LGTBI

Cuando la semana pasada Carl Nassib, jugador de Las Vegas Raiders de la NFL, decidió hacer público que es homosexual, buena parte del mundo del deporte se volcó en apoyarle. Deportistas de renombre junto a personas destacadas de todos los ámbitos de la sociedad no tardaron en enviarle todo su apoyo al jugador norteamericano por la valentía de dar ese paso tan importante.

El propio Presidente Biden tuiteaba que «estoy orgulloso de tu valentía; gracias a tí numerosos niños/as en todo el mundo pueden verse hoy bajo una nueva luz». Pero aún así, Nassib reconocía que le había costado mucho reunir el coraje para salir del armario, y cómo la situación a lo largo de su carrera deportiva no había sido especialmente fácil siendo gay.

La historia de Justin Fashanu, el primer futbolista en salir del armario

Por ello, este Día del Orgullo LGTBIQ+ del 2021 queremos aproximarnos a la historia de Carl Nassib desde un precedente no tan lejano en el tiempo: la historia de Justin Fashanu. El que fuese el uno de los jugadores de fútbol mejores pagados de una liga inglesa fue uno de los primeros deportistas de la historia en atreverse a hacer pública su homosexualidad, y su vida, que había sido complicada por esta razón hasta entonces, se convirtió en un auténtico infierno.

Nunca se había pagado por un jugador negro un millón de libras en Inglaterra. Corría la temporada 1980-81 y Justin Fashanu, hijo de inmigrantes nigerianos, había marcado 19 goles y uno de ellos había sido escogido como el mejor del año. El Nottingham Forest toca a su puerta con una oferta equivalente a 1,1 millones de euros, una cantidad que nunca se había pagado a ningún futbolista en la Premier. No tardó en aceptar la propuesta, aterrizando en el equipo que dirigía el famoso Brian Clough.

Justin Fashanu y Brian Clough

Este entrenador era uno de los arietes mediáticos de la izquierda contra el Gobierno conservador de Margaret Thatcher. La Primera Ministra había emprendido una oleada de privatizaciones y recortes de derechos laborales y sociales en todo el Reino Unido a la que se enfrentó una gran contestación en las calles. El deporte también jugó su papel, con la voz del entrenador Clough como una de las más destacadas.

Pero la defensa de los derechos civiles no debía estar en su ideario político, ya que se dedicó a hacer la vida imposible a Fashanu después de varios días de gritos de aficionados en el campo llamándole «maricón, maricón» y preguntando por sus salidas nocturnas a locales de ambiente LGTBI. Brian Clough reconoció en su autobiografía haberse mostrado intolerante con un jugador que lo pasaba especialmente mal.

Un descenso a los infiernos donde muchos/as miraron para otro lado

Fashanu duró apenas un año y medio jugando en las filas del Nottingham, mientras su rendimiento en el campo estuvo muy lejos de aquel millón de libras que pagó por él el Club. Su hermano John declaraba en una entrevista cómo “ser negro ya era difícil y si a ello le sumas ser gay era aún más”.

Brian Clough consiguió deshacerse de él, con un traspaso que sólo costó 150.000 libras al Notts County. Como jugador se hundía en su carrera y terminó dando tumbos por varios clubes británicos y estadounidenses, antes de reorientar su carrera deportiva como entrenador. En 1990, Fashanu reconoce que es homosexual en una entrevista en el tabloide The Sun en 1990. Pero no fue una entrevista voluntaria. En palabras de un amigo el periódico le dijo «sabemos que eres gay, o lo cuentas y te pagamos por ello o igualmente lo sacamos y no recibirás nada de dinero».

La portada de «The Sun» en 1990 en la que Fashanu salía del armario

A partir de ahí su vida y su actividad deportiva ya como entrenador fueron en caída libre. Unos años más tarde fue acusado por uno de los chavales a los que entrenaba de haber sido abusado sexualmente y un mes después, el 2 de mayo de 1998, apareció ahorcado en un garaje en Londres. Tenía solamente 37 años.

Las personas cercanas a Justin declararon en el proceso judicial que todo se había debido a un chantaje del chaval que pedía dinero a cambio. Pero ya era demasiado tarde para Fashanu, que en su nota de suicidio dejó escrito que «estoy condenado de antemano, no agredí sexualmente a ese chico; el sexo fue consentido (…) espero por fin encontrar la paz».

En sólo 30 años, ¿todo ha cambiado por completo?

Tras la salida del armario de Fashanu, Tomas Hitzlsperger, jugador del Aston Vila, West Ham United y Everton, y de quien hemos hablado en alguna otra ocasión, se convirtió en el segundo futbolista de élite de la historia en reconocer públicamente su identidad sexual en 2014. «Algunos futbolistas temen perder contratos y otros temen las burlas de sus compañeros y los aficionados» ha manifestado en alguna ocasión. Tras él, nadie más se ha atrevido a dar el paso.

Con Carl Nassib, muchas cosas han cambiado en apenas treinta años. Fashanu fue un gran deportista y una buena persona, a quien hicieron su vida imposible por ser gay. Muchas personas le discriminaron activamente, otros simplemente miraron para otro lado. Ninguna estrella del deporte, ni tampoco la Primera Ministra británica, le felicitaron por su valentía. Se vio empujado al suicidio tras un chantaje injusto después de una vida llena de dificultades.

Carl Nassib, primer jugador gay de la NFL

Con Nassib todo ha cambiado. En tres décadas hemos conseguido avanzar como sociedad a pasos agigantados. Valoramos la diversidad y la pluralidad, y contamos con nuevas leyes que impiden discriminar a personas del colectivo LGTBI en el trabajo, garantizan sus derechos civiles y les permiten casarse. Pero en el mundo del deporte sigue siendo complicado que las personas se arriesguen a reconocer públicamente su identidad sexual, ya que aunque te felicite el Presidente de los Estados Unidos, muchos/as tienen miedo de que al día siguiente puedan perder oportunidades, patrocinadores o verse discriminados en futuras competiciones.

Continuemos luchando, recordemos que nuestra libertad se basa en la lucha de muchas personas que no pudieron contarlo, y estemos especialmente orgullosos/as de lo conseguido, pero también de que tanto en la vida como en el deporte, nos queda aún mucho por construir. Pongamos todos y todas nuestro granito de arena en impulsar una sociedad y un deporte más inclusivo, más igualitario y mejor.

Rompiendo el tabú de la homosexualidad en el deporte: la historia de Thomas Hitzlsperger

La homosexualidad (y ya ni qué decir la transexualidad) es el gran tabú del deporte de élite, especialmente en el caso del Fútbol. Desde esos energúmenos/as que llaman «maricón» al árbitro a la primera de cambio hasta las personas que extienden ese falso bulo de que «no hay jugadores de fútbol gays» y, sin embargo, «todas las futbolistas son lesbianas», la discriminación por razones de orientación sexual está a la orden en el mundo del deporte.

¿Por qué se da la LGTBI-fobia en panorama deportivo y especialmente en el fútbol? Porque la competición mueve grandes masas de personas, saca los sentimientos a flor de piel y proporciona a aquellas personas que no tienen respeto por los demás un lugar donde vociferar desde el anonimato. La inexistencia de multas por cometer delitos de odio hasta hace muy poco tiempo ha implicado que no ocurría nada a quien insultaba por razones de identidad sexual en un estadio deportivo.

Pero dentro del mundo del deporte profesional, y especialmente del fútbol de élite, cada vez surgen más voces y movimientos para hacer normal en el terreno de juego lo que ya es normal en cualquier otro ámbito de la vida. Una de esas voces, y quizás la más conocida, es la de Thomas Hitzlsperger, que consiguió que se hablase sobre la realidad de la homosexualidad en el fútbol de primera división en portada de toda la prensa deportiva en toda Europa y en el mundo.

Hitzlsperger ha sido jugador profesional en equipos europeos de la talla del Aston Villa FC, el VfB Sttutgart, el Lazio, el West Ham United o el Everton FC en el que se retiró en 2013. Un año más tarde, en 2014, se convertía en el primer jugador de fútbol de Alemania y en uno de los pocos en todo el mundo en declararse homosexual.

Con 52 internacionalidades con la Mannschaft (Selección de Alemania), este centrocampista se convirtió hace seis años en el primer futbolista profesional alemán en hacer pública su homosexualidad. “Siempre se decía que nunca aparecerían casos en deportes de lucha ni colectivos, pero de repente salió del armario el boxeador Orlando Cruz, luego el jugador de rugby Gareth Thomas y en 2013 el futbolista estadounidense Robbie Rogers. Empecé a verle aspectos positivos a anunciar mi verdadera condición sexual”. Y así lo hizo, pensando «¿qué ocurriría en mi caso si lo cuento, con una carrera en la Bundesliga, la Premier, la Serie A y la selección alemana?»

«Saltó la noticia y me pasé todo el día respondiendo una infinidad de mensajes. Supuso una tremenda alegría recibir tantas muestras de respeto. Pero en esos momentos también pensé que, estando en activo, habría sido todo más difícil: ¿Quién podría entrenar y jugar dignamente en mitad de semejante lío? Algunos comentaristas deportivos dijeron que el paso que dí no dejará huella porque ya sólo soy un exjugador. Imagino que la verdadera liberación llegará el día en que nadie se plantee si un futbolista es homosexual o no». Así narraba Hitzlsperger su salida del armario en 2014 a través de una entrevista en un periódico alemán. Desde entonces es activista por los derechos LGTBI en diferentes foros «hablo de que soy gay porque quiero impulsar las conversaciones sobre la homosexualidad en el deporte profesional».

El precedente de Thomas Hitzlsperger ha abierto la puerta a que otros deportistas de múltiples ámbitos den el paso y se decidan a hablar de su homosexualidad y a avanzar hacia un deporte libre de discriminación y LGTBI-fobia, pero aún queda mucho camino por recorrer. En un artículo anterior recogíamos las historias de algunos deportistas LGTBI referentes en la lucha por la igualdad y la visibilidad enfrentándose a las dificultades internas, a los tabúes y a las personas que intentan silenciar la diversidad de identidad sexual en el deporte. Desafortunadamente, en el fútbol de élite, y especialmente en el masculino, prácticamente nadie ha seguido los pasos de Hitzlsperger.

Seis deportistas LGTBI que son auténticos referentes y nos hacen sentir orgullosos

Hasta hace bien poco el mundo del deporte contaba con dos tabúes: la existencia de deportistas LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales o intersexuales) y la presencia activa de mujeres en las disciplinas deportivas clásicamente masculinas como el fútbol o el boxeo. Afortunadamente vivimos en una sociedad que cada vez se valora y reivindica a sí misma como plural, abierta y diversa, y que trabaja activamente por derribar estos tabúes.

El 2019 ha sido el año en que se han echado abajo las mayores barreras en lo que respecta al deporte femenino, especialmente en el caso del fútbol. Las grandes manifestaciones del 8 de Marzo de 2018 y 2019 que pedían igualdad han hecho que el «FutFem» esté en auge y se hayan producido cifras de récord con 40.000 asistentes en San Mames, 60.000 en el Wanda Metropolitano o 1.500.000 espectadores siguiendo en directo la final de la Copa de la Reina por televisión.

La visibilidad de los deportistas LGTBI ha aumentado, pero aún queda mucho por hacer

Equipo WATS Team - Disturbios de Stonewall 1969
Disturbios de Stonewall (Nueva York) el 28 de Junio de 1969
Grey Villet—The LIFE Picture Collection/Getty Images

Desafortunadamente, la visibilidad del colectivo LGTBI en el deporte no avanza con la misma rapidez y todavía hay muchos ámbitos en los que la discriminación contra estos deportistas sigue patente. Seguramente recuerdes la historia de las agresiones a Jesús Tomillero, el primer árbitro de fútbol abiertamente homosexual. No obstante, en los últimos meses hemos vivido muchas noticias positivas para la diversidad de identidad y orientación sexual como el debut de Alba Palacios, la primera jugadora de fútbol federada transexual.

Es por ello que, como hicimos el 8 de Marzo con las historias de diez extraordinarias deportistas que nos inspiran cada día, hoy queremos celebrar el 28 de Junio, Día del Orgullo LGTBI, con seis historias de deportistas pertenecientes a este colectivo. Necesitamos referentes femeninos y de deportistas LGTBI para contribuir a reforzar la igualdad y la diversidad de nuestra sociedad, y para hacer más fácil la «salida del armario» a aquellos deportistas que aún no pueden hacerlo por miedo a represalias.

¿Por qué sólo seis figuras? Está claro que no están todos los que son, pero hemos intentado elegir a seis hombres y a seis mujeres cuyas historias nos han inspirado. Seis referentes de deportistas LGTBI como seis colores tiene la bandera del arcoiris, símbolo universal de la lucha de este colectivo. Además, este año se celebra el 50º Aniversario de los Disturbios de Stonewall (28 de Junio de 1969, Nueva York) en el que la comunidad LGTBI respondió por primera vez con una batalla campal a una redada policial en un local de ambiente y ante la persecución sistemática de sus miembros por las fuerzas del orden y el gobierno estadounidense.

Equipo WATS Team - deportistas LGTBI - Martina Navratilova - Tenis

Martina Navrátilová

Checoslovaca de nacimiento y nacionalizada estadounidense, Martina Navrátilová es una de las mejores tenistas de la historia gracias a su «zurda mágica». Junto a Margaret Smith Court y Doris Hart son las únicas tres tenistas que han ganado los cuatro torneos de Grand Slam en Singles, Dobles y Mixtos, una hazaña que en categoría masculina no se ha logrado todavía. Hasta 1981, año en que marchó a Estados Unidos por motivos profesionales, no se atrevió a reconocer públicamente que era lesbiana.

“En Checoslovaquia a los gays se los envía a un asilo para enfermos mentales y las lesbianas no salen del armario, tenía miedo de que no me diesen permiso para salir del país” argumentaba Martina. Su salida del armario vino acompañada de unas horribles declaraciones a los medios de su padrastro (su padre murió cuando ella era pequeña) diciendo que «la homosexualidad es una enfermedad» y que hubiese preferido que su hija se hubiese dedicado a la prostitución antes que ser lesbiana. Navrátilová nunca se dejó amedrentar y consiguió ser una de las mejores tenistas de la historia y embajadora en la defensa de los derechos LGTBI. Como a ella le gusta decir «las etiquetas son para la ropa o para los archivadores, no para las personas».

Equipo-WATS-Team-deportistas-LGTBI-Victor-Gutierrez-Waterpolo

Víctor Gutiérrez

Miembro de la Selección Española de Waterpolo, Víctor Gutiérrez cuenta con los títulos de Subcampeón de Europa Sub 18, Subcampeón del Mundo Sub 20, máximo goleador de la División de Honor española las temporadas 2016/17 y 2017/18, e internacional en más de 70 ocasiones. En el 2016 decidió hacer pública su homosexualidad convirtiéndose en el primer deportista de élite de deportes en equipo en hablar abiertamente de su orientación sexual.

Victor siempre ha defendido que todavía hace falta muchísima más visibilidad, para que salir del armario deje de tener un coste como el que tuvo para él. «Me ponían las cosas muy fáciles porque hacía muy buenas marcas y, de repente, de un día para otro, se me castigaba y penalizaba por cosas absurdas. Que no me digan que no hay homofobia en el deporte porque no es verdad y yo la he sufrido». Activista por los derechos del colectivo LGTBI no deja de mostrarse optimista por el futuro, aunque también a veces algo preocupado. Víctor reconoce que «vienen tiempos un poco más difíciles, están surgiendo fuerzas [políticas] nuevas que quieren que volvamos para atrás. Poner un ojo en países como Estados Unidos o Brasil, demuestra que todo aquello que no se cuida ni se protege, se puede ir tan rápido como llega. La lucha sigue, hay que mostrarse tal y como uno es, y no perder un poco el objetivo que queda mucho por hacer».

Equipo WATS Team - deportistas LGTBI - Alba Palacios - Futbol

Alba Palacios

En septiembre de 2018, casi recién cumplidos sus 33 años, Alba Palacios marcaba el que sería el mejor gol de toda su vida. Gracias a un permiso expedido por la Federación Madrileña de Fútbol, en tanto que se hallaba en trámites de modificar su género en el DNI, se convertía en la primera futbolista transgénero federada en el estado. Cumplía así su sueño de jugar en un equipo femenino, en este caso en Las Rozas C.F. en categoría Preferente Femenina. Cuando le recuerdan su lucha por conseguir jugar como mujer, Alba reconoce que “hay ocasiones en que no soy consciente de la repercusión que tiene mi caso. La gente me dice que lo que estoy haciendo es muy importante”.

Tras vivir toda su vida encerrada dentro de un cuerpo que no reconocía como propio, a los 32 años inició el procedimiento de cambio de género con un tratamiento hormonal. El fútbol siempre fue su refugio desde pequeña, cuando bajo el nombre de Álvaro comenzó a vestirse de chica. Tras una vida como futbolista en equipos masculinos, hoy en día por fin puede hacerlo como mujer en un equipo femenino. Alba Palacios es todo un referente para los y las deportistas transexuales, y aunque hoy en día es feliz su camino no ha sido fácil. “El fútbol es un deporte muy machista. El único que sabía que había iniciado el tratamiento hormonal era el entrenador. Se lo dije porque al iniciar el tratamiento iba a descender mi rendimiento”.

Equipo WATS Team - deportistas LGTBI - Carlos Peralta - Natacion

Carlos Peralta

Plusmarquista de España en 200 metros estilo mariposa y nadador olímpico en los Juegos de Río de Janeiro de 2016, Carlos Peralta decidió hacer pública su identidad sexual en 2018 a través de una entrevista en un periódico. «No me vanaglorio de ser gay. Decirlo no me aportaba nada, pero tampoco me resta. Lo cuento porque veo que hay homofobia y, sobre todo, por ayudar, porque me escriben chavales más jóvenes que te cuentan su historia».

Desde entonces se ha destacado por el activismo en defensa de los derechos LGTBI, y en las últimas elecciones municipales cerraba la lista de un partido político por Málaga como símbolo de esta lucha. Su carrera deportiva, pese a tener muchos éxitos, no ha sido fácil. Ha tenido que escuchar cómo le llamaban «maricón de mierda» desde la ducha de al lado en un vestuario. «La gente no entiende lo que puede sufrir uno cuando empieza a autoaceptarse. Yo no me he sentido muy comprendido por entrenadores o compañeros. En mi caso, que tengo buena posición deportiva, encontrarme fue muy difícil».

Cuando le preguntan por qué decidió dar el paso, Carlos responde que «yo animo a que la gente no tenga miedo, que luche y nadie la menosprecie. En las redes recibo muchos mensajes de niños de pueblos o ciudades pequeñas que sí sufren bullying. Por eso, para los deportistas LGTBI salir del armario públicamente es una forma de ayudarles a esos niños».

Equipo WATS Team - deportistas LGTBI - Gema Hassen-Bey - Esgrima y Hand Bike Triciclo Manual

Gema Hassen-Bey

A los cuatro años sufrió un accidente de tráfico mientras viajaba con sus padres con un diagnóstico de lesión medular. Durante su larga estancia en el Hospital de Parapléjicos de Toledo, Gema Hassen-Bey se aficionó al deporte, y pese a su discapacidad, desde entonces su carrera deportiva fue imparable. Cuenta con tres medallas de bronce en Esgrima y ha participado en nada menos que cinco Juegos Paralímpicos: Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008. Además, con su triciclo manual (Hand Bike), posee el récord de haber sido la primera deportista con discapacidad en subir por encima de los 3.000 metros propulsada solamente por sus brazos, como atestigua su conquista de la cima del Teide en 2017. Además, actualmente prepara una ascensión al Kilimanjaro. Un año antes, en el 2016, se convirtió en la primera deportista con discapacidad en el estado en reconocer que era bisexual.

«No me gustan las etiquetas de ningún tipo que te estereotipan y te clasifican. He salido con un hombre diez años y con una mujer seis. Y la verdad es que ambos han sido igual de importantes en mi vida. Cuando salgo con alguien lo que quiero es que me vea a mí, no a mi silla» argumenta Gema. Aunque su historia es todo un ejemplo de superación y de positividad ante la adversidad, no lo ha tenido nada fácil en su carrera deportiva. «Las mujeres continuamos discriminadas en el deporte. Al tener una discapacidad la discriminación es doble. Si además tu orientación sexual es diferente parece que ya tienes la triple».

Equipo WATS Team - deportistas LGTBI - Thomas Hitzlsperger - Futbol

Thomas Hitzlsperger

Si hay un deporte en el que la homosexualidad es un tabú especial, este es el Fútbol. Thomas Hitzlsperger ha sido jugador profesional en equipos europeos de la talla del Aston Villa FC, el VfB Sttutgart, el Lazio, el West Ham United o el Everton FC en el que se retiró en 2013. Un año más tarde, en 2014, se convertía en el primer jugador de fútbol de Alemania y en uno de los pocos en todo el mundo en declararse homosexual.

«Saltó la noticia y me pasé todo el día respondiendo una infinidad de mensajes. Supuso una tremenda alegría recibir tantas muestras de respeto. Pero en esos momentos también pensé que, estando en activo, habría sido todo más difícil: ¿Quién podría entrenar y jugar dignamente en mitad de semejante lío? Algunos opinadores dijeron que el paso que tomé no dejará huella porque ya sólo soy un exjugador. Imagino que la verdadera liberación llegará el día en que nadie se plantee si un futbolista es homosexual o no». Así narraba Hitzlsperger su salida del armario en 2014 a través de una entrevista en un periódico alemán. Desde entonces es activista por los derechos LGTBI en diferentes foros «hablo de que soy gay porque quiero impulsar la discusión sobre la homosexualidad en el deporte profesional».

Agentes de cambio para una sociedad diversa

Gracias a personas extraordinarias y verdaderos agentes de cambio como estos seis deportistas LGTBI nuestra sociedad es mucho más abierta, plural y diversa. Y, sobre todo, contamos con referentes en el deporte para que nuestros/as más jóvenes crezcan con ejemplos visibles de la diversidad. ¿Conoces alguna otra historia digna de mención? Déjanosla en los comentarios al final de este artículo o en nuestras redes sociales.