Entradas

La historia de Kim Ng, primera General Manager de un club deportivo norteamericano de élite

Los Miami Marlins, franquicia americana de béisbol, hicieron oficial hace una semana la incorporación de Kim Ng como General Manager (GM) de la entidad. Es la primera vez en la historia de cualquiera de las cuatro principales ligas estadounidenses (MLB – Major League Baseball, NBA – National Basketball Association, NFL – National Football League y NHL -National Hockey League) en que una mujer ocupa este puesto. Una estupenda noticia que no podíamos pasar por alto, ya que Kim Ng ha conseguido terminar con la última de una innumerable lista de barreras que, hasta hace poco, parecían insuperables.

Dos tenistas como referentes

Cuando le preguntaban qué figuras del deporte habían marcado su carrera profesional, Kim respondía que «hay dos personas que me han inspirado, Billy Jean King y Martina Navratilova, ellas dos han sido una gran inspiración en mi vida».

Pero no podemos olvidarnos de todas las mujeres que han luchado previamente por gestas parecidas, de aquellas que han allanado el camino para que personas como Kim puedan optar a puestos como este. En un ámbito geográfico más próximo a nosotras/os hace tiempo que conocemos nombres de mujeres que han presidido o dirigido alguna entidad deportiva, y durante años, hemos podido contar esos casos con los dedos de una mano.

Los más sonados fueron los de Teresa Rivero, presidenta del Rayo Vallecano desde 1999 hasta 2011, o Ana Urquijo, primera y única presidenta de la historia del Athletic Club. Actualmente conocemos algunos ejemplos más, que a pesar de ser insuficientes, siguen siendo tan necesarios como los primeros. Una de las más conocidas es Victoria Pavón, que preside el CF Leganés desde 2008, o Amaia Gorostiza, que entró en la presidencia de la SD Eibar en 2016. Otro ejemplo de estabilidad femenina en cargos de dirección de instituciones deportivas es Isabel García Sanz, que el 14 de noviembre fue reelegida como Presidenta de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo por quinta vez consecutiva. También, desde enero de 2020, y por primera vez desde la creación del CSD – Centro Superior de Deportes en 1977, su presidencia la ocupa una mujer, Irene Lozano. Pero, ¿cómo ha llegado Kim Ng a ser GM de los Miami Marlins?¿Cuál ha sido su camino?

La figura de un General Manager

Antes de nada, hay que establecer la diferencia entre un General Manager y una Presidenta o Director Deportivo, ya que el GM es la figura que se encarga de realizar tanto la gestión deportiva como la financiera en Estados Unidos. En términos generales, sus responsabilidades son las que tendrían una Presidenta y una Directora Deportiva juntas. Para entender mejor este tipo de organigrama deportivo americano, recomendamos echar un ojo a la película Moneyball, protagonizada por Brad Pitt, que narra la historia de un GM en un equipo de beisbol de la MLB norteamericana.

Brad Pitt Moneyball película
«Moneyball», protagonizada por Brad Pitt

Kim Ng se adentró en el mundo del béisbol profesional hace ya 30 años, con una trayectoria que representa como ninguna el «Sueño Americano» a lo largo de 30 años de lucha que finalmente han dado sus frutos. Comenzó su carrera como becaria de los White Socks de Chicago en 1990, y cinco años después ascendió a Subdirectora de Operaciones de la franquicia. Sin embargo, esa no fue su mayor hazaña de 1995, ya que también se convirtió en la primera persona, y primera mujer, en presentar un caso de arbitraje salarial en las cinco grandes ligas estadounidenses. Lo ganó.

Más tarde, trabajó para la American League y para los New York Yankees. En el club neoyorquino también hizo historia, y se metió en la lista de las cuatro únicas mujeres, junto con Elaine Weddington Steward, Raquel Ferreira y Jean Afterman, en alcanzar el puesto de Asistente del General Manager. En 2001 se unió a Los Ángeles Dodgers con ese mismo cargo, además del de Vicepresidenta, y en 2005 estuvo a punto de dar el salto a GM de esa misma entidad. A pesar de su excelente currículum y sus grandes logros, no conseguía dar el último paso en un mundo donde todos los puestos de esta categoría siempre han sido ocupados por hombres.

Referente para las niñas de hoy en día

En 2011 decidió salir de los Dodgers y fichar como Vicepresidenta de la Major League Baseball (MLB), hasta el pasado 13 de noviembre, día en el que se hizo oficial su fichaje como GM de los Miami Marlins. Kim Ng ha conseguido romper un techo de cristal y tumbar muchas de las puertas que impedían a la mujer llegar a puestos como este en el deporte, pero sobre todo, ha dado a las niñas un motivo real por el que soñar con un futuro profesional dirigiendo clubes y empresas deportivas al máximo nivel.

«No sé cuánta gente se ha dirigido a mí en los últimos días para decirme lo que les encantan los Miami Marlins, como mínimo unas 500 personas. Significa todo para mí el poder ser un referente para las niñas de hoy en día, he luchado mucho por sus derechos. Ahora apareceré más en público y muchas niñas podrán verme en el rol de General Manager, y eso será un gran ejemplo para ellas». Ahora, el logro de Kim está al alcance de todas ellas. ¡Dejemos y fomentemos que las mujeres puedan seguir creciendo profesionalmente en el deporte!

¿Y el deporte femenino? El lento regreso del deporte por la crisis del COVID-19 acentúa la brecha de género

Desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, hace ya nueve meses, se ha hablado mucho sobre las graves consecuencias económicas que tendrá la emergencia sanitaria en el ámbito del deporte. La cancelación de grandes eventos deportivos a nivel internacional como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o la Eurocopa de 2020, que este año iba a disputarse en 12 sedes distintas (entre ellas Bilbao), traerá grandes pérdidas económicas, no sólo en el ámbito deportivo sino a nivel global.

Hablando solamente en términos económicos, no podemos obviar que, según los informes de la propia UEFA, la celebración de Eurocopa de Francia en 2016 supuso la facturación nada menos que de 1.916 millones de euros entre ingresos directos e indirectos como tractor de sectores como la logística, el transporte, la hostelería y el turismo, que se traducen también en una importante entrada de impuestos a las arcas públicas.

¿Cómo afecta la crisis al deporte femenino?

Los grandes clubs de fútbol anuncian pérdidas millonarias debido a la falta de espectadores/as en los estadios, la reducción de ingresos procedentes de la publicidad o las televisiones. Pero, si asomamos la cabeza fuera del omnipresente deporte rey, ¿cómo está afectando esta situación a aquellos deportes que no son mayoritarios? Y si vamos un poco más allá ¿cómo está afectando al deporte femenino?

Las diferencias económicas, sociales y la repercusión mediática entre el deporte masculino y el femenino eran evidentes antes del COVID–19. Siguiendo con el fútbol como ejemplo, en febrero de este año 2020 se produce un hecho histórico con la firma del primer “Convenio Colectivo para futbolistas que prestan sus servicios en clubes de la Primera División femenina de fútbol” en el que se establece un salario mínimo de 16.000 euros brutos anuales para las jugadoras. En caso del fútbol masculino, en 2016 se estableció un mínimo bruto anual de 155.000 euros para los jugadores de Primera División y 77.000 para los de Segunda (más los posteriores incrementos anuales del IPC en ambos casos).

La pandemia, lejos de reducir diferencias y apostar por una mayor igualdad entre el deporte masculino y femenino, ha castigado duramente al deporte femenino. Según se recoge de las conclusiones elaboradas por EU Athletes – Asociación Europea de Deportistas en octubre del 2020, el deporte femenino ha sido el más afectado por la crisis derivada de la emergencia sanitaria. Algunos de los factores que han provocado esta situación son la falta de reservas financieras en clubes mucho más modestos, mayor dependencia de los ingresos derivados de la venta de entradas (que han sido eliminados directamente por la falta de público) o la necesidad de tener otros empleos debido a la precariedad de sus contratos deportivos, lo que supone una mayor exposición al COVID, dificultando así el cumplimiento de las restricciones marcadas por la práctica deportiva. Sobre la brecha de género ahondada por la crisis del Coronavirus ya hablábamos hace unos meses en este otro artículo, y desafortunadamente continuamos en la misma situación.

Muchas preguntas sin respuesta

Por otro lado, según recogen estas mismas conclusiones la diferencia de los protocolos existentes para la prevención del COVID entre las diferentes categorías es notorio, y más aún entre el deporte femenino y el masculino. Mientras que en la Primera División de fútbol masculino los controles y previsiones sanitarias son de primer nivel, en el deporte femenino en muchos casos brillan por su ausencia o no son tan rigurosos, hechos por los que muchas jugadoras han protestado en repetidas ocasiones.

No podemos obviar que esto se trata solo de la punta de un iceberg en el que la parte económica es, seguramente, la parte más visible. Pero existen otros elementos discriminatorios hacia el deporte femenino, quizás no tan visibles pero que a los que es necesario prestar atención, como su menor presencia en los medios de comunicación entre otros. Después de un 2019 que ha sido histórico en los avances para el deporte femenino y para la igualdad, el 2020 ha supuesto un muy importante retroceso.

Nos surgen muchas preguntas para las que no tenemos respuesta. ¿Por qué como sociedad no hemos sido capaces de continuar avanzando en la igualdad en este contexto de crisis sanitaria? ¿Por qué la vuelta del fútbol masculino de Primera División ha estado garantizada desde el primer momento y el deporte no-mayoritario y femenino sigue estancado? ¿Por qué las mujeres deportistas arrastran una carga extra respecto a sus homólogos masculinos en esta situación? Seamos conscientes de la importancia del deporte femenino para la visibilidad, el avance en igualdad y la generación de referentes para los/as más jóvenes.

La hazaña de Kathrine Switzer, primera mujer en correr una Maratón

Hoy queremos rescatar una de las historias del deporte y de la igualdad entre mujeres y hombres que más nos inspiran. ¿Alguna vez te has preguntado quién fue la primera mujer en correr una Maratón?

Esta hazaña tiene nombre propio: Kathrine Switzer. En una tarde del frío mes de diciembre de 1966 y mientras corría bajo una nevada, tuvo una fuerte discusión con su entrenador, Arnie Briggs.

Kathrine era una estudiante de periodismo en la Universidad de Siracusa, en Nueva York, y a sus 19 años entrenaba en el equipo masculino de atletismo, ya que no existía uno para mujeres. «Estaba cansada de escuchar las hazañas de mi entrenador y los 15 maratones que había corrido. Así que esa noche le mandé callar y le dije que ya bastaba de hablar de la Maratón, había llegado la hora de que corriésemos la maldita carrera”.

Aunque las mujeres tenían prohibido correr en la Maratón de Boston, su entrenador le propuso un trato. Si ella corría 42 kilómetros en un entrenamiento, sería él mismo quien le llevase a Boston. Dicho y hecho: Kathrine se entrenó duro y corrió junto a Arnie 50 kilómetros en un entrenamiento. «Cuando terminamos, Arnie se desmayó. Al día siguiente vino a decirme que tenía que inscribirme en la carrera».

Corría el año 1967 y se celebraba la famosa Maratón de Boston, que en la época se publicitaba como «la carrera más importante del mundo». Hasta ese momento las mujeres no tenían permitido participar en muchas pruebas deportivas, y la Maratón de Boston no era una excepción.

Sin embargo, consiguió inscribirse con un nombre que fonéticamente sonaba como el de un hombre: K. Switzer. Así que pertrechada de su dorsal con el número 261 se lanzó a las calles de Boston.

Equipo WATS Team - los exitos de la igualdad en el deporte - Kathrine Switzer
Aunque intentaron expulsarla de la carrera, Kathrine Switzer siguió corriendo.

Cuando pasado el tercer kilómetro de la carrera el director de la misma, Tom Semple, se dio cuenta de que había una mujer corriendo, intentó echarla de malas formas y a empujones. «No toleraré que haya una mujer en mi carrera». Kathrine se resistió y siguió corriendo. «Terminaré esta carrera aunque tenga que hacerlo a cuatro patas».

Tras 4 horas y 20 minutos, y con los pies doloridos y llenos de ampollas, la primera mujer en correr una Maratón cruzaba la línea de meta. Kathrine Switzer no sólo había roto sus anteriores marcas, sino que había pasado a la historia del deporte y se convertía en un icono del feminismo y la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

«La verdad es que sólo pensaba en que era una cosa extraña que había ocurrido. Pero, en el viaje de regreso con mi equipo, hicimos una parada en un restaurante y la historia estaba en todos los diarios. Me di cuenta de que esto iba a ser algo que iba a cambiar los deportes de mujeres, pero no sabía cómo, y que iba dedicar gran parte de mi vida a cambiar el sistema».

Kathrine Switzer maraton de boston con 70 años en 2017
En 2017, con 70 años, Kathrine Switzer volvió a correr la Maratón de Boston.

En 2017, Kathrine Switzer regresó a Boston para correr la Maratón. Consiguió un tiempo de sólo 20 minutos más pese a haber pasado medio siglo de la carrera que la convirtió en la primera mujer en correr una Maratón. “¿Sabes qué? Ese fue el día más feliz de mi vida”, reconocía Kathrine Switzer a los 70 años. “Fue la carrera más fácil de todas: paré trece veces, hice ocho entrevistas, abracé a niñas pequeñas en el camino y miles de personas me gritaban ¡vamos Kathrine! o ¡igualdad para las mujeres!«.

8M – Día Internacional de las Mujeres

Llegamos a este 8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres, tras dos años en los que las reivindicaciones de igualdad han tomado los campos deportivos y las calles. Echando la vista atrás vemos que, aunque aún queda mucho trabajo por hacer, el camino recorrido es muy importante.

Este inicio de 2020 nos deja acontecimientos para la esperanza para la igualdad en el deporte. Si bien este es uno de los terrenos donde la desigualdad de las mujeres es más difícil de combatir, cada vez hay más pequeñas luces de esperanza. Por ejemplo, este pasado mes conocimos la firma del primer Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, un enorme paso para aquellas mujeres que quieren hacer de este deporte su vida profesional.

Para conmemorar este 8M hemos diseñado una imagen muy especial con algunas de las mujeres vinculadas al deporte de élite que colaboran con el Equipo WATS durante los últimos años. Son grandes referentes que marcan ejemplo en el deporte y que nos inspiran cada día:

  • Patricia Ramírez es Psicóloga del Deporte, conferenciante y escritora.
  • Ana Rossell es exfutbolista profesional y presidenta del CD Tacón de Primera División.
  • Amaia Ramírez es Psicóloga del Deporte y asesora técnica en materia de deporte e igualdad de la Diputación Foral de Gipuzkoa.
  • Rocío Ybarra es exjugadora profesional de Hockey Hierba, capitana de la Selección Española y olímpica en Atenas 2004, Pekín 2008 y Río de Janeiro 2016.
  • Rosanna Simón es deportista profesional en Taekwondo, Campeona del Mundo en 2009 y olímpica en Pekín 2008.
  • Marta Lliteras es exjugadora profesional de Rugby y entrenadora, Campeona de Europa en 2010, y única mujer que entrena a un equipo de rugby masculino en la Liga Nacional.

Artículos sobre mujeres, igualdad y deporte para el 8M

Qué mejor momento que este 8 de Marzo para leer sobre lo que hemos impulsado en relación a las mujeres, la igualdad y el deporte en los pasados 12 meses. Para ello, te dejamos una selección de artículos de nuestro Blog en los que recogemos historias de estas protagonistas o de nuestro trabajo hacia la igualdad en el deporte.

Los éxitos de la igualdad en el deporte. ¿Estamos en el buen camino?

Se acerca el 25 de noviembre, Día Internacional para la eliminación de la Violencia de contra las Mujeres, y queremos reflexionar sobre la desigualdad en el deporte. La discriminación de las mujeres en la práctica deportiva es una forma de violencia en sí misma, que se suma a otras que ocurren en el deporte. Precisamente este es uno de los últimos sectores de la sociedad donde aún hoy pervive cierto machismo en todas sus formas encubiertas de violencia, siendo la más evidente la falta de igualdad en el deporte.

Hace un año, por estas mismas fechas, escribimos un artículo enfocado en la mujer deportista, donde comentábamos el objetivo fijado por la ONU: llegar en 2030 a alcanzar la igualdad de género en el deporte. Si en su momento no lo leíste, puedes echarle un ojo aquí: «Ni hombre ni mujer, ¡Deportista!».

¿Estamos en el buen camino hacia la igualdad en el deporte?

Así que ante un objetivo tan ambicioso como deseable nos surge la pregunta. ¿Realmente estamos en el buen camino?

Según el Consejo Superior de Deportes (CSD) el estado español se sitúa entre los tres países más avanzados en el respeto por la igualdad de género en el deporte. Estos datos se recogen en estudio sobre esta materia elaborado dentro del proyecto europeo “ALL IN – Towards gender balance in sport” promovido por el Consejo de Europa y la Comisión Europea.

No obstante, buceando un poco en este estudio, descubrimos que tiene cierto “truco”. No han participado en éste todos los países del mundo, sino sólo una muestra de 18 países compuesta por Albania, Austria, Azerbaiyán, Bélgica, Bulgaria, Croacia, República Checa, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Georgia, Israel, Lituania, Países Bajos, Montenegro, Portugal y Serbia. Es decir, no es oro todo lo que reluce ya que la muestra es muy reducida y contiene algunos de los países más desarrollados del mundo.

All-In Towards gender equality balance in sport
All-In Towards gender equality balance in sport.
Consejo Europeo – Unión Europea.

El proyecto “ALL IN – Towards gender balance in sport” (Todos/as dentro – hacia la igualdad de género en el deporte) tiene como objetivo la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito del deporte. Este avance implica también la lucha contra la violencia y la discriminación por razones de género, que se ubican dentro de los 6 tipos de violencia a erradicar del deporte que trabajamos en el Equipo WATS.

«ALL IN – Towards gender balance in sport»

Conforme se avanza en el desglose de datos, los resultados del estudio no son tan bonitos. Además, algunos se entienden mejor si los comparamos con noticias recientes como por ejemplo la reciente convocatoria de huelga realizada por las jugadoras profesionales de fútbol en España por falta de un convenio colectivo que proteja sus derechos a nivel laboral. Según este estudio solamente el 59% de las federaciones deportivas españolas cuentan con un plan para prevenir y combatir la desigualdad de género. De las que lo tienen, sólo el 41% de ellas han desarrollado actuaciones concretas en este área.

En el lado positivo de los datos, el 74% de las federaciones confiesa haber tomado medidas para reducir la distancia entre el número de entrenadores masculinos y femeninos en sus selecciones. Además, el 82 % ha implementado medidas para aumentar el porcentaje de mujeres que practican deporte de forma habitual. En el lado negativo de la balanza, apenas existe un 25% de mujeres que ocupan puestos en los órganos de dirección del conjunto de las federaciones.

Estudio Women and Sport de Repucom
Principales datos del estudio «Women and Sport» de Repucom.
Nielsen, 2016.

En definitiva, estamos en el buen camino pero nos queda muchísimo trabajo por hacer en el terreno de la igualdad en el deporte. El 19 de abril de 1967, Katherine Switzer cambió la historia al burlar la prohibición que impedía a las mujeres competir en un Maratón. Cuando fue descubierta algunos hombres intentaron expulsarla de la carrera a empujones, pero ella perseveró y logró terminarla, convirtiéndose en todo un ejemplo para millones de mujeres y niñas. Desde entonces el interés y la participación femenina en el deporte no han parado de aumentar y según el informe “Women and Sport” de Repucom (Nielsen, 2016), actualmente casi el 50% de la población femenina se encuentra interesada en el deporte.

Rompiendo el mito: a las mujeres sí les interesa el deporte ¡y mucho!

Sin duda, el dato más interesante que nos ofrece este estudio es el hecho de que cada vez hay más niñas practicando deporte. Este dato es muy positivo ya que implica que haya posteriormente más mujeres adultas que mantengan este estilo de vida saludable y lo puedan transmitir a las generaciones futuras. Según recoge este informe “aquellas mujeres que participan en actividades deportivas en el colegio tienen un 76% de probabilidades de seguir interesadas en el deporte el resto de su vida”. Es decir, aquellas niñas que practican deporte en el colegio tendrán 3 veces más de probabilidades de continuar interesadas por el deporte a lo largo de su vida.

Recapitulemos. Tenemos buenos datos a nivel del estado, aunque si entramos a fondo en ellos aún hay muy pocas mujeres en puestos directivos en el deporte y casi el 40% de las federaciones no tiene planes de igualdad. A nivel de interés en el deporte, la mitad de la población femenina está muy interesada en el mismo. Es decir, los mimbres son muy buenos para tejer una verdadera igualdad en el deporte.

Equipo WATS Team - estrellas del deporte femenino - leonas rugby
«Leonas» de la Selección Española de Rugby.

¿A cuántas mujeres deportistas de élite conoces?

Ahora vamos con un ejercicio práctico. ¿A cuántas de estas mujeres deportistas de primerísimo nivel conoces? ¿A cuántas has visto competir?

  • Carolina Marín (Badminton)
  • Lydia Valentín (Halterofilia)
  • Joana Pastrana (Boxeo)
  • Sandra Sánchez (Kárate)
  • Ana Carrasco (Motociclismo)
  • Sara Hurtado (Patinaje)
  • Teresa Portela (Piragüismo)

Los récords de asistencia a partidos de fútbol y baloncesto femenino que se han dado durante este pasado año son una buena señal en el camino de la igualdad, pero queda mucho por hacer. Cuando estemos dispuestos/as a consumir como espectadores/as deporte femenino igual que hacemos con el masculino, cuando los medios presten la atención debida a todas estas campeonas, cuando tengamos referentes claros del deporte femenino para nuestras niñas, entonces será cuando estemos llegando a objetivos importantes.

Nuestra responsabilidad como personas adultas para fomentar la igualdad en el deporte

Para concluir, queremos darte cuatro claves relacionadas con nuestra responsabilidad como personas adultas para fomentar el deporte femenino y contribuir a impulsar la igualdad en el deporte:

  1. Anima a tus hijas/sobrinas/alumnas a practicar cualquier deporte. No diferencias entre “deportes de chicos y deportes de chicas”. Aunque sea la única niña en su deporte o en su equipo, ¡es una valiente, una pionera!
  2. Consume deporte femenino: ve a ver al equipo de futbol o baloncesto de tu localidad, a la competición de atletismo o de tenis. Si tienes niños/as en casa llévales a ver algún partido de deporte base. Es muy positivo para que vean grupos de iguales que practican deporte.
  3. No insultes o ridiculices aludiendo al género. “Pegas al balón como una niña”, “corres como una niña”, “tienes menos fuerza que las niñas”. Erradicar los falsos estereotipos es trabajo de todos y todas. Y créenos, a muchísimos hombres deportistas ya les gustaría pegar al balón como Vero Boquete, correr como Marta Domínguez o tener la fuerza de Lydia Valentín.
  4. Si eres madre, entrenadora, profesora o hermana mayor: practica algún deporte y háblales de ello. Contar con un ejemplo cercano y al que aprecian practicando deporte es el mejor empuje para que las más pequeñas lo practiquen también

Recordemos que para construir este camino de igualdad en el deporte necesitamos colaborar entre todas y todos. Más que nunca es importante trabajar en equipo para que objetivos como este se puedan lograr. ¿Te sumas?