Entradas

¿Cómo explicar el Coronavirus a los niños? Pautas para las salidas y paseos con los más pequeños/as

¿Cómo están viviendo los/as menores el confinamiento? Para muchos de ellos/as el estar las 24 horas en casa está siendo un duro trago que se ha visto aliviado después de más de cuarenta largos días. Por fin los niños y niñas menores de 14 años pueden salir a la calle en compañía de un adulto, desde el pasado domingo 26 de abril, eso sí, con algunas normas que debemos cumplir. Así que ahora que salimos de casa con regularidad, ¿cómo explicar el Coronavirus a los niños?

¿Cómo se están adaptando a este nuevo cambio en el momento tan peculiar que estamos viviendo? Para la mayoría se trata de una noticia deseada y esperada, lo que ha provocado una gran alegría. Pero para otros/as el poder salir a la calle ha supuesto un nivel de angustia importante por el miedo al COVID-19. No debemos olvidar que esta situación ha podido tener un impacto psicológico importante en los niños y niñas.

Una buena idea es intentar responder a sus preguntas con sencillez y claridad, explicándoles qué es el Coronavirus, por qué estamos recluidos en nuestras casas y trasladándoles un mensaje de optimismo de cara a todos los pequeños cambios que estamos viviendo y los que quedan por venir. Intentemos abordar con sinceridad y tranquilidad las posibles preocupaciones de nuestros/as hijos/as, especialmente en los casos en que puedan tener temores de volver de nuevo a la calle.

Consejos para explicar el Coronavirus a los niños y niñas

Para ello te dejamos diez pautas y consejos a trabajar con los más pequeños. Recuerda que también es una buena idea trabajar los hábitos saludables para crear una rutina como analizábamos en un artículo anterior.

  1. Habla con ellos sobre sus miedos y preocupaciones. Muchos niños y niñas temen contagiarse o que lo hagan su seres queridos.
  2. Normaliza el miedo. Es un sentimiento más, que todos tenemos, incluso los adultos.
  3. Da valor a sus emociones. No debemos quitar importancia a lo que están sintiendo en ese momento.
  4. Dí siempre la verdad. No debemos, ni engañarlos, ni alarmarlos. Tranquilizarlos no debe estar reñido con decir «no lo sé».
  5. Traslada la información usando un lenguaje sencillo y acorde a su edad, utiliza palabras que pueda entender.
  6. Transmite seguridad. Su padre y madre no harían nada que le pusiera en peligro.
  7. Respeta sus ritmos. No les obligues a salir a la calle si no quieren. En casos como este, habla con él/ella sobre sus temores.
  8. Acuerda pequeñas salidas para que vayan normalizando estar en la calle y puedan ver que hay otros niños/as que también salen.
  9. No prometas nunca nada que no puedas cumplir.
  10. No les mientas ni les ocultes la verdad. ¿Cómo explicar el Coronavirus a los niños diciendo la verdad? Una cosa es adaptar el lenguaje a sus características y a su edad, o intentar tranquilizarles, y otra es ocultar una verdad que pueden acabar descubriendo por otro medio.

Pautas para abordar las salidas en familia

De cara a las salidas en familia, explica de antemano la ruta que haréis para reforzar el sentimiento de seguridad y control si tiene miedo a salir. Si no lo tiene, deja que sea el niño/a quien elija dónde quiere ir para fomentar su autonomía y se sienta depositario de tu confianza. ¿Cómo abordar esas salidas?

Equipo WATS Team - cómo explicar e coronavirus a los niños
  1. Refuerza positivamente su esfuerzo al llegar a casa.
  2. Sigue con tu hijo/a todas las recomendaciones de higiene y protección ante el COVID-19, asegúrate de que las comprende y entiende su importancia.
  3. Explícale que puede llevar un balón, un patinete o un juguete de su elección a la calle, pero que no podrá entrar en zonas de columpios o de juegos.
  4. Asegúrate de que es consciente de que al regresar a casa habrá que lavar los juguetes y después nos lavaremos las manos.
  5. Enséñale cómo guardar la distancia social, que pueda ver con sus propios ojos cuánto son dos metros. Una buena idea es aprender a medir esta distancia en sus propios pasos.
  6. Dile cómo tiene que actuar si se encuentra con algún/a amigo/a durante el paseo y entrénalo en casa antes de salir. Asegúrate que comprende que no podemos acercarnos a otras personas por mucha relación que tengamos con ellas, pero que es algo temporal.

Por último, no debemos olvidar que los niños/as aprenden por imitación, así que es importante que sus personas adultas de referencia sigamos todas estas pautas. Por tanto, ¡predica con el ejemplo!

Lanzamos el primer Taller online para Familias – Deporte y Valores (Escuela de Familias)

En el mes que llevamos recluidos/as en nuestras casas no hemos dejado de trabajar. Aunque hemos suspendido toda la actividad presencial, nos hemos reinventado para poder continuar desarrollando nuestras formaciones de forma online.

Así que estamos muy contentos/as de presentar nuestro primer Taller online para Familias. Hasta la fecha hemos formado a más de 500 familias de forma presencial y a 100 de forma online, a través de los diferentes programas formativos de nuestra Escuela de Familias que desarrollamos junto a Ayuntamientos, clubes y otras instituciones.

Equipo WATS Team - Escuela de Familias - taller online
Taller online para Familias en Deporte con Valores

Pero hemos pensado que ha llegado el momento de poder abrir esta formación a toda la sociedad, y por ello ahora puedes apuntarte a este taller sobre Deporte con Valores y prevención de la violencia. A través de dos sesiones de dos horas de duración cada una trabajaremos en diferentes temas que te permitirán capacitarte para detectar y prevenir el acoso, la violencia o el bullying, así como contribuir a una formación en valores y como persona para tu hijo/a en su práctica de Deporte Base o Escolar.

Para poder formarte con este taller sólo necesitas una conexión a internet, y puedes participar desde un ordenador, tablet o smartphone. El taller tiene un coste de 30€ y se puede realizar la inscripción directamente desde aquí.

SESIÓN 1 – martes 12 de Mayo 18:00 a 20:00 horas

  • Situación actual de la violencia en el deporte
  • Rol de la familia en el deporte, modelos de aprendizaje y mediación
  • Deporte con valores, ejemplaridad y diálogo

SESIÓN 2 – jueves 21 de Mayo 18:00 a 20:00 horas

  • Tipos de violencia en el deporte
  • Prevención del abuso sexual y bullying
  • Indicadores y protocolo básico de actuación
  • Pautas para un uso seguro de las Redes Sociales

Opiniones y testimonios sobre el Taller para Familias

Trabajamos con diferentes instituciones, ayuntamientos y clubes a nivel de todo el estado. Más de 600 familias con hijos/as que practican 20 disciplinas deportivas diferentes han apostado por nosotros/as cursando esta formación.

El 95% de las familias consideran que después de recibir la formación están más capacitadas para identificar un caso de violencia en su hijo/a y en caso de detectarlo sabrían cómo actuar.

Para el 98% de las familias la formación les ha hecho reflexionar sobre los valores que están trasmitiendo a sus hijo/as y en la importancia de construir espacios seguros para la Práctica de deporte Base y/o Escolar.

El 99% de las familias que han cursado esta formación afirman que la recomendarían «con total seguridad» a un amigo/a o familiar.

#YoMeQuedoEnCasa con hábitos positivos para toda la familia

Estamos finalizando la cuarta semana de confinamiento y hasta hoy llevamos escuchando la frase #YoMeQuedoEnCasa desde las instituciones, en los medios de comunicación y a nuestros familiares y amigos en todas nuestras redes sociales. También en nuestro último artículo sobre cómo afrontar la falta de rutina.

Cinco palabras que expresan una necesidad vital para mantener nuestro equilibrio como sociedad y un compromiso desde la responsabilidad que todos y todas debemos asumir. Es una pequeña frase que a cada uno de nosotros nos ha tocado vivir de una manera particular. Habrá un #YoMeQuedoEnCasa sólo, otro que puede ser acompañado de la pareja, compañeros de piso o amigas/os, y otro grupo, que será del que nos ocuparemos hoy, llamado que afronta el confinamiento en familia y con el que queremos proponeros algunas recomendaciones e ideas para que estos días sean más fáciles de sobrellevar.

Sí, #YoMeQuedoEnCasa pero con hábitos positivos

Desde el Equipo WATS, te planteamos crear nuevos hábitos que te ayuden a reducir los niveles de inseguridad, generando mayor sensación de control. Si hasta hace unas semanas teníamos que ir al trabajo, al colegio, a las clases extraescolares, a la compra, al gimnasio o quedar con los amigos, estar rutinas se han paralizado. Ahora toca redefinirlas, tanto las nuestras como las de toda nuestra familia. Para ello, te proponemos crear un horario familiar, que recoja las tareas a realizar por cada miembro de la casa. Puedes utilizar una cartulina o una pizarra y colocarla en un ligar visible de la casa.  Para darle forma a este horario, utilizaremos actividades temáticas que podrían estructurarse de esta forma:

Por la mañana: actividades laborales y educativas

Para no alterar las rutinas de los más pequeños/as, la primera parte de la mañana será dedicada a la actividad académica. Mientras que ellos y ellas están en su tiempo de estudio, vosotros tendréis tiempo para centraros en el teletrabajar u organizar el trabajo que tendrás una vez termine el confinamiento.

A media mañana: actividades responsables

Este es un buen momento para fomentar la colaboración en las tareas del hogar, responsabilizándose cada uno de recoger y limpiar su cuarto, mantener ordenados los espacios comunes y ayudando a preparar la comida. Haremos que nuestro hogar sea un lugar más habitable, ya que es el único espacio útil que tenemos ahora mismo y es necesario mantenerlo en las mejores condiciones.

A primera hora de la tarde: actividad física

Para luchar contra el sedentarismo y activar nuestro cuerpo y mente, programaremos una rutina de entrenamiento familiar. Con la ayuda de videotutoriales que podemos encontrar en internet, como clases de yoga, pilates, mantenimiento o tonificación estaremos trabajando nuestro parte física y mental. Con ello entrenaremos nuestra fuerza de voluntad, mejorando nuestros niveles de autoconfianza al vernos capaces de lograr objetivos y a aumentar nuestra motivación al cumplir una tarea exigente y sentir avances cada día.

A media tarde: actividades lúdicas y creativas

Cada miembro de la familia elige una actividad lúdica. Por ejemplo, Nahia practica natación, echa de menos ir a piscina y entrenar con sus compañeros de club. Ella será la encargada de hacer el día temático, le contará a la familia cosas relacionadas con la natación y planeará una actividad, un concurso de preguntas sobre la natación, ver un documental en YouTube o buscar información sobre récords olímpicos en internet y así conocer más sobre su deporte favorito.

Por la noche: actividades de tiempo libre y cultura

Para la última parte del día te proponemos tres planes alternativos. El primero es aprovechar la oferta cultural que hay estos días en la red, como conciertos, obras de teatro o actuaciones en directo, todos ellos sin coste. El segundo es conectar con otros familiares o amigos para mantener el contacto por videollamada o teléfono, compartir nuestro día con ellos y conocer cómo se encuentran. El último plan será puramente familiar, desde algo de lectura, escribir un relato o escuchar música para relajarnos solos o en compañía. ¿Alguien se anima también a bailar?

Si quieres hacer de la frase #YoMeQuedoEnCasa una experiencia productiva y constructiva para toda la familia, en el Equipo WATS lo tenemos claro: recicla tus rutinas, saca tu lado creativo, aprende a planificar y vive momentos en familia que os hagan conoceros mejor y disfrutar juntos/as. Y recuerda: todo irá bien.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Deia y ha sido publicado en su edición en papel el jueves 9 de abril de 2020. Puedes leerlo también en su web en este enlace.

La presión social en el Deporte Base ¿cómo trabajar con ella?

A menudo escuchamos a padres y madres hablar sobre lo importante que es para sus hijos pasárselo bien haciendo deporte. Cuando profundizamos un poco más y les hacemos la pregunta a sus hijos/as, muchas veces lo que relatan es que es raro encontrar al que la presión del entorno no le impida disfrutar de él al máximo. Así que está claro que la presión social en el Deporte Base influye más de lo que muchas veces nos imaginamos.

A veces se nos olvida que sólo son niños/as. Nos ocurre en muchos momentos y situaciones diferentes. Perdemos el foco y no somos conscientes de que el principal objetivo debería ser pasárselo bien. En ocasiones se nos olvida que tienen que equivocarse y que nosotros/as, como parte vital de su entorno, también podemos (¡y debemos!) hacerlo. Quizás no somos conscientes de que los errores que cometen se repiten una y mil veces y que nuestro grado de implicación tiene que ser el justo y adecuado para que él o ella pueda progresar. A veces no lo desconocemos: se nos olvida.

A veces se nos olvida que sólo son niños/as

Posiblemente el factor externo nunca desaparecerá. Siempre encontraremos a alguien que no esté lo suficientemente concienciado y considere oportunas otro tipo de conductas. Por lo tanto, nuestra principal labor al respecto como padre/madre, educador/a o entrenador/a debe consistir en intentar anular las consecuencias de los factores que escapan a nuestro control o, al menos, limitarlas. A pesar de que a veces no sea fácil identificar qué es lo que necesita el peque.

Como en todo, los extremos no son buenos, tanto para madres y padres como para entrenadores/as. En este sentido, no dejes de echar un ojo a un anterior artículo hablábamos sobre la importancia del entrenador y el tándem que debe formar junto al árbitro.

La importancia que adquiera el deporte en la vida del deportista tiene que definirla él o ella misma. No podemos añadirle influencia ni restársela. A menudo se habla sobre el error que cometemos cuando nos involucramos excesivamente en el deporte de los críos, pero nos olvidamos de que, en otros casos, ese involucramiento es inexistente. Y las consecuentes diferencias  entre una y otra cosa no terminan siendo muy diferentes. Es por ello, precisamente, que la presión social en el Deporte Base se ha convertido en un factor con una importante influencia en el propio deportista en edades tempranas.

Equipo WATS Team - niños jugando a tenis - deporte escolar base

Una pista: relativizar la presión del entorno llega, como otras muchas cosas, gracias al trabajo. Los resultados no aparecen de la noche a la mañana. La mayor parte de ese trabajo le corresponde al deportista pero somos nosotros los que tenemos que proporcionarle las herramientas. ¿Cuáles son? ¿Cómo podemos facilitárselas?

«Los niños y niñas son un reflejo de lo que sus padres y madres hacen y piensan»

Irati Garzón, psicóloga deportiva que actualmente colabora con el Danok Bat Club de Bilbao, subraya la importancia que tienen los padres y madres en cómo entienden los niños su realidad, en este caso, deportiva. Es decir, la manera en la que las familias interpretan, por ejemplo, el papel de su hija en el equipo va a condicionar cómo se sienta la pequeña en el mismo: «Los niños son un reflejo de lo que sus padres y madres hacen y piensan». Tenemos que tener cuidado con esto. Nuestras sensaciones e intervenciones, por pequeñas que sean, tienen grandes consecuencias.

Si queremos que los niños y niñas disfruten es imprescindible que jueguen. Jugando nos olvidamos de todos nuestros problemas, y la labor del entrenador en este aspecto es fundamental. Todos los niños tienen que jugar. Todos sin excepción. Si no lo hacen, es porque el entrenador ha perdido de vista nuestro objetivo principal. Jugar equivale a pasárselo bien y a olvidarnos de nuestros problemas, aunque sea momentáneamente.

Para Irati Garzón la figura del delegado es un factor determinante para aportar a las madres “un punto de vista externo y neutro» sobre la situación de su hijo. El trabajo de un delegado, sobre todo para casos en los que los padres están descontentos, puede completar la percepción sobre la situación de la hija y así despejar el camino hacia el objetivo.

Equipo WATS Team - niños jugando a fútbol - deporte escolar base

Competición: el momento de la presión social en el Deporte Base

La competición es parte de esa presión social en el Deporte Base y, por tanto, otro de los factores que impide a algunos niños salir a disfrutar. Partimos de la base de que cada niño/a es un mundo y es posible que para otro cualquiera este factor, a priori adverso, suponga un incentivo. ¿De qué manera se puede solucionar este problema? Meditando la elección del equipo o club en lo que va jugar. La exigencia del club depende de los objetivos que se haya marcado. Los padres y madres tienen la posibilidad de apuntar a sus hijos en uno u otro equipo, teniendo en cuenta la predisposición de los mismos, cuya elección debería realizarse considerando también las características del chaval. Lo que nos lleva al siguiente punto: el compromiso.

Facilitamos mucho la consecución de nuestro objetivo si los niños se sienten involucrados en el deporte, y el deporte no se entiende sin compromiso. Tenemos que ser conscientes del grado de obligación que se nos exige, pero también del que podemos dar. El deporte es algo que los niños tienen que hacer porque les gusta. ¿Queremos lanzar el mensaje de que el compromiso no es importante? Recapacitemos. Si el compromiso no es importante a la hora de hacer algo que me motiva, ¿por qué iba a serlo para hacer otras cosas a las que me obligan?

Padres, madres, educadores/as, entrenadores/as, delegados/as… Todos formamos parte del entorno de los pequeños y todas nuestras acciones tienen consecuencias en ellos. Si queremos que los y las deportistas disfruten tenemos aceptar que nos equivocamos y trabajar en esos errores. Desde WATS Team consideramos que la educación de todos los agentes ayuda a la identificación y limitación de los mismos. No perdamos nuestro objetivo de vista y centrémonos en lo importante: que los y las más peques disfruten y aprendan.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y se hubiese publicado en condiciones normales en este medio que ha detenido su distribución debido a la crisis del COVID-19. Por ello enviamos un abrazo muy fuerte a todo el equipo que hace posible Cantera Deportiva con los deseos de volver a ver nuestros artículos impresos en su edición en papel muy pronto. ¡Mucho ánimo, compañeros/as!

COVID-19 ¿Cómo afrontar la falta de rutina por el confinamiento en casa?

Reconozcámoslo: los seres humanos no somos especialmente hábiles para adaptarnos a los cambios drásticos. La mayoría de las personas vivimos una situación nueva y excepcional, en la que hemos tenido que abandonar nuestras rutinas, nuestro trabajo, nuestra vida social… Así que ¿cómo afrontar la falta de rutina por el confinamiento en casa por el COVID-19?

La semana pasada, en otro artículo, te dábamos algunos consejos para mantener una buena convivencia familiar. Estar encerrados entre cuatro paredes toda la familia puede ser todo un reto y disparar las tensiones. Pero… ¿y si lo que falla es la falta de una rutina?

Los días pueden tornarse iguales y a menos que seas de los/as afortunados/as que pueden teletrabajar, nada ayuda a distinguir un domingo de un miércoles. Adaptarse a escenarios que han cambiado de la noche a la mañana es complicado, así que necesitamos afrontar la falta de rutina por el confinamiento de una forma positiva que nos ayude a tener un día a día mejor.

Afrontar la falta de rutina por el confinamiento en seis pasos

Desde muchos organismos se emiten diferentes consejos y pautas variadas para poder adaptarnos, de la mejor manera posible, a este nuevo escenario. Así pues, hemos hablado con nuestros compañeros/as del Colegio de Psicólogos de Bizkaia en busca de algunas claves en forma de consejos.

1. Organiza y planifica tu día a día

Tanto si teletrabajas como si no, intenta ordenar y planificar tu jornada. Pon una hora para despertarte, dúchate y arranca el día. Arreglarse y no pasar el día en pijama parece una tontería, pero es un muy buen primer paso.

2. Busca la información adecuada

Algunos medios de comunicación nos bombardean continuamente con noticias que únicamente versan sobre la pandemia. ¿De verdad no ocurre nada más en el mundo que ésto? La respuesta es que sí, así que buscar medios de comunicación alternativos y otro tipo de noticias para informarse es una buena forma de romper la monotonía informativa que no ayuda a establecer una rutina.

3. Contacta virtualmente

Tenemos la tecnología de nuestro lado y hacer una videollamada para ver a nuestros amigos/as y seres queridos es más fácil que nunca. Recuerda que mantener el contacto con ellos/as ya no es sólo positivo para tí, sino para esas personas que pueden estar pasándolo peor. Prueba a establecer una rutina en la que cada día contactas con un familiar o amigo/a, de tal forma que socialices y dediques tiempo a esas personas.

4. Come, respira, estira y duerme

Pueden parecer procesos completamente automáticos, pero cuando prestamos consciencia a estas acciones nos ayuda a disfrutar de pequeños detalles que antes dábamos por hechos. Prepara una rutina de comidas y cenas, prueba a darte algún capricho y a disfrutar poco a poco de tu plato favorito. Haz ejercicios de meditación y estiramientos, o incluso puedes buscar recursos online o clases virtuales gratuitas de Yoga, Mindfullnes o Meditación. ¡E intenta dormir bien! Esfuérzate por buscar una rutina para ir a la cama, cada día a una hora parecida, y no te quedes dormido en el sofá con la televisión de fondo. ¡Un buen día empieza por un buen descanso!

5. Cuida de los tuyos

Como decíamos la pasada semana, la convivencia familiar bajo un mismo techo puede ser todo un reto. Así que esfuérzate en cuidar de los tuyos, echar una mano con tareas de casa que no suelen ser cosa tuya habitualmente, ser un poco más cariñoso de lo habitual e interesarte por cómo están. Quizás ellos/as necesitan más que nunca alguien que les ayude a verbalizar las sensaciones que están sintiendo y poder desahogarse contigo.

6. Sé creativo/a

No poder salir de casa no tiene por qué estar reñido con la creatividad. Seguro que tiene un hobby o siempre has querido aprender algo. ¡Ha llegado el momento! A través de internet puedes asistir a miles de tutoriales y cursos online (muchos de ellos gratuitos) con los que aprender una nueva afición creativa con la que no dejar que se oxiden tus neuronas por la monotonía. ¡En marcha!

Equipo WATS Team - COVID-19 Cómo afrontar la falta de rutina por el confinamiento en casa con niños

Y si hay niños/as en casa ¿cómo afrontar la falta de rutina por el confinamiento con los más pequeños/as?

Para muchas personas esta será una oportunidad para poder estar más  tiempo con nuestros hijos/as en casa. Al igual que ocurre en la resolución de conflictos, de nosotros/as dependerá que esta experiencia se convierta en una experiencia positiva y de aprendizaje recíproco, siendo conscientes de que tanto para unos como para otros, no va a ser fácil gestionar esta nueva realidad.

Habrá otros niños y niñas que el hecho de estar en confinados en casa les suponga un entorno de seguridad y protección. En muchas familias el día a día hace que los padres y madres puedan pasar poco tiempo con los más pequeños/as, e incluso, en otros ámbitos como la escuela o el deporte base, hay jóvenes que sufren en silencio abuso o acoso por parte de sus iguales o de un adulto. En este caso es un momento ideal para saber más sobre lo que sienten, y si hay problemas en este aspecto, poder abordarlos.

Por eso, aprovechemos esta oportunidad que se nos presenta para dedicarles tiempo, hablar con ellos, compartir experiencias… En definitiva, crear espacios de calidad que, muchas veces, por nuestra rutina diaria no somos capaces de ofrecer a nuestros hijos/as. Para ello, te ofrecemos algunas pautas que pueden servirte de utilidad:

Organiza rituales familiares

Busquemos pequeños rituales que realizar en familia, desde algo tan aparentemente simple como comer en familia sin la televisión encendida. Intentemos pensar cómo generar otros espacios de convivencia familiar donde cada uno no esté aislado en su habitación con la videoconsola o el ordenador. A la hora de afrontar la falta de rutina con el confinamiento en casa es clave establecer horarios y momentos de encuentro de la familia, incluso aprovechando los que anteriormente no podíamos poner en práctica (como el desayuno).

Déjales elegir una actividad para hacer en familia

Una buena idea es que cada uno de tus hijos/as pueda elegir una actividad que realizar con su padre o su madre. Puede ser algo tan sencillo como jugar con sus juguetes favoritos, preparar una receta de repostería juntos o compartir una partida a un videojuego. Lo importante es que ellos puedan elegir, así que ¡imaginación al poder!

Estate alerta ante el uso de las redes sociales

¿Qué uso de las redes sociales están haciendo los más pequeños/as? Es importante que echemos un ojo a lo que está ocurriendo ya que un exceso de uso puede suponer el indicio de que hay algo que no va mal. ¿Están buscando respuestas a lo que ocurre en vez de hablarlo contigo? Recuerda que los niños/as no son tontos, sólo son pequeños/as. Explícales lo que ocurre, la situación a la que nos enfrentamos y por qué es importante que todos pongamos de nuestra parte. Respecto al uso responsable de las redes sociales, en este artículo de hace unas semanas abordamos algunos consejos para padres y madres que pueden venirte bien.

Interésate porque mantenga el contacto

Por último, interésate porque tu hijo/a mantenga el contacto con sus amigos/as, compañeros/as de clase, con su equipo de baloncesto o de natación o con los vecinos/as de su edad. Que no puedan salir a la calle no quiere decir que pasen a vivir en una burbuja de plástico al margen de la sociedad. Así que quizás puedes echarle una mano para organizar una videollamada con su mejor amigo, o «compincharte» con los padres y madres de su equipo deportivo para hacer una quedada virtual. ¡La imaginación al poder para mantener el contacto!

Ten en cuenta que ofrecer espacios de calidad a nuestros hijos e hijas, es el primer paso para detectar situaciones no deseadas en otros ámbitos de su vida. Y, por supuesto, el acceso a los profesionales de la salud psicológica sigue siendo importante.

Recuerda que las y los psicólogos están ahí para ayudarnos y en estos días siguen atendiendo por teléfono y videoconferencia. Si lo necesitas, no tengas reparo en recurrir a uno de ellos/as, tu salud te lo agradecerá.