Entradas

Elorrieta Kirol Elkartea desarrolla nuevas dinámicas de Club y de equipo basadas en la innovación, la formación humana y los valores

Los clubes e instituciones deportivas han tenido dificultades para mantener la actividad de los niños y niñas durante el confinamiento. Muchos de ellos han preferido no realizar ningún entrenamiento ni llevar a cabo ninguna iniciativa, pero también ha habido clubes que han hecho un esfuerzo por ofrecer una vía de escape tanto a los peques como a las familias. El mejor ejemplo de ello es Elorrieta Kirol Elkartea, Club del barrio Bilbaino de San Ignacio fundado en 1983 que ha sido capaz de llevar a cabo esta función manteniéndose fiel a sus valores.

Durante las dos primeras semanas de confinamiento no fue posible dar continuidad a los entrenamientos porque se desconocía la repercusión que, finalmente, iba a tener el virus. Hemos hablado con Alberto Angulo, Vicepresidente y responsable de Relaciones Externas del Club, además de aita, y nos ha contado que, en un principio, se fijaron dos objetivos. El primero y más importante consistía en atender las necesidades de los niños/as y ofrecerles una alternativa a sus rutinas diarias, y el segundo en involucrar también a los entrenadores/as.

Intentar adaptar el Club a las familias y no al revés

Desde la primera propuesta de entrenamientos, la Directiva del club ya tenía claro que su labor tenía que llevarse a cabo intentando adaptarse a las familias, y no que éstas se adaptaran a los entrenos. Elorrieta KE no mantiene el objetivo de que sus equipos compitan al más alto nivel, y de manera muy coherente, los directivos plantearon los entrenamientos como simples reuniones para que los integrantes de los equipos conservaran “el sentimiento de pertenencia a un grupo”. Este ha sido el principio sobre el que han girado todas las actividades del club en los meses de abril y mayo.

No obstante, esto no quiere decir que el Club no de importancia al rendimiento deportivo. La cantera del Elorrieta KE da importancia al rendimiento bien entendido, basado en valores y de la mano de la formación humana y el aprendizaje. Este modelo funciona, ya que esta misma temporada el Athletic Club ha captado a una jugadora para sus equipos, y en los dos años anteriores también captaron a un jugador cada año. “Estos hechos demuestran y refuerzan nuestra idea de que se puede competir y demostrar tus capacidades con valores. Y, por supuesto, que desde este modelo de club también se pueden llegar a estas metas deportivas” comenta con orgullo Alberto. En este sentido cabe destacar que todos los entrenadores/as del club han participado en el programa de Formación para Entrenadores WATS Coach Academy, y las familias en diferentes sesiones formativas de la Escuela de Familias WATS.

A la derecha, el barrio bilbaino de San Ignacio, donde surge en 1983 Elorrieta Kirol Elkartea.

Los entrenadores/as han tenido total libertad a la hora de plantear ejercicios, y gracias a ello han aparecido nuevas formas de entretenimiento. Algunos han optado por plantear tareas orientadas al mantenimiento de la forma física, coordinación o incluso pequeños ejercicios con balón de por medio, pero también ha habido quienes han hecho dinámicas de contar chistes, de inventar juegos a los que se pudiera jugar en las condiciones que ofrece una reunión telemática, o simplemente, de charlar un rato con los que siguen siendo tus compañeros de equipo. Todo ello sumado a la iniciativa de incluir la figura de una psicóloga en estas sesiones, ha hecho de los entrenamientos del Elorrieta KE una experiencia muy positiva para todos sus participantes.

Resultados muy positivos a través de videollamadas

Además de conseguir unos resultados tan positivos como estos, también se ha mantenido la función que tiene un entrenamiento en condiciones normales. Independientemente de que tengamos césped, tatami o pabellón, el momento de hacer deporte sirve para olvidarse de un mal día concentrándose en el juego, para evadirse de otras preocupaciones y, en este caso, para salir de una rutina aburrida y monótona. Las dinámicas de grupo que han llevado a cabo desde el Elorrieta han servido para que la relación entre niños/as y deporte se viera lo menos deteriorada posible. “Decimos niños y niñas porque somos un club inclusivo. Es otra de las ventajas de las edades que trabajamos, Deporte Escolar. Actualmente en el club tenemos ocho jugadoras y no hay ningún tipo de problema ni de discriminación por ello”, añade Alberto.

Elorrieta KE es un magnífico ejemplo de que cada club tiene que ofrecer unas soluciones u otras en función de sus características. Alberto tiene claro que “no somos un club con ánimo de lucro, no tenemos que pagar el sueldo de un equipo regional y nuestras cuentas siempre cuadran porque trabajamos con niños/as. Por ejemplo, nosotros organizábamos un torneo que nos generaba una cantidad de ingresos importante. El año pasado pasó a ser benéfico y recaudamos cerca de 3.200 euros que después donamos a ‘La Cuadri del Hospi’. Este año íbamos a organizarlo también y el dinero iba a ser para ‘Aspanovas’, Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Bizkaia”. Los valores que representa el club se ven perfectamente reflejados en este tipo de dinámicas.

Elorrieta KE no se ha olvidado de los chavales/as ni de sus familias durante los meses del confinameinto.

Todo ello sin olvidarse de las familias. Se han propuesto una enorme cantidad de retos diferentes que cada una de ellas tenía la opción de llevar a cabo, y que la gran mayoría ha cumplido. Los diferentes retos han estado enfocados al Día de la Madre, el día de los colores del club, o incluso han consistido en concursos de cocina. La repercusión de estas actividades ha fortalecido la identidad del club entre sus familias, que han sido una parte fundamental de todo el desarrollo de las actividades y, por supuesto, del propio club. También tienen la intención de echar una mano a los bares y comercios colaboradores. Además de ayudar de puertas hacia dentro, Elorrieta KE también quiere hacer todo lo que esté en su mano para colaborar con el comercio local del barrio, que se ha visto gravemente perjudicado debido a la crisis del coronavirus.

Un Club implicado con su barrio y con las personas que lo forman

Y en cierta medida lo han conseguido. La gente del barrio de San Ignacio de Bilbao tiene claro cuáles son los valores que representa el club, y algunas familias se han puesto en contacto con sus directivos para que se les haga un sitio a sus hijos. El “nuevo modelo” de club que está desarrollando el Elorrieta ha tenido muy buena aceptación entre las familias de la zona, y en ese sentido se ha convertido en un espejo en el que otros clubes deberían mirarse.

La conciencia medioambiental es otro de los valores que se trabaja en el club, y de hecho de cara a esta temporada y la siguiente vienen trabajando en la forma en que concienciar a los más pequeños/as en los valores relacionados con la conservación de la naturaleza y la importancia del medio ambiente. “Por ello y desde este año se iba a plantar un retoño de árbol autóctono en una zona cedida por el Ayuntamiento de Bilbao. La idea es tener un compromiso medioambiental y mitigar nuestra huella de carbono tomando un compromiso para los próximos cinco años. Nos hemos obligado a retrasarlo por las actuales circunstancias, pero el año que viene lo retomaremos. De alguna manera queremos compensar el gasto energético que desarrollamos durante la temporada plantándose un retoño por cada niño/a que tenemos en el club, lo que serían 180 árboles aproximadamente cada año”.

Entrenamiento por Videollamada del Elorrieta KE.

Alberto tiene claro que “lo más importante para sacar adelante este tipo de iniciativas son las ganas, el interés y la voluntad”, y también añade alguna recomendación para los clubes deportivos que estén dispuestos a seguir su camino o, al menos, a trazar uno parecido. Es también de vital importancia tener una persona que se encargue de gestionar toda el área, pero desde luego, si no se cuenta con el apoyo y colaboración de entrenadores, delegados y familias, será prácticamente imposible tener una repercusión tan positiva como esta.

“Ha sido complicado proponer un nuevo cierre de temporada para nuestras familias, pero intuimos que dar inicio a la próxima temporada puede suponer un reto incluso mayor. Todavía no hay nada claro sobre las condiciones en las que volverá el fútbol escolar, pero intentaremos ofrecer todo lo que esté a nuestra disposición para que los niños sigan disfrutando” concluye Alberto. ¡Estamos convencidos/as de que la trayectoria que ha emprendido Elorrieta KE como club basado en los valores les llevará hacia un futuro muy prometedor!