Entradas

SIP-S o cómo beber con mascarilla en la nueva normalidad, el proyecto empresarial deportivo de nuestro alumno de Postgrado Jon Salsamendi

Los participantes en la segunda edición del Postgrado en Innovación Deportiva que impartimos con Mondragon Unibertsitatea han puesto en marcha proyectos empresariales deportivos de lo más interesante. Hace unas semanas ya hablábamos de North Academy, la empresa de Sergio Sánchez, pero tenemos otras empresas y productos innovadores.

Jon Salsamendi, además de haber participado en la segunda edición del Postgrado, es entrenador de la trainera masculina de Orio Arraunketa Elkartea en la Liga Eusko Label (equipo senior). A raíz del confinamiento de los meses de marzo, abril y mayo de 2020, uno de sus remeros, Jon Carazo, le comenta algo que le lleva rondando la cabeza unos días. «Si para todas las actividades, incluido el deporte, ahora tenemos que utilizar mascarilla ¿Cómo vamos a hidratarnos?».

Alta tecnología contra el Coronavirus hecha en Orio (Gipuzkoa)

Partiendo de esa problemática ambos comenzaron a trabajar analizando los retos y oportunidades del proyecto, viendo posibilidades, materiales y posibles formas de hacerlo. En ese punto contactaron con Dhemen Design, empresa de diseño industrial en Orio comandada por los hermanos Esnal, y entre todos comenzaron a trabajar en prototipos de una mascarilla que proteja al deportista y a la vez permita la correcta hidratación.

Jon Salsamendi - Orio Arraunketa Elkartea
Nuestro amigo Jon Salsamendi (izquierda) – Orio Arraunketa Elkartea

Del trabajo colaborativo de todos ellos, y teniendo que salvar varios escollos importantes para desarrollar I+D+i de forma exprés, nació SIF SAFE (SIP-S), la mascarilla para deportistas que permite beber, con desarrollo, diseño y producción 100% hechos en Euskadi. Este hecho es además importante, ya que implica la generación de un impacto positivo en diferentes empresas y proveedores de la zona.

SIP-S se adapta a la práctica totalidad de mascarillas y además es compatible con multitud de botellas, recipientes, tapones y pajitas para beber. Además, la sostenibilidad y la amabilidad con el medio ambiente es un aspecto esencial del producto: es reutilizable, se puede insertar en cualquier mascarilla una vez esta se ha deteriorado, y está fabricado en materiales completamente reciclables.

SIP-S mascarilla y boquilla para poder beber - SIP SAFE
SIP-S mascarilla y boquilla para poder beber sin perder protección

«Uno de los motivos por los que hemos optado por proveedores lo más cercanos posible a nosotros, aparte de contribuir a impulsar la economía comarcal, es que esto contribuye a minimizar la polución ocasionada por el transporte de las mercancías además de reducir embalajes para envíos de los diferentes proveedores», insiste Jon Salsamendi.

Mascarillas para poder beber que disfrutan deportistas pero también personas de lo más normal

Las opiniones de los deportistas que han utilizado SIP-S son fantásticas, y todos ellos están encantados con un producto que aporta libertad para poder beber e hidratarse en la práctica deportiva sin mayores problemas. Además, tanto la boquilla como las mascarillas con boquilla pueden adquirirse directamente en la página web por lo que otros sectores de la sociedad fuera del deporte le han encontrado mucha utilidad. Es el caso de profesionales del transporte, profesores, personas que viajan por trabajo, personas mayores…

SIP-S mascarilla y boquilla para poder beber
La boquilla SIP-S ha calado entre deportistas pero también en otros sectores

Así que sólo podemos desear a Jon Salsamendi y a todo el equipo de SIP-S la mejor de las suertes en este proyecto, basado en los valores del deporte y puesto en marcha desde el corazón en un pueblo deportista, trabajador y orgulloso como es Orio. En nombre de WATS y de Mondragon Unibertsitatea, estamos muy orgullosos/as de haber podido acompañaros en este camino.

La próxima edición del Postgrado en Innovación Deportiva, que será ya la tercera, arrancará en Marzo de 2021 y las últimas plazas están disponibles a través de la página web.

Termina el 2020 y hacemos balance deportivo de un año en que ha cambiado todo. ¿Qué nos traerá el 2021?

El 2020 llega a su fin y, con el nuevo año a la vuelta de la esquina, queremos echar la vista atrás y hacer balance de doce meses marcados por un indiscutible e inesperado protagonista, la COVID-19. Sabemos que el Coronavirus sigue acaparando titulares y continúa siendo parte importante de nuestro día a día, limitando significativamente todas las áreas de nuestra vida. Desde el trabajo, los estudios, la familia, el deporte, la cultura o nuestro ocio se han visto afectados, teniendo que adaptarnos a los cambios para poder frenar el avance de la pandemia.

Pero, afortunadamente, la COVID-19 no ha sido el único acontecimiento de este 2020, en el que han ocurrido multitud de cosas reseñables, con muchos acontecimientos que han marcado al mundo del deporte, ya sea por su transcendencia a nivel internacional, como por ser un referente en valores y una inspiración para todos y todas.

ENERO – nos deja Kobe Bryant, referente mundial como persona y deportista

El 26 de enero de 2020 el mundo entero se hacía eco de la trágica muerte de Kobe Bryant y su hija, tras sufrir un accidente en el helicóptero en el que viajaban junto con otras siete personas más.

Uno de los jugadores de baloncesto más grandes de la historia y un referente como deportista para muchas personas a nivel mundial nos abandonaba tras una exitosa carrera de 20 años como legendario jugador de Los Angeles Lakers.

Sus triunfos en la cancha fueron arrolladores, siendo uno de los iconos mundiales del baloncesto y uno de los deportistas más populares del mundo. Pero junto a sus éxitos deportivos hay que valorar también la persona y los valores que defendía y le caracterizaban.

Kobe Bryant - Balance deportivo 2020
© Los Angeles Lakers

Bryant defendía la constancia y la dedicación como una máxima en su vida. Según decía, “si quieres alcanzar la cima, el trabajo se construye día a día”. El esfuerzo y su ambición le hizo alcanzar no solo la cima en el baloncesto, sino mantenerse en ella y ser capaz de marcar récords que aun hoy en día llevan su sello. 

El amor hacia la familia como pilar para un desarrollo afectivo y su apoyo era algo incondicional. Según él, “mis padres son mi columna vertebral, aún lo son, son el único equipo que te apoyaría no importa si haces cuarenta puntos en un partido o ninguno”.

Los jóvenes deportistas necesitan tener referentes, modelos de conducta que les sirvan de guía en su crecimiento personal y deportivo, pero sin perder su esencia, para no ser alguien que no eres. Cuando lo comparaban con Michael Jordan, Kobe Bryant defendía la misma idea, “no quiero ser el siguiente Jordan solo quiero ser Bryant”.

MARZO – llega el Estado de Alarma y la cancelación de toda la actividad deportiva

El viernes 13 de marzo el Gobierno decreta el Estado de Alarma en todo el Estado. Su primera consecuencia fue el confinamiento domiciliario y la paralización de la actividad económica con muchos sectores profesionales afectados: junto a la hostelería, el transporte o el ocio, la cultura y el deporte no fueron una excepción.

Todas las competiciones en curso fueron canceladas y se prohibió toda actividad deportiva en grupo y al aire libre, al no ser considerada en su momento como una actividad esencial.

Pedro Sánchez Estado de Alarma - Balance deportivo 2020

El 2020 era año olímpico y por cuarta vez en la historia se tomaba la decisión de posponer unos juegos olímpicos de verano. El sueño de muchos deportistas, que habían entrenado muy duro en los últimos años con la vista puesta en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, se veía truncado. El sacrificio realizado durante los cuatro años previos se quedaba sin recompensa.

Según el COI – Comité Olímpico Internacional, los efectos de la pandemia por la COVID-19 no solo provocarán consecuencias o repercusiones en Tokio 2020, sino que se verán durante los próximos 10 años, afectando a las dos siguientes citas olímpicas.

Ninguna competición o evento internacional se mantuvo activo. Deportes como La Liga, la Fórmula 1, la LMB, la NBA o eventos como Roland Garros, la Champions League o la Maratón de Boston se vieron afectados y tuvieron que suspenderse hasta nuevo aviso a causa de la pandemia.

ABRIL – confinamiento domiciliario y deporte online

Todo el país pasó a un estado de confinamiento domiciliario. La limitación de no poder realizar cualquier actividad física en el exterior provocó el aumento de clases y entrenamientos virtuales y, de este modo, el mundo online pasó a ser la mejor alternativa para practicar deporte en casa.

Muchas fueron las iniciativas que se pusieron en marcha para que el deporte siguiese formando parte de nuestras vidas. Colectivos como gimnasios o clubes deportivos se sumaron a dar clases de yoga, pilates o circuitos de entrenamiento vía online utilizando diversas plataformas donde los usuarios/as nos conectábamos y practicábamos desde casa.

Un estudio de una conocida marca finlandesa de relojes presentó que la actividad deportiva de desde casa aumentó durante el confinamiento un 22% en España, pero que la media de pasos diarios se redujo un 36% en la población.

Caucasian woman practicing yoga at home

Puede que el deporte no haya sido considerado por el Gobierno como una actividad no esencial durante la pandemia, pero se ha demostrado la importancia de realizar rutinas de entrenamiento y mantenerse activo para favorecer un estilo de vida saludable, mejorando las defensas y previniendo patologías, ayudando a controlar el peso y contribuyendo al bienestar psicológico y emocional.

Los datos de un estudio llevado a cabo por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) indicaron que un 13% de los encuestados/as que antes no hacía deporte, ha realizado ejercicio físico durante el confinamiento. Un 68% de los encuestados/as utiliza plataformas digitales como apoyo para la actividad física, sobre todo redes sociales, especialmente en el colectivo más joven (de 18 a 34 años) evidenciando la importancia del mundo online para mantener la actividad física.

MAYO – surge el movimiento #BlackLivesMatter con repercusión a nivel mundial

En el mes de mayo se producen los asesinatos de Ahmaud Arbery y George Floyd en similares circunstancias a manos de la policía en Estados Unidos. Este hecho desató una crisis racial con miles de manifestantes pidiendo justicia, responsabilidad policial y reformas de las prácticas policiales de inmovilización.

“No puedo respirar” fueron las últimas palabras que Floyd pronunció en numerosas ocasiones antes de morir y que se convirtieron en el lema de las protestas raciales por las recurrentes muertes de ciudadanos afroamericanos a manos de policías en Estados Unidos.

Las protestas y disturbios avivaron el movimiento #BlackLivesMatter, movimiento impulsado tras la absolución de George Zimmerman por la muerte del adolescente afroamericano Trayvon Martin, en 2013.

© Getty Images / A. Rentz

Este movimiento pacífico, originado en Estados Unidos, lucha contra la violencia hacia las personas negras por parte de agentes de policía, y también sobre la desigualdad racial estructural en el sistema de justicia de los Estados Unidos.

Grandes deportistas internacionales, como Lebron Janes, Lewis Hamilton o Colin Kaepernick se han manifestado a favor de este movimiento y han utilizado el deporte para expresar su apoyo, mostrando mensajes en su ropa o hincando la rodilla derecha como gesto de protesta y que se ha convertido en un signo universal para apoyar la lucha contra el racismo.

La repercusión del #BlackLivesMatter ha trascendido el ámbito geográfico de Estados Unidos, las protestas contra la brutalidad policial o las reivindicaciones del colectivo afroamericano, extendiéndose a todo el planeta, con personas de todas las razas reivindicando el fin de políticas de discriminación judicial, laboral o social para las minorías raciales.

JUNIO – nueva ley para el avance en los derechos y la protección de los/as menores frente a la violencia

El 10 de junio, el Gobierno del Estado aprobaba el Anteproyecto de Ley de Protección integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, popularmente conocido como la «Ley Rhodes» en homenaje al pianista británico, recientemente nacionalizado como español, por su lucha para dar a conocer el abuso infantil y erradicarlo.

Equipo WATS Team - anteproyecto de ley de Protección integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia

Esta nueva ley es una gran noticia a favor de los derechos de los más pequeños/as y un gran paso como sociedad, ya que esta ley permitirá, entre otras cosas, ampliar los plazos de prescripción de delitos contra ellas y ellos, o la instauración de protocolos en centros educativos y deportivos, así como cambios en los procedimientos judiciales que ayuden a proteger a un colectivo tan vulnerable.

También tendrá consecuencias positivas en el deporte, con más formación de las personas implicadas en la educación deportiva de nuestros/as más jóvenes y el surgimiento de nuevas figuras como el «delegado/a de protección a la infancia» en los clubes deportivos, algo sobre lo que realizamos un extenso análisis en un anterior artículo.

OCTUBRE – arranca la Primera División Femenina de fútbol, con tres meses de retraso frente a la masculina

El primer fin de semana de octubre daba inicio la competición de la Primera División Femenina de fútbol, con casi tres meses de retraso frente a su homóloga masculina que había arrancado en agosto.

Dentro del lento retorno al reinicio de las diferentes competiciones tras la desescalada y el verano, el deporte femenino ha sido el gran perdedor en el 2020. Como analizábamos en otro reciente artículo, el 2020 ha visto como la brecha de género en el deporte se ha ahondado un poco más. Mientras las competiciones principales de deporte masculino se han reactivado lo antes posible, las femeninas lo han hecho con bastante demora, pocos medios y medidas de seguridad, y en algunos casos ni siquiera han podido retomar su actividad.

Futbol Femenino Liga Iberdrola Primera División - Balance Deportivo 2020

El martes 18 de febrero de 2020 pasó a la historia del deporte: tras dieciséis meses de duras negociaciones, más de treinta reuniones y una huelga de por medio, el fútbol femenino español firmó su primer convenio colectivo. Pero la COVID-19 ha supuesto un duro revés para el deporte femenino, especialmente en las prácticas con menos relevancia que el fútbol o el baloncesto.

NOVIEMBRE – el deporte escolar se reactiva a medio gas sin que pueda haber competición

Una de las principales víctimas deportivas, junto a la igualdad entre mujeres y hombres, ha sido en este 2020 tan atípico el deporte escolar, que ha visto su reactivación de forma muy tardía tras ser cancelado en el mes de marzo.

El deporte federado para menores de edad sí ha podido recuperar sus competiciones, aunque sin poder asistir público a los partidos, pero el caso del deporte escolar ha sido diferente, al permitirse únicamente los entrenamientos (y ni siquiera en todos los casos) pero no la competición.

Equipo WATS Team - deporte escolar base infantil extraescolar

Las personas deportistas asumimos que la constancia y el compromiso, tanto con el trabajo como con el equipo, son fundamentales para una mejora personal y colectiva en los deportes que se practican en grupo. No podemos obviar que la competición bien gestionada es un elemento positivo dentro de la práctica deportiva. Por un lado, suele ser uno de los mayores elementos motivadores más importante para las y los jóvenes que realizan deporte. Además, refuerza la idea de que el esfuerzo es necesario para la consecución de metas y objetivos, y esto ayuda a querer superarnos.

Sin duda la carencia de practicar deporte escolar es un hecho que ha marcado a muchos menores, pero creemos que el hecho de que en los casos en que se realizan entrenamientos, aunque no haya competición, se puede enfocar el proceso como un aprendizaje y una oportunidad como relatábamos en el artículo en que analizábamos el estado del deporte escolar.

Hasta luego 2020. Hola deseos para el 2021

Con el inicio del nuevo año a las puertas y tras un año tan marcado por la situación sanitaria y económica, desde el equipo WATS queremos plantear una serie de deseos para el 2021 para poder remontar esta situación tan complicada y seguir avanzando por hacer un mundo donde los valores marquen el camino hacia un deporte libre de violencia.

Deseamos que el deporte sigua siendo un motor de cambio y desarrollo económico y social. Sigamos luchando por mantener un estilo de vida saludable donde la práctica deportiva sea segura y sana. Donde toda persona pueda disfrutar de espacios seguros donde compartir y disfrutar con otras personas de los beneficios que aporta el deporte.

Deseamos que más deportistas sean un referente de conducta y de valores. Queremos que el esfuerzo, la constancia, la disciplina y las ganas de superar barreras sigan siendo motores que referencia para que más niños y niñas quieran seguir practicando deporte y vean en los deportistas un ejemplo que les sirva para un desarrollo sano y equilibrado. Que despierten en todos ellos y ellas la ilusión de querer transformar sus vidas y fomentar los valores en sus comunidades, para así entre todos poder generar un cambio positivo en la sociedad.

Ojalá entre todas y todos consigamos que los avances logrados en los últimos años en materia de igualdad de mujeres y hombres en la sociedad y en el deporte se vean consolidados y aumentados, concienciándonos que la salida a esta crisis sólo puede pasar por una sociedad con mayor igualdad y donde las mujeres tengan mucho más protagonismo.

Deseamos que el 2021 sea un año de cambio y transformación, donde la responsabilidad de cada persona haga que la COVID-19 haya sido una lección de humildad y crecimiento personal. Deseamos que todos y todas podamos volver a disfrutar del calor nuestros seres queridos, sin limitaciones ni restricciones. Que podamos volver a compartir momentos juntos sin miedo al contagio.

Con una sonrisa enorme debajo de las mascarillas os deseamos de todo corazón un nuevo año 2021 lleno de retos por alcanzar, ¡y os damos las gracias por continuar a nuestro lado durante un año más!

¿Y el deporte femenino? El lento regreso del deporte por la crisis del COVID-19 acentúa la brecha de género

Desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, hace ya nueve meses, se ha hablado mucho sobre las graves consecuencias económicas que tendrá la emergencia sanitaria en el ámbito del deporte. La cancelación de grandes eventos deportivos a nivel internacional como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o la Eurocopa de 2020, que este año iba a disputarse en 12 sedes distintas (entre ellas Bilbao), traerá grandes pérdidas económicas, no sólo en el ámbito deportivo sino a nivel global.

Hablando solamente en términos económicos, no podemos obviar que, según los informes de la propia UEFA, la celebración de Eurocopa de Francia en 2016 supuso la facturación nada menos que de 1.916 millones de euros entre ingresos directos e indirectos como tractor de sectores como la logística, el transporte, la hostelería y el turismo, que se traducen también en una importante entrada de impuestos a las arcas públicas.

¿Cómo afecta la crisis al deporte femenino?

Los grandes clubs de fútbol anuncian pérdidas millonarias debido a la falta de espectadores/as en los estadios, la reducción de ingresos procedentes de la publicidad o las televisiones. Pero, si asomamos la cabeza fuera del omnipresente deporte rey, ¿cómo está afectando esta situación a aquellos deportes que no son mayoritarios? Y si vamos un poco más allá ¿cómo está afectando al deporte femenino?

Las diferencias económicas, sociales y la repercusión mediática entre el deporte masculino y el femenino eran evidentes antes del COVID–19. Siguiendo con el fútbol como ejemplo, en febrero de este año 2020 se produce un hecho histórico con la firma del primer “Convenio Colectivo para futbolistas que prestan sus servicios en clubes de la Primera División femenina de fútbol” en el que se establece un salario mínimo de 16.000 euros brutos anuales para las jugadoras. En caso del fútbol masculino, en 2016 se estableció un mínimo bruto anual de 155.000 euros para los jugadores de Primera División y 77.000 para los de Segunda (más los posteriores incrementos anuales del IPC en ambos casos).

La pandemia, lejos de reducir diferencias y apostar por una mayor igualdad entre el deporte masculino y femenino, ha castigado duramente al deporte femenino. Según se recoge de las conclusiones elaboradas por EU Athletes – Asociación Europea de Deportistas en octubre del 2020, el deporte femenino ha sido el más afectado por la crisis derivada de la emergencia sanitaria. Algunos de los factores que han provocado esta situación son la falta de reservas financieras en clubes mucho más modestos, mayor dependencia de los ingresos derivados de la venta de entradas (que han sido eliminados directamente por la falta de público) o la necesidad de tener otros empleos debido a la precariedad de sus contratos deportivos, lo que supone una mayor exposición al COVID, dificultando así el cumplimiento de las restricciones marcadas por la práctica deportiva. Sobre la brecha de género ahondada por la crisis del Coronavirus ya hablábamos hace unos meses en este otro artículo, y desafortunadamente continuamos en la misma situación.

Muchas preguntas sin respuesta

Por otro lado, según recogen estas mismas conclusiones la diferencia de los protocolos existentes para la prevención del COVID entre las diferentes categorías es notorio, y más aún entre el deporte femenino y el masculino. Mientras que en la Primera División de fútbol masculino los controles y previsiones sanitarias son de primer nivel, en el deporte femenino en muchos casos brillan por su ausencia o no son tan rigurosos, hechos por los que muchas jugadoras han protestado en repetidas ocasiones.

No podemos obviar que esto se trata solo de la punta de un iceberg en el que la parte económica es, seguramente, la parte más visible. Pero existen otros elementos discriminatorios hacia el deporte femenino, quizás no tan visibles pero que a los que es necesario prestar atención, como su menor presencia en los medios de comunicación entre otros. Después de un 2019 que ha sido histórico en los avances para el deporte femenino y para la igualdad, el 2020 ha supuesto un muy importante retroceso.

Nos surgen muchas preguntas para las que no tenemos respuesta. ¿Por qué como sociedad no hemos sido capaces de continuar avanzando en la igualdad en este contexto de crisis sanitaria? ¿Por qué la vuelta del fútbol masculino de Primera División ha estado garantizada desde el primer momento y el deporte no-mayoritario y femenino sigue estancado? ¿Por qué las mujeres deportistas arrastran una carga extra respecto a sus homólogos masculinos en esta situación? Seamos conscientes de la importancia del deporte femenino para la visibilidad, el avance en igualdad y la generación de referentes para los/as más jóvenes.

Arranca un Deporte Escolar sin competición ¿decepción, pérdida u oportunidad?

Iniciamos una nueva temporada llena de incertidumbres a consecuencia del COVID – 19. La evolución de la pandemia va a marcar el devenir de la práctica deportiva, también a nivel escolar y base, por lo que nos encontraremos con nuevos escenarios a los que tendremos que adaptarnos.

Esta situación es vista con decepción por algunos jóvenes deportistas y familias, ya que la competición en el deporte escolar, por el momento, no dará comienzo y no se permite público en los partidos de deporte federado. Ante esta nueva realidad de la “nueva normalidad” en lo deportivo sólo tenemos dos opciones: vivirla con resignación, lo que nos puede llevar a una cierta desmotivación, o verla como una oportunidad para adquirir nuevos aprendizajes, trabajar nuevos valores y contribuir a protegernos a nosotros/as y a los demás en esta situación de emergencia sanitaria.

La competición, elemento positivo en el deporte

No podemos obviar que la competición bien gestionada es un elemento positivo dentro de la práctica deportiva. Por un lado, suele ser uno de los mayores elementos motivadores más importante para las y los jóvenes que realizan deporte. Además, refuerza la idea de que el esfuerzo es necesario para la consecución de metas y objetivos, y esto ayuda a querer superarnos. Las personas deportistas asumimos que la constancia y el compromiso, tanto con el trabajo como con el equipo, son fundamentales para una mejora personal y colectiva en los deportes que se practican en grupo.

Es cierto que, como hemos comentado anteriormente, en estos momentos el deporte escolar no puede comenzar la competición hasta nuevo aviso, pero esta situación tiene que servir como un reto y elemento motivador tanto para las y los deportistas, como para sus familias y las personas encargadas de su formación deportiva (entrenadores/as, monitores/as y docentes).

Debemos tener en cuenta que esta medida afecta los niños y niñas de menor edad que comienzan a iniciarse en un deporte, por lo que se trata de una buena oportunidad para trabajar elementos ajenos a la competición.

El objetivo del deporte escolar: disfrutar practicándolo

Tengamos presente que el objetivo principal del deporte escolar y base debe ser que disfrutemos con la práctica deportiva que hemos elegido. La diversión debe ser el eje central sobre el que se vertebren todas las actividades del entrenamiento, así que la falta de competición no debe suponer en ningún caso una falta de compromiso y/o esfuerzo de superación. Esto supone un reto importante, especialmente para los formadores/as, que debemos innovar y buscar actividades y ejercicios lo suficientemente motivadores para enganchar nuestros/as deportistas.

La falta de público, incluso en los entrenamientos, puede ser también una buena oportunidad para trabajar otros elementos vinculados ajenos a la práctica deportiva. El papel de la familia en el desarrollo de los hijos/as es fundamental en todos los ámbitos del menor, incluso en el deportivo, aunque, por desgracia, ciertos padres y madres mantienen actitudes en el ámbito deportivo que no favorecen un adecuado desarrollo de la actividad (corrigen, lanzan órdenes, contradicen las indicaciones del entrenador/a…).

La nueva situación debe servirnos para situarnos con nuestros hijos/as desde una posición diferente. Para ello, mantener una comunicación fluida es fundamental, ya que nos permitirá conocer aquellas actividades con las que más han disfrutado, los logros que han ido consiguiendo o las dificultades que se han ido encontrando. Y de esta manera, además de acompañarles en este proceso, podremos detectar dificultades con el objetivo de ayudarles a superarlas, convirtiéndonos como familia en elemento motivador positivo en este contexto de pandemia. ¡Ánimo y adelante!

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.450 – 20 de octubre de 2020. Puedes leer el artículo también en este enlace.

Estadios vacíos, gradas sin público, deporte sin afición y… ¿afición sin deporte en tiempos del COVID-19?

¿Te imaginas a un chef profesional cocinando para un restaurante vacío o, quizás, a una bailarina bailando sin música en el escenario? ¿Resultaría raro, verdad? Pues hemos vivido algo muy parecido con el fútbol durante las últimas semanas, que fue el primero de los pocos deportes que se reanudaron, sin público.

El hecho de jugar sin público, aunque haya supuesto un episodio algo triste, también nos permite sacar sacar aspectos positivos y nos recuerda que sin él, el deporte pierde toda la emoción. Una emoción que es la artífice de que el fútbol se haya convertido en el deporte rey. Tanto es así que los beneficios económicos que genera han sido el principal motivo de que se reanude.

Gradas vacías con público virtual, un resultado un tanto raro

Sin embargo, las instituciones deportivas como LaLiga y los clubes que la forman, junto con cadenas televisivas, han hecho todo lo posible por reducir el distanciamiento entre deportista y aficionado. Suficiente o no, hemos visto cómo las gradas de los estadios se han llenado con fotos de los aficionados, con grandes pancartas o, incluso, con público virtual. El resultado es, cuanto menos, algo raro y sentimos que sigue faltando algo.

Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, mencionaba antes del reinicio de la competición que “si la gente no puede venir al estadio, no tiene sentido jugar”. Aunque el contexto económico haya obligado a su vuelta, a Guardiola no le falta razón en el aspecto puramente deportivo. Las últimas jornadas de las dos máximas categorías profesionales son un claro ejemplo de ello.

Con muchas cosas por decidir, ya no sólo el título de campeón, sino también descensos, ascensos y clasificaciones europeas, la primera y segunda división han acabado por tener un final insípido, a pesar de ser de los más emocionantes de los últimos años.

El Real Madrid ha ganado el título de liga y los jugadores, como ya nos tienen acostumbrados, han transmitido su felicidad a través de redes sociales. Realmente, el mérito deportivo es el mismo que si lo hubieran ganado jugando todos los partidos con los estadios abarrotados pero, ¿hemos visto a los aficionados merengues celebrarlo de la misma manera? La triste realidad es que no.

El Real Club Deportivo de la Coruña ha vivido una situación más complicada. Ha sido al equipo al que, a fin de cuentas, más le ha perjudicado la situación. Con la permanencia en juego, la última jornada de la segunda división se jugaba en horario unificado, todos los partidos a la vez. El Depor certificaba su descenso a Segunda División B después de que su partido contra el Fuenlabrada fuera aplazado, y los resultados de sus rivales directos les dejara matemáticamente fuera de toda posibilidad.

¿Cómo afecta la ausencia de público en el Deporte Base?

En una situación como esta, en la que la presión ya es bastante alta, la presencia de la afición siempre supone un factor añadido que puede decantar la balanza hacia un lado u otro. Es cierto que las últimas jornadas venían jugándose sin público, pero aún así, en este tipo de circunstancias es donde más se echa en falta a la hinchada, que tiene una consecuencia directa en el desarrollo del partido, en cómo los jugadores gestionan esa presión. Por lo tanto, Pep Guardiola tenía razón, no sólo por la obligación que tiene el deporte con los aficionados, sino porque nunca podremos conocer los resultados que se hubieran obtenido en las circunstancias normales.

Aunque a menor escala, la presencia de público también es un factor importante en el deporte base por varias razones. Por una parte, el niño/niña que sale a jugar, trasladándolo a cualquier tipo de deporte, nota la emoción que pueden transmitirle desde la grada su madre y su padre, la afición de su equipo o la del equipo contrario. Cada uno lo sentirá de una manera, ya sea con nerviosismo, incertidumbre o confianza, al igual que sucede con los deportistas de élite. Por lo tanto, es importante que traslademos a los más pequeños la idea de que el deporte, dependiendo de cómo lo viva cada uno y con qué objetivos, es sinónimo de emoción.

Jugar en la plaza de debajo de casa con tus amigos/as, que a su vez hacen de público, o competir el sábado por la mañana delante de tu familia. La afición al deporte, por tanto, no sólo está presente en los estadios, pabellones, etc., a los que acuden más de 10.000 personas. La afición al deporte también está presente en grupos de 15 padres y madres, en la familia que ve jugar al equipo del barrio desde el balcón de casa, o en el abuelo que, sentado en el banco, se entretiene viendo jugar a su nieto.

Por lo tanto, ¿cómo se siente el/la aficionad@ al que tanto hemos echado en falta en tiempos de COVID-19? Como en otras muchas cosas, las emociones se caracterizan por ser incontrolables. En circunstancias como esta, solemos pensar en cómo puede afectar el vacío de la grada al rendimiento del deportista, pero se nos suele olvidar la otra parte. Seguro que ha habido más de un hincha que ha echado de menos acudir al estadio cada partido, que ha acabado por preferir no ver el partido por televisión, o que ha sentido la impotencia de no poder animar a su equipo cuando más lo necesitaba. El deporte no es nada sin afición, pero tampoco habría afición sin deporte. Las dos cosas son complementos que, una vez superemos el COVID-19, esperemos nunca vuelvan a ir por separado.