Entradas

Entrenador y Árbitro como un único equipo. Una relación basada en el respeto.

Entrenador y árbitro. Ábitra y entrenadora. ¿Cuántas veces habremos señalado a la figura arbitral como la principal responsable de nuestras derrotas? ¿Cuántas lo habremos hecho para celebrar nuestras victorias?

La labor de liderazgo de un entrenador/a tiene que realizarse siempre desde el respeto, tanto hacia dentro como hacia fuera del equipo. Sin embargo, no es algo que aparezca de la noche a la mañana. Un entrenador/a de primer nivel no podrá infundir respeto en sus jugadores/as si éstos no saben lo que significa, si no saben ponerlo en práctica porque nadie se lo ha enseñado antes.

La labor del árbitro/a en el deporte no profesional

Sin embargo, no podemos mirarnos en el espejo del deporte profesional. En estos partidos la responsabilidad del árbitro/a es mucho mayor. Hay muchísimos más intereses de por medio; los errores que cometen tienen mayores consecuencias, la tensión es mucho más grande y la manera en la que los entrenadores/as se dirigen a los árbitros/as está más condicionada, aunque en ningún caso se pretendan justificar las faltas de respeto. Pero la razón principal y más determinante es el resultado.

Si queremos formar a nuestros/as más peques en torno al respeto hacia el árbitro/a tenemos que ser conscientes del valor que realmente tienen las vivencias del equipo. El entrenador/a, como líder de un grupo de niños/as, tiene la obligación de mantener los pies en el suelo. No se está dirigiendo un equipo profesional, tampoco se está disputando un partido en el que haya nada importante en juego. Ni siquiera el resultado debería condicionar la manera en la que lo vivimos. Tal vez en este sentido no tengamos mucho que aprender del deporte profesional, pero quizá ellos sí tengan algo que aprender de nosotros.

Las faltas de respeto al árbitro/a, sobre todo en fútbol, es uno de los factores que propicia la aparición de la violencia en el deporte. La imagen de la relación entrenador-árbitro tiene que cambiar y servir como ejemplo. Una relación basada en el respeto supondría beneficios para todas las partes implicadas: entrenadores/as, jugadores/as, árbitros/as e, incluso, la afición. Los árbitros/as son conscientes de que se equivocan y a veces nos olvidamos de que ellos y ellas también son personas.

A veces nos olvidamos de que las árbitras/os también son personas

Por lo tanto, ¿cuál es la principal labor del entrenador/a con respecto al árbitro/a? Ya hemos dejado claro que protestar deliberadamente no es una actitud ejemplar ni favorable. Solo nos queda el principal objetivo que desde WATS Team intentamos no perder de vista: la formación. El entrenador/a tiene que hacer entender a los chavales/as que un árbitro/a tiene todo el derecho a cometer errores, y que dentro del campo se le considere como a un deportista más. El árbitro/a no es el enemigo, es un elemento más del juego, y tenemos que considerarlo como tal. Tenemos que intentar desnormalizar los insultos, gritos y protestas. Sólo traen consecuencias negativas.

La labor principal del árbitro/a del deporte escolar tampoco debería diferenciarse mucho de la del entrenador/a, en el apartado más educativo. A pesar de que la gran mayoría de estos árbitros son chavales y chavalas que están aprendiendo y, por tanto, cometiendo errores, deben complementar su labor educativa con la del entrenador. Explicar las reglas, repetir acciones que pudieran incumplir el reglamento por desconocimiento, comunicarse siempre desde el respeto… Son labores que también pueden ayudar a cambiar la percepción que las niñas y niños puedan tener hacia el árbitro/a y su figura. Las emociones que se atraviesan a lo largo del partido pueden impedir ver a un árbitro/a de deporte escolar como alguien que pueda cometer errores. A menudo se recurre a pensamientos como “lo fácil que es arbitrar a niños/as”, “no entiendo como no puede pitar fuera juego” o tendencias muy parecidas. No podemos exigir al árbitro/a un nivel que todavía no ha alcanzado al igual que no podemos pedir a los niños/as que no cometan errores técnicos.

¿Y qué piensan de todo esto los propios árbitros/as?

En definitiva, la labor formativa de entrenadores/as y árbitros/as puede ser mucho más efectiva si éstos colaboran entre sí. El respeto entre las dos partes favorecerá la deportividad y por tanto, podría reducirse la aparición de actos violentos de este tipo. Si fuera del campo todos coincidimos en que el respeto tiene que ser mutuo, no podemos permitir que las emociones o el resultado condicionen nuestra manera de actuar. Así que hemos preguntado cómo se viven estas situaciones a Asier Pánfilo, árbitro vizcaíno que actualmente arbitra en la Tercera División de Fútbol y hace de línea en algunos partidos de 2ª División B. «Los errores de arbitraje, sobre todo en las categorías inferiores, son algo natural que puede pasar». «Por supuesto -reconoce Asier- es algo que intentamos evitar estando lo más atentos y concentrados posible».

Asier Panfilo Elechiguerra, arbotro comite vizcaino Bizkaia
Asier Panfilo Elechiguerra, (a la izquierda) es árbitro del Comité Vizcaíno.
Partido CD Ebro – Villarreal CF, Fotografía: Comité de Árbitros de Bizkaia.

En cualquier deporte se tiende mucho a intentar que el árbitro/a tenga presente los errores que ha cometido. Para Asier es importante no reparar más de la cuenta en esos fallos para no acabar compensando al otro equipo, por lo que muchas veces esas protestas, gritos e insultos acaban teniendo un efecto no deseado. Ellos también notan la presión. No pueden evadirse en medio de un partido y hacer oídos sordos a todos los comentarios que escuchan. Inevitablemente esos comentarios van a condicionar sus decisiones.

¿Y sus aciertos? ¿Quién se para a valorar la innumerable cantidad de aciertos que tienen los árbitros frente a un único error, por muy condicionante que sea? Iker Casillas resume en una frase lo que se pretende abordar aquí, desde un área perfectamente trasladable como lo es la posición de portero: “Ser buena persona es como ser portero. No importa las veces que salves un partido, hay gente que sólo recordará las veces que no pudiste lograrlo”. Demos a los árbitros un poco de lo que ellos intentan darnos a nosotros: justicia y respeto.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.457 – 4 de marzo de 2020. Puedes leer el artículo también en este enlace.

“Mi hijo/a es árbitro y aguanta lo que no está escrito”. La violencia contra los árbitros, un problema deportivo que se vive muy de cerca en las familias.

La violencia contra los árbitros no entiende de edad ni de género. “¡Como te pille fuera te violo!”. Esta fue una de las amenazas machistas que un aficionado le gritó a una joven árbitra de futbol de 16 años hace menos de un mes, durante un partido de futbol de primera regional en Fuerteventura.

“¡Este árbitro es un maricón, maricón declarado!”. Esta otra frase la profirió el presidente de un equipo de fútbol de juveniles en Bizkaia el pasado fin de semana en el vestuario, poco antes de que un grupo de personas le rayasen el coche al colegiado motivados por su orientación sexual.

Dos casos de violencia contra los árbitros en las últimas semanas

Estamos ante dos casos claros de violencia psicológica en un entorno deportivo. Un tipo de violencia que se da cada fin de semana en las gradas de muchos campos de fútbol, indistintamente de la categoría y cuyo objetivo siempre es amenazar, insultar o degradar a un jugador/a, equipo, entrenador/a o árbitro/a por haber realizado una acción con la que el aficionado/a no está de acuerdo. Situaciones como esta siguen siendo el pan nuestro de cada fin de semana; se han convertido en tan habituales que sólo un pequeño porcentaje de ellas salen a la luz y son castigadas.

La violencia contra los árbitros, un problema en el deporte base

El trío arbitral suele ser el que más violencia psicológica recibe, dado que su condición de neutralidad les hace tener como “enemigos” a los aficionados/as de ambos equipos. Además, en gran parte de los partidos de categorías inferiores sólo hay un único árbitro, lo que les hace especialmente vulnerables en el vestuario o en el momento de abandonar las instalaciones deportivas.

Si tu hijo/a, hermano/a o amigo/a es árbitro/a seguro que conocerás de primera mano que están expuestos a un grado de violencia psicológica muy alto, y todo ello por esmerarse en realizar su labor lo mejor que pueden. Tanto los equipos que se enfrentan en competición como los aficionados que asisten suelen proferir gritos e insultos de todo tipo en mayor o menor medida al trio arbitral por su toma de decisiones, la cual puede ser más o menos acertada. Pero lo que nunca debe ocurrir es que la violencia verbal sea la respuesta ante su toma de decisiones.

Se entiende por violencia psicológica aquellas acciones destinadas a lesionar la integridad emocional de las personas. Sus manifestaciones pueden adoptar diferentes formas pero todas ellas tienen el mismo objetivo. Cuando este tipo de violencia se combina con prejuicios como el machismo por el hecho de ser una mujer árbitro o con la LGTBI-fobia cuando el árbitro tiene una orientación sexual diferente a la heterosexual.

La violencia psicológica toma diferentes formas

¿Conoces cuales son las manifestaciones más comunes de la violencia contra los árbitros cuando esta es de tipo psicológico? Muchas veces tendemos a pensar que la violencia únicamente son las agresiones físicas o los insultos, pero cuando es de tipo psicológico puede tomar diferentes formas.

  • El abuso verbal, que implica rebajar, insultar, ridiculizar, humillar, utilizar juegos mentales e ironías para confundirles.
  • La intimidación, que consiste en asustar con miradas, gritos o gestos faciales o físicos.
  • Las amenazas, que son frases intimidatorias que dejan entrever una posible violencia física.
  • El aislamiento o exclusión, que implica un control abusivo de la vida del otro, mediante vigilancia de sus actos y movimientos, escucha de sus conversaciones o impedimento de cultivar amistades.
  • El desprecio, que supone tratar al otro como inferior o tomar las decisiones importantes sin consultarle.
  • El acoso grupal o colectivo, que conlleva violencia cometida por un grupo hacia una persona concreta (en este caso, el árbitro/a).

Consejos para apoyar a personas allegadas que sean árbitros/as

¿Qué puedes hacer su tienes a un árbitro o árbitra en tu familia, en tu grupo de amigos/as o en tu círculo laboral y sabes que está pasando por una situación de este tipo? Te proponemos una serie de recomendaciones para hacer frente a este problema y actuar de la mejor manera posible.

  • Actúa de forma inmediata ante el primer indicio de violencia psicológica. Recuerda que esta adopta diferentes formas, por lo que no se limita únicamente a los insultos y agresiones físicas.
  • Si tienes la más mínima sospecha, anima a la persona a interponer una denuncia. Muchos casos no se denuncian y por ello las estadísticas no reflejan la importancia de este problema.
  • A la hora de hablar con tu hijo/a o amigo/a busca un espacio que permita la privacidad, donde se garantice la confidencialidad  y  suponga un espacio seguro para que se pueda expresar con confianza y tranquilidad.
  • Nunca emitas opiniones personales, juicios de valor o cuestiones la situación de violencia. Tampoco confrontes a tu hijo/a  con el  agresor o la agresora; recuerda que la violencia y el odio sólo traen más odio y más violencia.
  • No cuestiones el relato de tu hijo/a o de tu amigo/a. Hazle ver que ha hecho lo correcto en contar lo que le ocurre y que es muy valiente al contar lo que sucede y dar ese primer paso.
  • No culpabilices, niegues o minimices la violencia. Es importante que tengas en mente que no son «cosas de chavales», es un problema serio de toda la sociedad.
  • Recuerda: no prometas lo que no puede cumplir. Mantén la calma y la cabeza fría, apóyale en el proceso de búsqueda de soluciones y de denuncia.
  • Por último, pero no menos importante, recuerda que esta persona necesita de todo tu cariño y que está viviendo un proceso en el que la violencia psicológica puede hacer que sienta que es responsable de ella. Hazle sentir querido/a, apreciado/a y valorado/a.

El Teléfono contra la Violencia en el Deporte, un recurso para los árbitros

Desde el Equipo WATS luchamos por erradicar todo tipo de violencia en los entornos deportivos, incluyendo la violencia contra los árbitros y árbitras. Por este motivo, puedes escribirnos un mensaje de Whatsapp al 688 655 099, Teléfono contra la Violencia en el Deporte donde atendemos cualquier consulta relacionada con casos de violencia en ámbitos deportivos.

Además, trabajamos mano a mano con instituciones públicas, federaciones deportivas, clubes y organizaciones como la Asociación Española de Árbitros/as para concienciar, formar y enseñar cómo actuar a miembros del colectivo arbitral.

¡Todas y todos juntos podemos hacer que las gradas, banquillos, vestuarios y campos sean lugares libres de violencia psicológica hacia los deportistas y árbitros/as!

La Asociación Española de Árbitros y WATS Team suscribimos un convenio de colaboración

WATS Team y la Asociación Española de Árbitros hemos suscrito un convenio de colaboración para aunar esfuerzos en la formación en valores y en la prevención de la violencia en el deporte. De esta forma, ambas entidades nos comprometemos a trabajar de la mano en diferentes acciones de tipo formativo con colectivos de deportistas y árbitros/as, así como de tipo comunicativo para hacer visibles las anteriores. Este acuerdo viene a reforzar las diferentes acciones anteriormente desarrolladas desde WATS Team junto al estamento arbitral, entre las que destacan la presencia de los árbitros de Primera División masculina de fútbol Ricardo de Burgos o Xavier Estrada como colaboradores.

Asociación Española de Árbitros

La Asociación Española de Árbitros, creada en enero de 2018, está formada por árbitros/as, jueces y juezas deportivos que entienden que tras más de un siglo de arbitraje es necesaria una asociación que vele por los derechos de este colectivo. Esta organización, sin ánimo de lucro, está integrada por árbitras y árbitros de todas las disciplinas deportivas, desde el fútbol o el baloncesto hasta el judo, pasando por el tenis, el golf o el ciclismo.

Sus líneas de actuación se sitúan en la profesionalización y reconocimiento de los derechos laborales del colectivo arbitral, su protección jurídica y psicológica, la política de discriminación cero, la formación en valores del deporte, la promoción de la autonomía y la unión de todos los miembros del colectivo.

WATS Team es la organización de referencia en la promoción de valores del deporte y la cultura de la no-violencia. Fundada como startup en 2016 en Bilbao, trabajamos por convertirnos en el equipo más grande del mundo para erradicar la violencia en el deporte. Algunas de las caras visibles del Equipo WATS son Vicente del Bosque, Julen Guerrero, Xabi Prieto, Patricia Ramírez y Jero García, aunque contamos con más de 25 personas de diferentes ámbitos del deporte y la gestión.

La formación, aspecto fundamental del acuerdo

La formación es uno de los principales ejes de actuación para WATS Team, que imparte formación en valores para entrenadores/as, deportistas, árbitros/as y familias a través de WATS Coach Academy y WATS Bootcamp. También desarrolla un Postgrado en Innovación Deportiva, de carácter pionero, junto con la Universidad de Mondragon, focalizado en profesionales del deporte.

Este acuerdo de colaboración entre WATS Team y la Asociación Española de Ábitros nos permitirá continuar avanzando en la concienciación de la importancia de la formación en valores en el deporte, así como en la prevención de la violencia deportiva. La igualdad de género en el deporte, la no discriminación por orientación sexual o el rechazo al racismo y la xenofobia son algunas de las líneas básicas de actuación derivadas del convenio suscrito entre ambas organizaciones.