Rompiendo el tabú de la homosexualidad en el deporte: la historia de Thomas Hitzlsperger

Equipo WATS Team - rompiendo el tabu de la homosexualidad en el deporte Thomas Hitzlsperger

La homosexualidad (y ya ni qué decir la transexualidad) es el gran tabú del deporte de élite, especialmente en el caso del Fútbol. Desde esos energúmenos/as que llaman «maricón» al árbitro a la primera de cambio hasta las personas que extienden ese falso bulo de que «no hay jugadores de fútbol gays» y, sin embargo, «todas las futbolistas son lesbianas», la discriminación por razones de orientación sexual está a la orden en el mundo del deporte.

¿Por qué se da la LGTBI-fobia en panorama deportivo y especialmente en el fútbol? Porque la competición mueve grandes masas de personas, saca los sentimientos a flor de piel y proporciona a aquellas personas que no tienen respeto por los demás un lugar donde vociferar desde el anonimato. La inexistencia de multas por cometer delitos de odio hasta hace muy poco tiempo ha implicado que no ocurría nada a quien insultaba por razones de identidad sexual en un estadio deportivo.

Pero dentro del mundo del deporte profesional, y especialmente del fútbol de élite, cada vez surgen más voces y movimientos para hacer normal en el terreno de juego lo que ya es normal en cualquier otro ámbito de la vida. Una de esas voces, y quizás la más conocida, es la de Thomas Hitzlsperger, que consiguió que se hablase sobre la realidad de la homosexualidad en el fútbol de primera división en portada de toda la prensa deportiva en toda Europa y en el mundo.

Hitzlsperger ha sido jugador profesional en equipos europeos de la talla del Aston Villa FC, el VfB Sttutgart, el Lazio, el West Ham United o el Everton FC en el que se retiró en 2013. Un año más tarde, en 2014, se convertía en el primer jugador de fútbol de Alemania y en uno de los pocos en todo el mundo en declararse homosexual.

Con 52 internacionalidades con la Mannschaft (Selección de Alemania), este centrocampista se convirtió hace seis años en el primer futbolista profesional alemán en hacer pública su homosexualidad. “Siempre se decía que nunca aparecerían casos en deportes de lucha ni colectivos, pero de repente salió del armario el boxeador Orlando Cruz, luego el jugador de rugby Gareth Thomas y en 2013 el futbolista estadounidense Robbie Rogers. Empecé a verle aspectos positivos a anunciar mi verdadera condición sexual”. Y así lo hizo, pensando «¿qué ocurriría en mi caso si lo cuento, con una carrera en la Bundesliga, la Premier, la Serie A y la selección alemana?»

«Saltó la noticia y me pasé todo el día respondiendo una infinidad de mensajes. Supuso una tremenda alegría recibir tantas muestras de respeto. Pero en esos momentos también pensé que, estando en activo, habría sido todo más difícil: ¿Quién podría entrenar y jugar dignamente en mitad de semejante lío? Algunos comentaristas deportivos dijeron que el paso que dí no dejará huella porque ya sólo soy un exjugador. Imagino que la verdadera liberación llegará el día en que nadie se plantee si un futbolista es homosexual o no». Así narraba Hitzlsperger su salida del armario en 2014 a través de una entrevista en un periódico alemán. Desde entonces es activista por los derechos LGTBI en diferentes foros «hablo de que soy gay porque quiero impulsar las conversaciones sobre la homosexualidad en el deporte profesional».

El precedente de Thomas Hitzlsperger ha abierto la puerta a que otros deportistas de múltiples ámbitos den el paso y se decidan a hablar de su homosexualidad y a avanzar hacia un deporte libre de discriminación y LGTBI-fobia, pero aún queda mucho camino por recorrer. En un artículo anterior recogíamos las historias de algunos deportistas LGTBI referentes en la lucha por la igualdad y la visibilidad enfrentándose a las dificultades internas, a los tabúes y a las personas que intentan silenciar la diversidad de identidad sexual en el deporte. Desafortunadamente, en el fútbol de élite, y especialmente en el masculino, prácticamente nadie ha seguido los pasos de Hitzlsperger.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *