Breve (y poco igualitaria) historia del Balón de Oro femenino

A lo largo de la semana pasada las portadas de la prensa, los telediarios en muchas televisiones y todas las redes sociales se han hecho eco del nombre de la deportista del momento: Alexia Putellas. La capitana del FC Barcelona ha pasado a ser conocida universalmente y su nombre ha estado en boca de mucha gente que hasta hace una semana quizás no sabía nombrar a una futbolista de primera división. Son, precisamente, los efectos colaterales positivos de ganar el Balón de Oro.

Nos atreveríamos a decir que, incluso, es posible que la entrega del premio en su categoría masculina a Lionel Messi ha quedado un tanto eclipsada por el brillo de su homóloga femenina. Y no es moco de pavo, porque con este suma su sexto Balón de Oro. Así que, quizás ya iba siendo hora de que, por un momento, el fútbol femenino ocupase los titulares que merece, con informativos, entrevistas y reportajes sobre la carrera deportiva de Alexia.

A la búsqueda de nuevos referentes deportivos femeninos

El Balón de Oro femenino supone un enorme altavoz para las mujeres futbolistas, y contribuye a algo que hemos reivindicado en multitud de ocasiones desde estas páginas: ayudar a crear referentes femeninos en el deporte. Esto es algo fundamental, ya que las nuevas generaciones necesitan conocer figuras públicas de mujeres deportistas a las que admirar y seguir sus logros. Esto ayudará a millones de niñas a crecer sabiendo que pueden soñar con ser deportistas de élite en el deporte que más les guste, y aspirar a llegar tan alto como sus ídolos. Y, por supuesto, ayudará a otros tantos niños a aprender que las mujeres y los hombres, tanto en el deporte como en la vida, tenemos algunas diferencias fisiológicas, pero somos iguales en capacidades para competir y ser ganadoras/es.

La desigualdad se combate en múltiples terrenos, desde la educación a los salarios, pero la creación de referentes visibles es fundamental en este camino. Y en ella, el Balón de Oro juega un papel fundamental. Desde 1956 se ha entregado ininterrumpidamente (excepto en 2020, a causa de la pandemia), con 67 futbolistas premiados. Ha llovido mucho desde Stanley Matthews, Alfredo di Stefano o Raymond Kopa, premiados en 1956, 57 y 58 respectivamente, hasta llegar a Alexia Putellas 65 años después. Y es que este premio que entrega la revista France Football, y considerado el mayor honor individual para el mejor futbolista del mundo, es en sí mismo un retrato de la desigualdad en el deporte rey.

Una historia reciente y enormemente desigual

¿Sabías que, por 64 premiados que han sido hombres, desde Matthews en el 56 hasta Messi en 2021, sólo ha habido tres mujeres? Una, dos y tres: nos bastan los dedos de una mano para contarlas. Ada Hegerberg en 2018, Megan Rapinoe en 2019 y Alexia Putellas en 2021, y para de contar. Aunque desde el 2010 la FIFA había concedido premios a la mejor futbolista, no es hasta 2018 cuando el Balón de Oro femenino se crea como tal y absorbe los galardones de la federación mundial. Y, lo más importante, entrega de premios en la misma gala en la que se dan los masculinos, en directo para todas las televisiones del planeta.

Su historia representa como pocas cosas la falta de igualdad en un deporte en el que se ha pasado de considerar que «no era apto para señoritas» hace no tantos años, a una situación en que las mujeres pueden ser estrellas deportivas de primera línea. Mujeres que llenan estadios, juegan en el césped, arbitran partidos de máximo nivel, presiden y dirigen clubes de fútbol, y que hacen huelgas y consiguen derechos laborales y salariales que parecían imposibles hasta hace poco. Hemos dejado atrás un mundo en el que a las niñas se les decía que el fútbol no era para ellas y nos encontramos en una sociedad donde esas mismas chicas pueden soñar con ser como Hegerberg, Rapinoe o Putellas. Y aunque venga sólo desde hace tres años y nos queden aún muchos referentes deportivos femeninos por hacer visibles… ¡podemos decir que es algo fantástico!

Lecciones de los últimos Juegos Olímpicos: visibilidad LGTBI, antirracismo y defensa de la salud mental

Cuando la antorcha olímpica llegaba al pebetero en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021 (tras ser pospuestos desde el 2020), todas y todos pensábamos que serían los juegos del coronavirus. En un momento en el que la vacunación comenzaba a despegar en los países desarrollados, el arranque de la olimpiada estaba envuelto en mascarillas, restricciones de público y medidas de prevención.

Pero podemos decir que en esta ocasión la capacidad del deporte para convertirse en un altavoz de las causas sociales y las vulneraciones de derechos nos ha sorprendido por su potencia. Multitud de atletas aprovecharon la enorme visibilidad que les proporcionaba la competición deportiva para defender los derechos sociales y las causas más importantes a las que nos enfrentamos como sociedad. De alguna manera, los Juegos Olímpicos de Tokyo dejaron de ser los de la pandemia para convertirse en los de la reivindicación social.

Rompiendo el tabú de la salud mental

Si ha habido un tabú que se ha roto en Tokyo, ha sido el de la salud mental. Hasta hace muy poco casi ningún deportista se había atrevido a hablar de la importancia del bienestar mental, los trastornos de este tipo y las consecuencias que pueden tener en este asunto la enorme presión mediática a la que se ven sometidos. Simon Biles, gimnasta estadounidense y favorita entre las favoritas para una medalla de oro, ha sido la voz que ha roto este tabú. A sus 24 años llegaba a Tokyo habiendo pulverizado todas las marcas y era la preferida para conseguir de calle todos los éxitos, pero terminó abandonando la final por equipos al no poder ejecutar uno de sus movimientos.

Simon Biles en Tokyo 2021
La gimnasta norteamericana Simon Biles – REUTERS

¿Qué había ocurrido con Biles? Ella misma salió a explicarlo ante los medios: no se trataba de ningún tipo de lesión. Simplemente, la presión había sido insoportable y había decidido priorizar su salud mental. No es algo nuevo, de hecho ya hemos hablado anteriormente de la tenista Naomi Osaka y su reivindicación de la importancia de la salud mental. Pero el paso adelante de Simone Biles sirvió para que otras y otros deportistas de todo el mundo se sincerasen reconociendo que ellas y ellos también sufren por la presión del deporte, por el foco mediático o por el miedo a no hacerlo bien.

Depresión, ansiedad, anorexia, bulimia e, incluso, suicidio, son algunas de las manifestaciones que pueden tomar las enfermedades mentales, y el paso de Simone Biles es clave para situar bajo los focos la necesidad de prestar atención a este problema. Quienes compiten en deporte de élite son personas que están sujetas a una exigencia máxima y a una tremenda presión mediática, y debemos prestar atención a garantizar su salud mental a través del trabajo con psicólogos/as, el entrenamiento diario, y la concienciación social de que todos podemos sufrir uno de estos problemas, que un trastorno mental no es «estar loco» ni «cabar en un manicomio» o que ir al psicólogo es tan normal como ir al dentista.

Visibilidad de las personas LGTBI+ y primera atleta trans

¿Un deportista de élite haciendo punto en la grada? Pues sí, esta es otra de las icónicas imágenes que nos dejó Tokyo este verano, con el nadador Tom Daley tejiendo un jersey. Ante las preguntas de los medios reconoció que era una de sus estrategias para relajarse y combatir el estrés. Daley, además, aprovechó el altavoz mediático de los Juegos Olímpicos para reivindicar la diversidad en nuestras sociedades y denunciar la discriminación que muchas veces ha sentido por ser homosexual. «Me siento orgulloso de decir que soy un hombre gay y que también soy un campeón olímpico» decía Tom Daley, tras años de sufrir cuchicheos y constantes preguntas sobre su orientación sexual.

Tom Daley tejiendo un jersey en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021
Tom Daley, oro en «tejido olímpico» – Joe Giddens/PA Images via Getty Images

De la mano de los Juegos llegó también un hito importante para la visibilidad LGTBI+, de la mano de la neozelandesa Laurel Hubbard. 2021 fue el año en que por primera vez en la historia una deportista transgénero competía en una olimpiada. Tras haber realizado su transición hace 13 años, Hubbard no ha tenido una vida fácil para competir y vivir como una mujer plena, y se ha enfrentado a la intolerancia y la discriminación. Por ello, el llegar a competir en el deporte que ama, la halterofilia, ya fue una recompensa suficiente pese a no conseguir un levantamiento válido. Su sonrisa lo decía todo «una mujer transexual puede llegar a una final olímpica», dejando para la historia esta importante lección para la vida y para el deporte.

Laurel Hubbard, primera atleta trans en Tokyo 2021
Laurel Hubbard, primera atleta trans de la historia – Antena 3

El antirracismo en primera línea mediática

Más de cerca nos toca la atleta gallega Ana Peleteiro, que cuenta con orígenes africanos. Consiguió en Tokyo una medalla de bronce en triple salto, y en plena celebración proclamó ante las cámaras «no somos de color, somos negros», una frase que tardó minutos en viralizarse en las redes sociales. Reconocía sentirse harta del racismo que han tenido que vivir deportistas de orígenes negros como ella o como quien estaba a su lado, Ray Zapata, medallista español criado en Canarias y de origen dominicano. «Estamos superorgullosos cuando salimos a la pista a representar a España. Cuando gano una medalla, la gano también para España» decía Zapata, quien también reconoció todo tipo de comentarios racistas a lo largo de su carrera deportiva.

Ana peleteiro y Ray Zapata en Tokyo 2021
Ana Peleteiro y Ray Zapata – RTVE

El racismo, la xenofobia o la LGTBIfobia están tristemente arraigados en el deporte, y no es raro escuchar comentarios de este tipo en cualquier partido de fútbol. No obstante, la capacidad mediática de unos Juegos Olímpicos puede hacer que una de estas frases contra el racismo en boca de un deportista con medalla de la vuelta al mundo y contribuya a hacer reflexionar a miles de personas, enseñando a nuestros más jóvenes que ni el racismo, ni la discriminación a las personas LGTBI+ son aceptables hoy en día, y que la salud mental es tan o más importante que la física. La de Tokyo será recordada como algo más que una olimpiada, y el 2021 como el año en que el deporte alzó la voz para defender un mundo inclusivo, plural y más libre.

La nueva Ley de la Actividad Física y del Deporte en Euskadi, una importante herramienta más contra la violencia deportiva

Esta semana hemos conocido que el anteproyecto de Ley de la Actividad Física y Deporte de Euskadi ha iniciado su tramitación en el Parlamento Vasco. Entre otros aspectos, el texto legal prevé poner freno a las conductas violentas y de odio en espacios deportivos, así como adelgazar las estructuras del deporte federado, impulsar la igualdad de las prácticas deportivas femeninas y o financiar la implantación en los municipios de servicios de orientación física en coordinación con los centros sanitarios.

Según los últimos estudios, en Euskadi se practica tanto deporte como en las sociedades europeas con niveles más óptimos. Somos un territorio en el que el deporte desempeña un importante papel tanto en nuestras vidas como en nuestro ocio, y la práctica deportiva y las diferentes competiciones ocupan un lugar central en la vida social vasca.

Conductas y aspectos negativos a prevenir y erradicar

No obstante, no todo es positivo y todavía persisten claras problemáticas. Desde la desigualdad que persiste entre mujeres y hombres en la práctica deportiva, hasta el abandono del deporte por las generaciones más jóvenes a la hora de cursar estudios superiores o las conductas violentas que persisten en campos y canchas. Con el transcurso de la pandemia puede parecer algo del pasado, pero cada cierto tiempo volvemos a ver en las noticias una pelea entre padres y madres en un partido infantil de fin de semana, acoso en los entrenamientos de deporte escolar o insultos y agresiones a los y las árbitros/as o jugadores/as en partidos de las máximas categorías.

La nueva Ley contempla una serie de propuestas para luchar contra estas prácticas, que creemos son muy importantes para ahondar en la cultura de la no-violencia y de la promoción de valores humanos, especialmente entre los más jóvenes. Es por ello que el texto legal pone el foco, especialmente, en todo lo relativo a la formación de las y los menores de edad. De forma concreta, se menciona la lucha contra la violencia, el racismo, la xenofobia, la LGTBIfobia o la intolerancia en el deporte, y se plantea la necesidad de la transmisión en las edades de iniciación deportiva de los valores relacionados con el respeto, la tolerancia o el fair play (juego limpio).

Formación en valores y sanciones económicas, binomio para erradicar la violencia

Además, se propone un apartado sancionador que creemos que va a ser muy positivo, en tanto que algunas personas son incapaces de convivir en sociedad si no es bajo la sombra de una multa económica. El Gobierno Vasco plantea poder sancionar los incidentes de odio o violencia en el deporte con multas que estarían situadas en un margen de entre 10.000 y 100.000 euros.

En palabras de Bingen Zupiria, Consejero de Cultura y Deporte del Gobierno Vasco, «el nuevo texto incluye infracciones relacionadas con la violencia y la intolerancia en el deporte como el racismo, la xenofobia, la discriminación por orientación sexual, por identidad de género o por razones religiosas. Estas infracciones supondrán sanciones como la suspensión definitiva de la licencia, multas económicas o, incluso, la inhabilitación».

Equipo WATS Team - nueva ley actividad fisica y deporte Euskadi - Bingen Zupiria Jon Redondo Parlamento Vasco
Bingen Zupiria, Consejero de Cultura y Deporte del Gobierno Vasco, en el Parlamento

La formación humana y en valores es fundamental para prevenir el surgimiento del odio, el acoso y la violencia en entornos deportivos. Para conseguirlo, la capacitación de entrenadores/as, deportistas, familias y gestores/as de los clubes y entidades deportivas es imprescindible, y por ello llevamos trabajando en este aspecto desde hace años con el propio Gobierno Vasco y diferentes instituciones de los ámbitos de las Diputaciones Forales, de los municipios y de federaciones y clubes.

Pero, además, el contar con un nuevo régimen sancionador para disuadir a los elementos más reaccionarios y radicales de cometer actos violentos o de odio es de una importancia capital para asentar en el imaginario colectivo de nuestra sociedad, por fin y de una vez por todas, que insultar o agredir en un entrenamiento, partido o competición deportiva (especialmente si hay menores presenciándolo) es una gravísima falta que conlleva importantes consecuencias, y que el discurso de odio en nuestros campos y canchas no sale gratis.

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.495 – 2 de noviembre de 2021. Puedes leer el artículo también en este enlace.

El CD Mungia avanza en la formación en deporte con valores y prevención de la violencia

El Club Deportivo Mungia, entidad histórica el fútbol en la localidad homónima en Bizkaia, ahonda en su compromiso contra la violencia en el deporte. En la pasada temporada formó prácticamente a la totalidad de entrenadores/as de su plantilla a través de nuestra formación online en deporte con valores y prevención de la violencia WATS Coach Academy, con unos resultados muy buenos.

Eneko Aguirregoitia, técnico de la etapa escolar del fútbol, nos comentaba en una entrevista que publicamos el año pasado cómo «la formación, sobre todo, me ha ayudado a reconocer en qué momento del conflicto estamos, lo que me permite saber cómo actuar como entrenador; también me ha ayudado a reforzar mi idea de que la manera en la que nos comunicamos es tan importante como el mensaje que damos a nuestros jugadores/as«.

Eneko Aguirregoitia, entrenador del CD Mungia

Para el inicio de esta temporada 2021/22, el CD Mungia ha decidido dar un paso más en la formación en valores como herramienta para el desarrollo humano de todos los chavales y chavalas que pasan por sus filas, firmando un acuerdo con WATS que amplía el compromiso.

De cara a esta temporada deportiva realizaremos una implementación completa de la formación para llegar a todos los estamentos del club, incluyendo la totalidad de entrenadores y entrenadoras, las familias de los deportistas, así como la formación de personal técnico para el cumplimiento de la nueva Ley de Protección a la Infancia. La nueva modificación legal estipula que las entidades deportivas deben contar con la figura de un «Delagado/a de Protección» que garantice el bienestar de las y los menores, y para dar respuesta a esta necesidad formaremos a las personas del CD Mungia que desarrollarán esta labor.

Participamos en el evento online «Jornada Bullying en el Deporte» que organiza la Red de Investigación en Bullying en el Deporte y el INEFC

El próximo día 4 de noviembre entre las 09:00 y las 14:00 participaremos como ponentes en el evento digital «Jornada Bullying en el Deporte», con una formación destinada al desarrollo de estrategias para la prevención de este problema en el ámbito deportivo. El acceso es gratuito y para ello se puede realizar la inscripción en este enlace.

El bullying (acoso escolar) en el deporte es un problema de primera magnitud. En palabras de nuestro compañero Alex Navarro, cofundador de WATS, “los datos sobre el acoso escolar y su continuidad en el deporte son terribles, uno de cada tres niños/as sufre bullying en el deporte. No miremos para otro lado, no son cosas de niños. Debemos abrir un debate sobre este tabú para acabar con él”.

Este evento online reunirá a importantes investigadores/as en la prevención y erradicación del acoso y la violencia en el deporte como el Dr. Miguel Nery de la Universidade Europeia de Lisboa, o el Dr. Juan de Dios Benítez, de la Universidad de Córdoba, quienes realizarán un pormenorizado análisis del estado de la cuestión de esta problemática.

La jornada está organizada por el INEF de Catalunya y la Red de Investigación en Bullying en el Deporte, de la cual formamos parte junto a otras entidades académicas y deportivas así como investigadores/as destacados/as como la Universitat de Barcelona (Institut Nacional d’Educació Física de Catalunya), la Universitat Autònoma de Barcelona, la Universitat de Girona, la Universitat de Vic-Central de Catalunya, la Universidad de Córdoba, la Universidad de Sevilla, la Universidade de Lisboa y la Universidade Europeia de Lisboa, así como la Fundació Barça.

#AmbElBullyingNoEsJuga #ConElBullyingNoSeJuega