Recuerda, Entrenador/a, eres un ejemplo a seguir. Seis consejos para que tu actitud sea verdaderamente ejemplar.

Equipo WATS Team - entrenador eres un ejemplo a seguir, seis consejos para una actitud ejemplar

En mundo del deporte es fácil que hayas escuchado (o leído) la frase “al equipo le faltó actitud”. Muchos entrenadores/as achacan las derrotas de su equipo “a una falta de actitud” a la hora de enfrentarse al rival. Es una manera de resumir en una sola frase las carencias que su equipo tuvo en el campo en cuanto a motivación, esfuerzo, personalidad, carácter, ganas o entrega.

Así que podríamos decir que esta popular frase está incompleta, ya que las personas siempre tenemos una actitud. ¡La actitud es algo inherente a todo ser humano! ¿Así que, cual era la actitud que le faltaba al equipo? En este caso lo correcto sería especificar la actitud que el entrenador/a quiere o espera de sus jugadores y jugadoras.

¿Qué es la actitud? ¿Qué tipos de actitudes hay?

¿Y qué es la actitud? Esta es la manera en la que nos enfrentamos o reaccionamos ante una situación en la vida, y se clasifica, según cómo nos comportemos, en adaptativa o en desadaptativa. Por ejemplo, si un rival se está disculpando por una falta no intencionada y nosotros reaccionamos de una forma arrogante, estaremos mostrando una actitud desadaptativa, ya que ofendemos a la persona que se está disculpando. Por el contrario, si reaccionamos de una manera conciliadora e intentando buscar el acuerdo, el rival que se disculpa se mostrará reconfortado y se generará un clima de respeto dentro del campo. De este modo nuestra actitud es adaptativa.

Los y las entrenadoras en deporte base debemos mostrar una actitud ejemplar ya que somos el ejemplo a seguir por nuestros deportistas. Debemos recordar que somos los responsables de ofrecer la mejor calidad en su educación, tanto en el plano deportivo como humano. Si por ejemplo, se pierden las formas ante los errores constantes de los jugadores/as o se menosprecia aquellos y aquellas que no muestran un nivel adecuado, la actitud de este entrenador/a será desadaptativa para la evolución de sus deportistas.

Imaginemos un entrenador/a que ante la frustración de uno de sus deportistas se acerca y le hace ver que entiende que se sienta así ante la incapacidad de realizar correctamente un ejercicio y le explica que el camino para mejorar es aceptar el fallo como parte del proceso de aprendizaje. Este entrenador/a le está educando y formando en la importancia que tiene persistir en cualquier proceso de aprendizaje y a la vez estará mostrando una actitud cercana y empática, al entender cómo se siente ante esta situación.

Seis consejos para una actitud ejemplar como entrenador/a

Por este motivo, si quieres ser un entrenador ejemplar, desde el Equipo WATS te damos seis consejos para potenciar esta actitud. Recuerda que es fundamental empezar por ti misma/o para que ésta cale en tus jugadores y jugadoras.

  1. Recuerda ser el primero/a en cumplir las normas de equipo. Si quieres que tus deportistas sigan las normas que habéis establecido, debes de ser el primero en cumplirlas para que puedas exigirle a cada uno de ellos/as la importancia de llevarlas a cabo.
  2. Aprende a gestionar tus emociones. Si ante los problemas sale a relucir tu enfado y malos modales eso que no estás gestionando correctamente tus emociones. Puedes estar enfadado pero en la justa medida y sintiendo que tienes el control de tu enfado y no que es tu enfado el que tiene el control de tu conducta. Si quieres ser ejemplar no dejes que tus emociones tomen el control de tus actos.
  3. Valora el compromiso. Para que un equipo funcione correctamente, es muy importante que todos los miembros adquieran un compromiso entre ellos y con el equipo. Fomentar un alto nivel de compromiso mejora el proceso de aprendizaje y con ello la evolución de tus deportistas.
  4. Transmite entusiasmo. Fomenta la pasión y el disfrute por la práctica deportiva. Si en tus entrenamientos transmites entusiasmo por tu deporte, por la formación y por calidad de las relaciones humanas, tus deportistas entenderán que practicar un deporte va más allá aprender la técnica o la táctica. Entenderán que el valor del deporte radica en valorar todo aquello que despierta en ti y te motiva a seguir compitiendo.
  5. La honestidad es fundamental. Saber fomentar entre tus deportistas el valor de la honestidad es enseñarles que para ganar no tienes que pisar a nadie y que tu rival no es tu enemigo, sino aquel que te ayuda a esforzarte para alcanzar tu objetivo. Ser honesto es demostrar que no hace falta hacer trampas para conseguir las cosas y que el engaño solo es un parche en tu desarrollo.
  6. Inspírales a ser mejores. Cuando fomentas la mejora continua estas inculcando en el grupo el afán por ser mejores cada día. Hazles ver que la práctica deportiva es un proceso y, como tal, siempre hay espacio para mejorar y aprender. Recuerda que el aprendizaje en un equipo es bidireccional, ellos aprenden contigo y tú con ellos/as. 

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Cantera Deportiva y ha sido publicado en el número 1.449 – 4 de febrero de 2020. Puedes leer el artículo también en este enlace.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *