El deporte como derecho de la infancia, protegido a nivel nacional e internacional

Equipo WATS team - El deporte como derecho de la infancia protegido a nivel nacional e internacional

Desde el inicio de la pandemia hemos hablado en diferentes ocasiones de la importancia de la práctica de actividad física y deportiva para la salud, tanto a nivel físico como mental. El deporte, además, es esencial en el caso de los niños y niñas, en tanto que forma parte de un proceso de desarrollo saludable. Por eso, hoy queremos profundizar en la importancia del deporte como derecho para la infancia, ya que la “Carta Internacional de la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte” elaborada por la UNESCO – Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en el año 1978, recoge en su artículo 1 que “La práctica de la educación física, la actividad física y el deporte es un derecho fundamental para todos”.

Como decíamos, no podemos olvidar, que la realización de la práctica deportiva tiene múltiples beneficios en los niños tanto a nivel físico como mental. El deporte es claramente un elemento determinante en la prevención de enfermedades repercutiendo directamente en el nivel de salud de quienes lo practican. Pero, además de garantizar el derecho de los niños y niñas a la realización de la práctica deportiva, debemos velar porque el deporte sea un espacio de protección a la infancia, por lo que es importante reflexionar seriamente si la regulación o la gestión que se realiza de ésta, cumple con esta premisa.

Protección internacional con la ONU, UNESCO y UNICEF

La “Convención de los Derechos del niño”, ratificada por la ONU – Organización de Naciones Unidas, tiene como objetivo reconocer los derechos de la infancia por medio de los 54 artículos que lo componen. Este documento, es de obligado cumplimiento desde 1989 para los 196 Estados firmantes. 

Como refleja UNICEF – Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, estos artículos “marcan las obligaciones de los Estados, los poderes públicos, los padres, las madres y la sociedad en su conjunto, incluidos los propios niños y niñas, para garantizar el respeto de esos derechos y su disfrute por todos los niños sin distinción de ningún tipo”. Un Comité compuesto por 18 personas expertas de todo el mundo, es quien se encarga de velar y evaluar el cumplimiento de los derechos del niño en todos los Estados firmantes.

Muchos de estos artículos podemos trasladarlos al ámbito deportivo, especialmente el 2º y el 3º en el que se nos habla “no discriminación” y el “interés superior del niño/a” que tienen que estar presentes en todos los ámbitos, incluido el deporte. Parece que a nivel internacional queda claro el margen de protección jurídico al deporte como derecho para la infancia, ¿pero a nivel más cercano cual es la reglamentación?

El marco de la nueva Ley de Protección a la Infancia

En el Estado existe también normativa que protege a la figura del menor, desde la Constitución Española, que establece que “los niños/as gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos” hasta otras leyes como la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor

Además, este año 2021 el Congreso de los Diputados ha aprobado la llamada «Ley Rhodes» o Ley Orgánica de protección a la infancia y la adolescencia contra la violencia, lo que supone un paso más en la protección de los derechos de los menores. Esta ley, influye directamente al ámbito deportivo como lugar seguro, ya que se trata de un ámbito de crecimiento para miles y miles de niños y niñas.

Para ello, la ley establece diferentes actuaciones que afectan directamente a los clubs deportivos, en las que destacan; aplicación de protocolos específicos para situaciones de violencia, asegurar el cumplimiento de dichos protocolos, creación de la figura de Delegado/a de protección, eliminar los escenarios de discriminación, fomentar la participación de los menores y su desarrollo integral y la realización de una formación específica.

Esta nueva ley, que analizamos a fondo en un artículo publicado hace un par de semanas, pretende dar una respuesta clara a las situaciones de violencia en el deporte. El establecimiento de protocolos de actuación que definan el itinerario a seguir es una herramienta fundamental para que posibles denuncias no se pierdan por el camino. Tener claro el camino a seguir y los pasos a dar, es una forma de garantizar que se llevan a cabo las actuaciones más adecuadas ante estas situaciones

Además, la figura del Delegado/a de protección como persona de referencia en los clubs deportivos es clave para liderar posibles actuaciones que puedan producirse.  No podemos obviar, que esta persona contará con formación específica en prevención a la infancia, con el objeto de que pueda dar una respuesta adecuada a cada tipo de situación. En este sentido, familias, clubs deportivos e Instituciones, debemos ir de la mano, con el objeto de crear espacios de protección para los menores, sabiendo que es un ámbito especialmente protegido a nivel nacional e internacional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *