Cómo enseñar a hacer un uso responsable de las Redes Sociales a los más jóvenes, tanto en familia como en el deporte

Equipo WATS Team - como hacer un uso responsable de las redes sociales

¿Quién no tiene un teléfono inteligente o una tablet? El número de usuarios de estos dispositivos ha pasado de ser un un 41% en el 2012, a un 89% de las personas en el 2018, lo que indica que un porcentaje muy alto de la gente que conocemos tiene uno de los dos y lo utiliza a diario. Lo más seguro es que tenga una tarifa de datos para poder conectarse a internet y es muy probable que tenga instalada alguna red social. Seguramente utilice Facebook, Twitter, Snapchat o Instagram y use con frecuencia alguna APP de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram. ¿Y en el caso de los y las más jóvenes? ¿Cómo enseñarles a hacer un uso responsable de las Redes Sociales?

Piensa en alguien de tu entorno, alguien que conoces pero no tienes su contacto. Entras en Google, pones su nombre y apellidos y lo más seguro es que encuentres la manera de ponerte en contacto con él o ella a través de alguna red social. Esto nos indica el grado de conexión, accesibilidad y exposición que tenemos todos en la Red. Toda la información está a un click de distancia. Hace unos meses te contábamos algunas estrategias para saber utilizar WhatsApp y sus grupos de una forma positiva y responsable, y hoy queremos ahondar en el resto de canales digitales y Redes Sociales.

Un smartphone con internet, una ventana al mundo desde tu bolsillo

El tener conexión a internet en nuestro bolsillo ha hecho que las Redes Sociales hayan tomado tanta fuerza y formen parte de nuestra vida. Pero si lo vemos desde el lado opuesto, tanto nosotros/as como nuestros datos forman parte y son propiedad de ellas. Las fotos que colgamos en Instagram, los comentarios que hacemos en las publicaciones de nuestros contactos en Twitter, los vídeos que compartimos en Facebook, las llamadas por Skype o los mensajes que enviamos por WhatsApp. Toda esa información que compartimos pasa a ser parte de nuestra historia en las Redes Sociales. Es la llamada huella digital, y quedará ahí para siempre.

Metemos la mano en el bolsillo y cogemos el móvil. Desbloqueamos y abrimos una APP. Nos apetece conocer las noticias de nuestro equipo favorito, ver lo que hacen las grandes figuras del deporte o saber cuál ha sido el resultado del partido de este fin de semana. Luego entramos en Facebook y subimos una foto de nuestra hija celebrando el triunfo en su último partido. Al rato, nos suena el móvil y vemos que al entrenador de tu hija le gusta la foto que has subido, a lo que le respondes con un mensaje: “las chicas son guerreras” y un emoticono feliz.

En el ámbito familiar suelen surgir problemas entre los padres y madres y nuestros hijos e hijas por un uso inadecuado que se hace de los entornos digitales y en este sentido, los adultos muchas veces no sabemos cómo actuar. Nos preocupamos por el gran número de horas que nuestros hijos e hijas pasan frente a las pantallas conectados. Queremos inculcarles la importancia de realizar un uso responsable de las Redes Sociales pero muchas veces no sabemos ni por dónde empezar.

Recomendaciones para utilizar responsablemente las Redes Sociales

Es innegable que estos canales digitales son una herramienta muy valiosa, y siempre y cuando hagamos un buen uso de ellas el impacto que tendrán en nuestras vidas será positivo. Por este motivo, y con el objetivo de mejorar nuestra relación con las Redes Sociales, desde el Equipo WATS te proponemos una serie de recomendaciones para sacarles el mejor rendimiento y aprovechar todas las posibilidades que nos ofrecen. Recuerda que de cara a las y los más jóvenes es importante ser ejemplares y ayudar dando ejemplo de la forma correcta de actuar, ¡así que empecemos por nosotros mismos!

1. Cuida lo que compartes

Un informe realizado por McAfee afirma que el 30% de los padres y madres sube fotos de sus hijos e hijas una vez al día, con lo que se fomenta la sobreexposición de los menores en las redes. El resultado de estos datos nos hace reflexionar sobre la importancia de mantener la privacidad de nuestra familia como prioridad. Por este motivo, cuida lo que compartes, dónde lo compartes y con quién lo haces.

2. Plantea unas normas básicas de uso

Un informe de la Unión Europea revela que el 77 % de los padres y madres no realiza seguimiento de las webs visitadas por sus hijos/as, e indica que solo el 22 % tiene unas normas de uso, mientras que el resto puede acceder a entornos digitales sin ningún tipo de limitación. 

En vez de pensar en términos de todo o nada, cuando surge algún problema podemos crear unas normas básicas de uso para fomentar que los menores utilicen las redes con responsabilidad y bajo unos parámetros supervisados por sus madres y padres. De esta manera podemos marcar unas horas determinadas al día para la conexión y otras de desconexión, o lugares donde se puede y no se puede utilizar dispositivos digitales. Estamos generando hábitos de uso dentro de un horario preestablecido y limitando los espacios donde se pueden utilizar. Esto nos ayudará a pautar unos horarios y espacios de utilización y con ello mejorar la convivencia familiar.

3. Crea filtros en los dispositivos digitales

Si lo que te preocupa es lo que pueden estar viendo tus hijos/as, existen herramientas de control de acceso a contenidos. Estas son programas que permiten bloquear el acceso a determinadas webs según los criterios que queramos definir, y su instalación y funcionamiento es muy sencillo. Aplicaciones como Qustodio o Secure Kids son herramientas de control parental que ofrecen la posibilidad limitar el acceso a determinadas webs, filtrar contenidos y palabras o bloquear el uso de llamadas.

Incluso, los dispositivos con sistemas operativos de Apple o Android cuentan con un modo para restringir la utilización de APPs, los horarios , la conexión a internet o el acceso a determinados sitios o temáticas en la web. Estas herramientas te ayudarán a limitar la exposición de los menores a contenidos inapropiados en la red.

4. Conoce las Redes Sociales y aprende a utilizarlas

Cuanto más conocimiento tengas sobre su funcionamiento, tus argumentos serán más sólidos para aconsejar a tus hijos e hijas sobre un uso responsable de las Redes Sociales. Te recomendamos que por lo menos utilices una red social y te intereses por conocer su funcionamiento y utilidades. De esta manera, podrás opinar sobre su uso y orientar tu discurso crítico frente a estas herramientas digitales cuando tengas que proponer un uso responsable en casa. Utiliza una mirada de adulto alerta, prudente y atenta.

5. Conoce los riesgos asociados a su uso por adolescentes

Uno de los riesgos más importantes a los que un/a adolescente se enfrenta al usar las Redes Sociales es el ciberacoso o también llamado acoso entre iguales, pero llevado a cabo en los entornos digitales. Este ciberacoso se caracteriza por amenazas, insultos o vejaciones suplantando la identidad de la víctima y asociándola a contenidos inapropiados, como pude ser el etiquetado de fotos o comentarios ofensivos. 

Otro de los riesgos que se asocian a la utilización de las RRSS es el grooming. Consiste en una situación de acoso pero en este caso ejercida por una persona mayor con finalidad sexual explícita o implícita. El adulto suele ganarse la confianza del adolescente (muchas veces haciéndose pasar por otro menor de su edad) con el objetivo de obtener información comprometida del menor o encuentros sexuales. Una vez ha obtenido fotografías comprometidas, las utiliza para chantajear al menor para que le siga enviando este material si no quiere que lo haga público.

Además, otros riesgos del mundo digital son la sobreutilización del móvil, la carencia de horas de sueño suficiente por un exceso de uso de las Redes Sociales, las distracciones continuadas y bajadas de rendimiento escolar, e incluso problemas de adicción el teléfono móvil que sólo pueden ser tratados por los profesionales sanitarios.

Si conoces los riesgos a los que se exponen tus hijos e hijas podrás aconsejarle desde el conocimiento, haciendo que confíe en tí para contarte posibles experiencias de riesgo que pueda estar sufriendo o para prevenir que puedan aparecer. Es importante que muestres todo tu apoyo a los más jóvenes y que crees un espacio seguro y de confianza donde puedan contarte si están sufriendo un problema. Hazles saber que no vas a juzgarles y que van a contar con tu apoyo para solventar cualquier situación negativa que pueda producirse.

Hacia un uso responsable de las Redes Sociales en casa, en la escuela y en el deporte

En el Equipo WATS luchamos por crear entornos deportivos libres de violencia y por eso no podemos obviar la relación que existe entre las Redes Sociales y la práctica deportiva. Esta unión puede afectar negativamente a los más jóvenes, tanto a nivel deportivo, escolar, familiar y personal. Por ello, es importante conocer el terreno digital, implantar normas y ofrecer todo nuestro apoyo a los jóvenes.

Siguiendo estas cinco sencillas recomendaciones serás capaz de conseguir un uso responsable de las Redes Sociales en tu entorno, y con ello prevenir conductas y situaciones negativas que surgen en los entornos familiares por una mala utilización de las nuevas tecnologías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *