¿Cómo elegir actividades extraescolares correctamente? ¡Mi hijo no quiere ser Nadal ni Iniesta!

Equipo WATS Team - como elegir actividades extraescolares correctamente

Conforme se va aproximando el final del verano preparamos la vuelta al cole y, en el caso de los más pequeños/as, llega el momento de pensar en qué hacer después de las clases. ¡Seguro que tú también te has planteado cómo elegir actividades extraescolares! La mayoría de clubes y escuelas deportivas abren sus puertas para dar la bienvenida a sus deportistas y comenzar con ilusión una nueva temporada.

Muchas familias viven con gran ilusión este momento, sus hijos/as practican su deporte favorito ¡y además son buenos! Quizás ya el año pasado ganó el campeonato de liga, o consiguió una medalla en su categoría. ¡Qué orgullosos están de sus hijos/as!

No queremos fallar, así que ¿cómo elegir actividades extraescolares correctamente?

Sin embargo, en muchas ocasiones los niños/as quieren explorar, como es natural en su desarrollo, y probar otros deportes, conocer a otras personas y vivir diferentes dinámicas. ¡Oh, no! la cara de descompuestos que se nos ha quedado al enterarnos de que nuestra hija ya no quiere jugar a baloncesto ese año porque quiere probar balonmano, o cuando nuestro hijo nos dice que se ha cansado de jugar al tenis y prefiere estar con sus compañeros de clase en el equipo de voleibol del cole. Así parece imposible acertar, entonces ¿cómo elegir las actividades extraescolares y acertar con ellas?

“¡Pero por que quieres dejar el fútbol, si es el mejor deporte que hay, y eres muy bueno!”. Es normal que esta frase sea lo primero que nos venga a la cabeza, pero habitualmente suele venir acompañada del menosprecio a las otras opciones que el niño/a ha pensado. En ocasiones le acompaña cierta presión para no abandonar el deporte con ligeras “advertencias” de que va a perder a sus amigos, no va a hacer feliz a su madre, no va a ganar nada y no se le va a dar bien… ¡STOP! Aunque a todas y todos nuestro primer instinto nos lleva por este camino, debemos reconocer que no es el más adecuado.

Equipo WATS Team - organizacion mundial de la salud OMS

El deporte es una actividad saludable a nivel físico y mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en sus recomendaciones para la actividad física nos da tres indicaciones importantes:

  1. Los niños/as y jóvenes de 5 a 17 años deberían acumular un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa.
  2. La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún mayor para la salud.
  3. La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.

Gracias a numerosas investigaciones sabemos, además, que el deporte es un agente socializador y un entono donde los más jóvenes aprenden valores tan importantes como el esfuerzo, el compañerismo, la solidaridad o la importancia de las normas y los límites.

Pero, más allá de estas recomendaciones no existen investigaciones que demuestren que practicar un deporte u otro es más o menos beneficioso para los niños. De hecho, al contrario, muchos profesionales sanitarios nos hablan de lo beneficioso que es que los niños practiquen diferentes deportes para evitar por ejemplo lesiones propias de la especialización temprana o el “burnout” en los más pequeños/as (presión, sobreentrenamiento…). Aún menos beneficioso será si esta especialización en un solo deporte viene de sus figuras de referencia, a quienes los niños intentar por todos los medios no decepcionar. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Cómo elegir actividades extraescolares que sean beneficiosas para nuestros hijos e hijas y que también les hagan felices?

Equipo WATS Team - deporte escolar base infantil extraescolar

Dejémosles experimentar, equivocarse y crecer

Los padres y madres queremos lo mejor para nuestros hijos/as, de eso no tenemos duda. Pero, a veces, lo que estamos convencidos de que “lo que es lo mejor” no se corresponde con lo que el niño/a quiere, le gusta, o el deporte en el que se pueda capaz y realizado. Además, en muchas ocasiones entran en juego algunos estereotipos de género heredados de épocas pasadas o fruto de las convenciones sociales. ¿Por qué si a nuestro hijo le gusta la gimnasia rítmica no le vamos a permitir que sea feliz practicándola? ¿Quién nos dice que si nuestra hija quiere jugar al fútbol no va a ser buena en ello?

Esta actitud de las familias que presionan a sus hijos para realizar un deporte en concreto puede derivar en grandes problemas para sus ellos, desde la ansiedad por la presión que sienten para cumplir las expectativas que les han impuesto, hasta la depresión si no se consiguen los resultados que los padres esperan en los casos más graves.

Además otras habilidades fundamentales para un adecuado desarrollo y socialización pueden verse afectadas, los niños pueden acabar rechazando la práctica de cualquier actividad física y desarrollar hábitos de vida no saludables, obligando al niño/a a practicar el deporte que los padres quieren su capacidad para desarrollar su propia personalidad, sus propios gustos y tomar sus propias decisiones se ve reducida, generando niños dependientes que no son autónomos ni responsables de sus decisiones o que ni si quiera saben tomarlas.

En resumen: hagámosles parte activa de la elección de actividades

Permitamos a nuestros/as hijos/as practicar un nuevo deporte si les apetece y démosles la oportunidad de equivocarse y descubrir qué no les gusta, o de encontrar algo nuevo que les haga mucho más felices. Preguntémosles: “¿A qué quieres apuntarte este año?” o “¿Hay algún deporte que te gustaría probar?”. Aprovechemos este final del verano para que pruebe otros deportes y cuando elija uno animemos y apoyemos su decisión, aunque no nos guste del todo. Incidamos en que se comprometa con lo que ha elegido: ir a los entrenamientos, llevar el material adecuado, seguir las indicaciones de su entrenador/a…

Recordemos también que no hay “deportes de chicos” ni “deportes de chicas”. También que la práctica deportiva es una herramienta fundamental para inculcarles la importancia de la igualdad. Siguiendo estos consejos les ayudaremos a que aprendan a tomar decisiones por sí mismos y se responsabilicen de ellas. De esta manera estaremos formando a niños y niñas más autónomos y responsables que se convertirán en adultos más competentes. ¡Dejémosles elegir, experimentar, equivocarse y adquirir nuevas responsabilidades!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *