Breve (y poco igualitaria) historia del Balón de Oro femenino

Equipo WATS team - Balon de oro - Ada Hegerberg, Megan Rapinoe, Alexia Putellas

A lo largo de la semana pasada las portadas de la prensa, los telediarios en muchas televisiones y todas las redes sociales se han hecho eco del nombre de la deportista del momento: Alexia Putellas. La capitana del FC Barcelona ha pasado a ser conocida universalmente y su nombre ha estado en boca de mucha gente que hasta hace una semana quizás no sabía nombrar a una futbolista de primera división. Son, precisamente, los efectos colaterales positivos de ganar el Balón de Oro.

Nos atreveríamos a decir que, incluso, es posible que la entrega del premio en su categoría masculina a Lionel Messi ha quedado un tanto eclipsada por el brillo de su homóloga femenina. Y no es moco de pavo, porque con este suma su sexto Balón de Oro. Así que, quizás ya iba siendo hora de que, por un momento, el fútbol femenino ocupase los titulares que merece, con informativos, entrevistas y reportajes sobre la carrera deportiva de Alexia.

A la búsqueda de nuevos referentes deportivos femeninos

El Balón de Oro femenino supone un enorme altavoz para las mujeres futbolistas, y contribuye a algo que hemos reivindicado en multitud de ocasiones desde estas páginas: ayudar a crear referentes femeninos en el deporte. Esto es algo fundamental, ya que las nuevas generaciones necesitan conocer figuras públicas de mujeres deportistas a las que admirar y seguir sus logros. Esto ayudará a millones de niñas a crecer sabiendo que pueden soñar con ser deportistas de élite en el deporte que más les guste, y aspirar a llegar tan alto como sus ídolos. Y, por supuesto, ayudará a otros tantos niños a aprender que las mujeres y los hombres, tanto en el deporte como en la vida, tenemos algunas diferencias fisiológicas, pero somos iguales en capacidades para competir y ser ganadoras/es.

La desigualdad se combate en múltiples terrenos, desde la educación a los salarios, pero la creación de referentes visibles es fundamental en este camino. Y en ella, el Balón de Oro juega un papel fundamental. Desde 1956 se ha entregado ininterrumpidamente (excepto en 2020, a causa de la pandemia), con 67 futbolistas premiados. Ha llovido mucho desde Stanley Matthews, Alfredo di Stefano o Raymond Kopa, premiados en 1956, 57 y 58 respectivamente, hasta llegar a Alexia Putellas 65 años después. Y es que este premio que entrega la revista France Football, y considerado el mayor honor individual para el mejor futbolista del mundo, es en sí mismo un retrato de la desigualdad en el deporte rey.

Una historia reciente y enormemente desigual

¿Sabías que, por 64 premiados que han sido hombres, desde Matthews en el 56 hasta Messi en 2021, sólo ha habido tres mujeres? Una, dos y tres: nos bastan los dedos de una mano para contarlas. Ada Hegerberg en 2018, Megan Rapinoe en 2019 y Alexia Putellas en 2021, y para de contar. Aunque desde el 2010 la FIFA había concedido premios a la mejor futbolista, no es hasta 2018 cuando el Balón de Oro femenino se crea como tal y absorbe los galardones de la federación mundial. Y, lo más importante, entrega de premios en la misma gala en la que se dan los masculinos, en directo para todas las televisiones del planeta.

Su historia representa como pocas cosas la falta de igualdad en un deporte en el que se ha pasado de considerar que «no era apto para señoritas» hace no tantos años, a una situación en que las mujeres pueden ser estrellas deportivas de primera línea. Mujeres que llenan estadios, juegan en el césped, arbitran partidos de máximo nivel, presiden y dirigen clubes de fútbol, y que hacen huelgas y consiguen derechos laborales y salariales que parecían imposibles hasta hace poco. Hemos dejado atrás un mundo en el que a las niñas se les decía que el fútbol no era para ellas y nos encontramos en una sociedad donde esas mismas chicas pueden soñar con ser como Hegerberg, Rapinoe o Putellas. Y aunque venga sólo desde hace tres años y nos queden aún muchos referentes deportivos femeninos por hacer visibles… ¡podemos decir que es algo fantástico!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.