Los abusos sexuales en el deporte: un enemigo silencioso más extendido de lo que pensamos

Me llamo Ane y el año pasado fui la chica más joven en llegar a las finales del campeonato nacional de gimnasia rítmica. Este año tengo muchas ganas de entrar en selección sub-18, sólo pienso en ello. Por eso me puse tan contenta cuando me llamó el seleccionador para ofrecerme un puesto en el equipo. Me dijo que me había elegido personalmente y eso me hizo sentir muy especial.

A partir de ahí, todo fue a peor. El entrenador me decía lo bien que lo hacía y que si seguía sus consejos llegaría a alcanzar mis sueños. Pero en los entrenamientos era durísimo cada vez que fallaba en un ejercicio y hubo insultos, castigos y me pudo en ridículo delante de las demás compañeras. Empezó ofreciéndome darme clases particulares en su casa por las tardes para mejorar, siendo excesivamente cariñoso conmigo y con las otras chicas, o entrando en mi habitación del hotel de concentración sin avisar. Una de estas veces incluso empezó a acariciarme por encima de las mallas, y acabé saliendo corriendo y llorando de la habitación.

Ane y su entrenador no existen en la realidad. O quizás sí, pero tienen otros nombres. Su caso puede parecer algo inusual, pero es mucho más común en el ámbito deportivo de lo que pensamos. En julio de 2020 la Federación Neerlandesa de Gimnasia paralizó el programa de preparación para los Juegos Olímpicos del equipo femenino a raíz de las denuncias de tres ex-gimnastas, GoedkoopLoes Linders Stephanie Tijmes, que aseguraron haber sido víctimas de abusos por parte del equipo técnico de la selección nacional.

Gimnasia ritmica ojos tapados con cinta
Ane no existe, pero lo que ha vivido es muy real para muchos/as deportistas

Una vez concluida la investigación, la Federación (que se ha visto obligada a pedir disculpas e implementar un programa de educación en valores y prevención del abuso) ha averiguado que nada menos que el 60% de las ex-gimnastas han sufrido abusos en su paso por la selección nacional de Holanda, un dato absolutamente escalofriante. El informe «Barras asimétricas», elaborado a raíz de la investigación, recoge en sus 410 páginas todo tipo de humillaciones, insultos, críticas negativas delante de otras compañeras, e incluso violencia física y abusos sexuales. Desafortunadamente, la totalidad de las deportistas sólo fueron conscientes de que sufrieron abusos una vez terminaron su carrera deportiva.

El caso de Ane no es más que una representación de lo que ha ocurrido y aún ocurre: un claro ejemplo de abuso sexual en el deporte. Este tipo de violencia, según datos de UNICEF y Save the Children, se da en 1 de cada 10 deportistas en el ámbito deportivo. En el caso de Holanda y la gimnasia, hemos visto la enorme profundidad tras la punta del iceberg, con 6 de cada 10 deportistas mujeres afectadas.

Los casos de abusos sexuales en la selección de gimnasia han conmocionado a Holanda

Por este motivo, ante un posible caso de abuso sexual es importante que tengamos en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. La víctima habitualmente no presenta un cuadro específico, pero sí indicadores de sospecha.
  2. Las consecuencias dependen de muchas variables: el tipo de abuso; la duración, frecuencia e intensidad del abuso; la edad de quien agrede y de quien sufre el abuso y la relación que tienen entre sí.
  3. En el abuso sexual lo menos frecuente es el dato directo (la revelación por parte de la víctima), siendo lo más habitual una acumulación de indicadores indirectos que dibujan un perfil de sospecha de abuso sexual según se van identificando. Muchas veces, las víctimas no son conscientes de lo ocurrido o no tienen fuerzas para relatarlo hasta haber concluido su carrera deportiva.

Reconociendo el abuso para poder acabar con él

¿Pero cómo podemos saber que estamos delante de un caso de abuso sexual? Para ayudarte en ello, te presentamos una serie de seis indicadores que te permitirán tener sospechas fundadas de que pudieses estar delante de un caso de este tipo. Recuerda que el abuso es algo muy serio, por lo que si sospechas que alguien en tu ámbito familiar, escolar o deportivo puede estar sufriéndolo, debes ponerlo inmediatamente en conocimiento de las autoridades.

Indicadores físicos

Están limitados por las atribuciones de cada profesional y también por el tipo de abuso sexual. Hay que tener en cuenta que muchos abusos no dejan marcas como los besos, tocamientos o ciertas formas de masturbación. Pero las marcas emocionales acompañarán a las víctimas a lo largo de toda su vida.

Indicadores Psicosomáticos

Son síntomas corporales producidos por el miedo y la angustia mantenidos en el tiempo sin otras causas médicas que los justifiquen. Se manifiestan detrás de problemas del sueño, ansiedad y nerviosismo, e incluso trastornos alimentarios de todo tipo.

Indicadores Emocionales

Los principales  indicadores emocionales son la culpa y vergüenza, ansiedad, depresión, baja autoestima, rabia y agresividad o falta de control emocional. Un niño/a que llora constantemente, está aterrado por ir a clase o al deporte escolar, o a estar con un entrenador o profesor en concreto, muchas veces es síntoma de que está siendo acosado, sufre bullying o se ha abusado de él.

Indicadores Conductuales

Si el malestar emocional se mantiene en el tiempo la víctima puede desarrollar conductas autolesivas, autodestructivas y/o suicidas, con comportamientos agresivos, consumo de alcohol o drogas e incluso conductas delictivas.

Indicadores sexuales

La víctima puede desarrollar conductas sexuales inadecuadas, agresiones sexuales a otros/as deportistas o conductas sexuales de riesgo o promiscuidad. E incluso incapacidad para una vida sexual normal rehuyendo las relaciones sentimentales y el contacto sexual, también con su pareja si la tuviese.

Indicadores sociales

Los principales indicadores son el aislamiento social, la repetición de patrones de violencia y conductas antisociales. La desconexión con su grupo de amigos/as, con la familia, el no querer salir a la calle, encerrarse en su mundo interior o en los videojuegos pueden ser algunos de los síntomas de que algo raro está ocurriendo.

Conociendo la gravedad de las consecuencias que provoca una agresión sexual, tanto a nivel físico como psíquico, desde WATS luchamos por erradicar este tipo de violencia de los entornos escolares, deportivos y sociales. Para ello, ponemos a tu disposición el Teléfono contra la Violencia en el Deporte: con solo un mensaje de WhatsApp al 688 655 099, donde nos expliques qué te está ocurriendo a ti o a otra persona de tu entorno, estudiaremos tu caso y te daremos respuesta en un máximo de 24 horas. A continuación un experto/a contactará contigo para aconsejarte la mejor manera de proceder, garantizando el respeto a la privacidad de los hechos relatados.

El abuso sexual en el deporte base es un problema muy grave que afecta a niños/as y adolescentes de todas las edades, por este motivo conocer los indicadores expuestos anteriormente te puede ayudar a detectarlos y darle solución antes de que sea demasiado tarde. Por supuesto, es fundamental poder formar a nuestros entrenadores/as, educadores/as, monitores/as y todas las personas que participan en la formación de los más jóvenes en la importancia de los valores y la detección, prevención y eliminación del abuso, el acoso y la violencia. ¡Recuerda que la solución para acabar con esta lacra está en nuestras manos!

Bilbao Basket, Mondragon Unibertsitatea y WATS, con el impulso a la profesionalización y la empleabilidad en el deporte

El Bilbao Basket, a través de su Fundación, la Facultad de Empresariales de Mondragon Unibertsitatea y WATS, organización de referencia en formación deportiva a nivel profesional y prevención de la violencia en el deporte, hemos firmado un acuerdo para impulsar la formación, la profesionalización y la empleabilidad en el deporte a través de dos programas universitarios: Máster en Innovación y Gestión Empresarial Deportiva y Postgrado en Innovación Deportiva.

La firma del convenio ha tenido lugar en el Bilbao Arena, donde han participado Isabel Iturbe, Presidenta del Bilbao Basket, Aitor Lizartza, Coordinador Académico en Mondragon Unibertsitatea y MTA – Mondragon Team Academy, y Antonio Pipaón, co-fundador de WATS.

Equipo WATS Team - Bilbao Basket y Mondragon Unibertsitatea, Aitor Lizartza, Isabel iturbe, Antonio Pipaón - baloncesto
Aitor Lizartza, Isabel Iturbe y Antonio Pipaón en el Bilbao Arena

Esta iniciativa, desarrollada a tres bandas, parte de la necesidad de aumentar la formación en el ámbito deportivo a través de ambos programas universitarios en los que participarán  expertos/as del club en diferentes materias como la gestión empresarial, las estrategias de marketing y comunicación o el modelo de internacionalización. Además, este convenio cuenta con un programa de becas dirigido a los y las deportistas del club así como a las personas que desarrollan su actividad profesional en el mismo, además de un programa de prácticas orientado a los y las participantes de ambos programas.

Esta colaboración supone un primer punto de partida para poder continuar trabajando a tres bandas en el fomento de los valores del deporte, la profundización en la profesionalización y formación del sector deportivo, la concienciación contra la violencia deportiva y el desarrollo de futuras acciones conjuntas en el ámbito empresarial, universitario y deportivo.

Equipo WATS Team - Bilbao Basket y Mondragon Unibertsitatea, Aitor Lizartza, Isabel iturbe, Antonio Pipaón - baloncesto 2
Mondragon Unibertsitatea, el Bilbao Basket y WATS, con la profesionalización del sector deportivo

Formación universitaria deportiva pionera en Euskadi

El Postgrado en Innovación Deportiva está dirigido a profesionales de entre 27 y 50 años que busquen innovar en sus empresas ubicadas en el sector deportivo o bien que estén dispuestos a emprender y desarrollar un proyecto empresarial deportivo propio. A través de formación y acompañamiento este programa consigue que estos profesionales sean capaces de progresar en este sector. El programa cuenta con dos ediciones donde han participado un total de 35 personas y la cuarta edición del programa se iniciará el próximo mes de septiembre.

Por otro lado, el Máster en Innovación y Gestión Empresarial Deportiva está dirigido a jóvenes de entre 22 y 27 años apasionados/as por el deporte y recién graduados, a quienes les gustaría capacitarse para trabajar en el sector del Deporte y formar su propio proyecto empresarial deportivo de una manera práctica. Actualmente se está desarrollando la primera edición del programa y ya está abierto el proceso de inscripción para la segunda y tercera ediciones en junio y octubre, respectivamente.

Combatir la violencia en el deporte no es una opción, es nuestra misión – Jero García en TEDxUDeusto

El evento #YOUniverse organizado por TEDxUDeusto y promovido por estudiantes de la Universidad de Deusto, tuvo que suspenderse hace unos meses debido a la pandemia. Esta semana hemos podido, por fin, participar en él con muchas ganas y con todas las medidas y garantías de seguridad.

De la mano de nuestro compañero Jero García, exboxeador, entrenador nacional de boxeo, conferenciante y «hermano mayor» en la televisión, hicimos llegar a las decenas de personas congregadas en el Bilbao Exhibition Center (además de a las miles que nos vieron desde casa a través de vídeo en streaming) la razón de nuestra lucha contra la violencia deportiva: ser el equipo más grande del mundo contra esta lacra que impregna todos los rincones del ecosistema del deporte.

Jero nos hizo partícipes del cambio positivo que impulsa a su alrededor consiguiendo reencaminar a través del deporte las vidas de muchos jóvenes con problemas a través de su Escuela de Boxeo y de la Fundación Jero García, y cómo dentro del equipo WATS está convencido de que acabar con la violencia en el deporte no es una opción, sino una verdadera misión. Para ello impulsamos la formación en prevención, detección y erradicación de violencia en personas jóvenes vinculadas con el deporte y acudimos a este tipo de eventos para concienciar a la sociedad.

«Si yo he sido capaz de hacer un cambio en mí mismo viniendo de un barrio muy conflictivo y peligroso de Madrid en los años ochenta, tú también puedes transformarte. Yo cambio a las personas a través de los objetivos que marcamos, lo que hoy en día llamamos resiliencia«. Por ello Jero y el equipo WATS insistimos en la posibilidad de cambiar las conductas a través de la formación en valores. «Nadie nace siendo violento, lo aprendemos. Por tanto, igual que se aprende la violencia, podemos trabajar en desaprenderla».

Además de nuestro compañero Jero García, tuvimos la oportunidad de compartir escenario con personas inspiradoras como Javier Armentia, astrofísico y comunicador científico, Adriana Uribesalgo, fundadora de Ekomodo y promotora de proyectos de I+D en textil sostenible, Francesc Terns, emprendedor social a través de la gastronomía, Maitane Alonso, joven investigadora y reconocida microbióloga, Óscar Alonso, publicista y promotor del proyecto @72kilos, así como con Rosa Martín y Wilfredo Monsuy, volcados en crear oportunidades de futuro para los niños/as de Guinea Ecuatorial a través de la pasión y el compromiso. ¡Un evento super completo y fantástico a todos los niveles!

Un gran paso para nuestros/as menores: aprobada la Ley de Protección integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia

¡Buenas noticias! El Congreso de los Diputados/as ha aprobado la Ley de Protección integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. La conocida como «Ley Rhodes» por la lucha pública a favor de esta norma del pianista británico, es una antigua reivindicación de multitud de organizaciones a favor de los derechos de la infancia. Desde WATS, hace ya casi dos años, hacíamos también nuestras aportaciones de cara a la elaboración de esta ley.

La violencia que afecta a niños/as y adolescentes se suele decir que es invisible. Las cifras son dramáticas: aproximadamente la mitad de los delitos de abusos sexuales denunciados en el estado español son hacia la infancia. Sólo en 2018 hubo 38.000 menores víctimas de algún tipo de violencia, y de todas las agresiones sexuales la mitad corresponden a menores de edad. Muchas veces, por su edad, muchos/as acaban creyendo que la culpa del abuso sufrido ha sido de ellos/as y por miedo o vergüenza ni lo cuentan ni lo denuncian.

En palabras de la Ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, “si alguien trata de haceros sentir culpables por lo que os ha pasado quiero que escuchéis atentamente mis palabras: nada de lo que os haya pasado es vuestra culpa, pedid ayuda porque alguien va a ayudaros”.

Avanzamos en la defensa de un colectivo vulnerable

A partir de ahora echa a andar la nueva Ley, y aunque podrán aprobarse cambios y adiciones a través de las enmiendas en el Senado, podemos hacernos una idea de cómo quedarán las cosas. Avanzaremos como sociedad en la protección de uno de los colectivos más vulnerables, con ampliación de plazos de prescripción de delitos contra ellas y ellos, instauración de protocolos en centros educativos y deportivos, así como con cambios en los procedimientos judiciales.

Salón de Plenos del Congreso de los Diputados/as © Congreso de los Diputados

Si bien hay aspectos a mejorar, podemos decir que esta nueva ley es muy completa en dotar de mecanismos a la protección de los menores y contemplar amplias y variadas casuísticas. Luis Perdenera, presidente del Comité de Derechos del Niño de la ONU, ha afirmado que es una buena ley aunque “la cuestión de la perspectiva de género así como la de la discapacidad podrían mejorarse en la fase de enmiendas».

Ampliación de los plazos de prescripción de delitos a partir de los 30 años

La principal novedad de la nueva ley de Protección integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia radica en que el plazo de prescripción de los delitos contra este colectivo comenzará a correr al cumplir 35 años la víctima, y no a los 18 años como sucede actualmente. Esto quiere decir que, dado que la prescripción va de 5 a 15 años, el tiempo se alargará hasta los 40 años, e incluso a los 50 años en los casos más graves, frente a los 33 actuales. Esto es algo fundamental, ya que sabemos que aquellas personas que han sufrido abusos en la infancia suelen necesitar varios años para ser capaces de procesar lo ocurrido y atreverse a denunciarlo.

La «prueba preconstituida» para menores de 14 años y personas con discapacidad es otra de las novedades que trae la Ley Rhodes. Esto implica que durante la fase de instrucción del proceso judicial los menores solo tendrán que declarar una vez, y lo harán ante la policía solamente si es imprescindible. También se prevé la creación de unidades especializadas en las fuerzas y cuerpos de seguridad a nivel estatal, autonómico y en entidades locales, así como juzgados especializados.

Implicaciones claras para el sector deportivo

El capítulo 9º de la nueva Ley está dedicado específicamente al deporte y recoge medidas que hemos demandado en multitud de ocasiones. Las Administraciones Públicas a partir de ahora deberán velar por la existencia de protocolos de prevención, detección y actuación frente a situaciones de violencia contra la infancia. En todas las entidades deportivas que trabajen con niños y niñas, sean públicas o privadas, deporte de élite o de ocio ( e independientemente de su tamaño), si hay trabajo con niños y niñas deben existir protocolos.

Además, todos los centros educativos, de ocio y deportivos para menores deberán instaurar protocolos contra el acoso escolar, el ciberacoso, el acoso sexual, la violencia de género, violencia doméstica, el suicidio, la autolesión o cualquier otro tipo de violencia contra el sector infantil.

La nueva Ley tiene implicaciones claras en el deporte

Un paso muy importante es la creación de la figura del «coordinador de bienestar» en los centros educativos, así como la figura del «delegado de protección» en los centros deportivos y de ocio. Estas figuras deben disponer de una formación específica y se encargarán de comunicarse con los niños/as para asesorarlos en caso de tener alguna dificultad y cumplir con los protocolos de protección. A través de nuestra Formación para Entrenadores/as hemos formado a más de 800 profesionales en contacto con menores hasta la fecha, por lo que no podemos estar más de acuerdo con esta medida.

Se crearán nuevos juzgados especializados en delitos contra la infancia (al igual que ya existen, por ejemplo, para la violencia contra las mujeres) y se dará formación a la fiscalía y la judicatura de cara a que sepan tratar mejor con menores. Los niños o adolescentes que sean víctimas de delitos violentos graves tendrán acceso a la asistencia jurídica gratuita.

Tipificación de los nuevos delitos cometidos por Internet para la protección integral de la infancia y adolescencia

Por otra parte, se endurecen las condiciones de acceso al tercer grado, a la libertad condicional y a los permisos penitenciarios en el caso de condenados por delitos sexuales contra menores de 16 años. Para dar respuesta a una nueva problemática llegada de la mano de las nuevas tecnologías, se tipifican como nuevos delitos los que pueden ser cometidos por Internet: promover el suicidio, la autolesión o trastornos alimenticios entre menores, o la comisión de delitos de naturaleza sexual contra los mismos.

En definitiva, con la aprobación de la Ley de Protección integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia damos un paso muy importante como sociedad en la protección de nuestros/as menores. La creación de figuras específicas para su protección en centros educativos y deportivos marcará un antes y un después a la hora de contar con profesionales cualificados en la materia. De esta forma, se podrá actuar al menor indicio, así como trabajar en la formación de familias y trabajadores/as de los centros para establecer mecanismos de prevención, algo que desde WATS llevamos trabajando desde hace años con nuestras Formaciones para Familias. ¡Estamos de enhorabuena!

Indignación por el racismo en nuestros campos… pero solamente durante un ratito

Partido de la Primera División masculina de fútbol en el Ramón de Carranza entre el Cádiz y el Valencia, y en el minuto 29 el defensa valencianista Mouctar Diakhaby detiene el juego y comienza a realizar aspavientos. El árbitro se acerca y le sanciona con tarjeta amarilla por «discutir con un jugador del equipo contrario». Tras unos minutos de tensión, el Valencia se retira al vestuario, y el ambiente se vuelve raro hasta que trasciende a los comentaristas de televisión el motivo.

Diakhaby denuncia que Juan Cala, del Cádiz, le ha llamado «negro de mierda». El racismo es un problema de primer nivel en el deporte, y especialmente en los campos de fútbol. Por ello el equipo por completo ha decidido retirarse al vestuario en señal de protesta. Pasan los minutos, y finalmente el Valencia regresa al césped, no así Mouctar Diakhaby que permanece en el vestuario y es sustituido por otro jugador. El árbitro reanuda el encuentro con cierta normalidad, que termina con victoria del Cádiz por 2 a 1.

El Valencia se retira al vestuario en el Ramón de Carranza como protesta – © LaLiga

Escuchar «negro de mierda» en el césped nos debería hacer replantearnos muchas cosas

En la rueda de prensa del los entrenadores tras finalizar el partido, y después con las declaraciones de jugadores en la zona mixta, la indignación se extiende a todos los medios. Los insultos racistas que el defensa valencianista denuncia por parte de Juan Cala son algo muy grave, y deberían ser motivo de sanción. LaLiga realiza un sorprendentemente comunicado en el que concluye que ha analizado los soportes audiovisuales con la grabación del partido pero «no encuentra pruebas de que los insultos denunciados se hayan realizado».

Para Diakhaby, la actitud de LaLiga responde a que «se quiere proteger al fútbol español en lugar de hablar de lo sucedido». Afirma, además, que llevará su denuncia «hasta el final» ya que no quiere que el incidente quede en nada. «No conozco a Juan Cala personalmente. No sé si es racista, pero lanzó insultos racistas y creo que debería ser sancionado por ello».

Por su parte, Juan Cala declara en rueda de prensa que él no ha insultado a nadie. «O bien Diakhaby se lo inventa, o lo ha entendido mal, pero el resto es un circo». Además, manifiesta que no piensa hacer más declaraciones, y el Cádiz guarda silencio absoluto sobre el tema.

La Federación Española de Fútbol, por su parte, inicia otra investigación, aunque su Tribunal de Apelación dice que tampoco encuentra pruebas. Diakhaby cree que «no quieren erradicar el racismo porque no sancionan a los protagonistas; no quiero decir que sean cómplices, pero es cierto que no se sanciona».

Cuando no existen pruebas, es complicado demostrar que la víctima tiene razón.

¿Cómo demostrar que la víctima tiene razón?

¿Quién tiene razón? Entendemos que si en las pruebas audiovisuales no aparece el insulto es muy complicado demostrar que este ocurrió, pero eso no resta gravedad a la situación ni nuestro apoyo a la víctima que denuncia estos insultos. Para una persona que se ve insultada por su raza, es absolutamente doloroso sufrir este hecho, y más aún el tener que denunciarlo cuando lo que se encuentra son todas las puertas cerradas y una absoluta incomprensión por muchas de las instituciones implicadas. Al final del día, el jugador que ha sufrido insultos racistas se vuelve a casa con una tarjeta amarilla por «protestar ante el jugador del equipo contrario».

Parece que inicialmente al conocerse la noticia la indignación por otro caso de racismo en nuestros campos corrió como la pólvora, pero sólo duró un ratito. Más allá de cuál es la verdad, de las investigaciones y las pruebas, creemos que ese «ratito de indignación» debería durar algo más. Creemos que ese no es el debate, y que más allá de las investigaciones tanto LaLiga como la RFEF deberían abrir el incómodo melón del racismo en el fútbol. Reconocer que es un problema importante y plantear un programa formativo y de divulgación ambicioso para acabar con él y mostrar el compromiso de la competición estrella contra el racismo y la xenofobia. Se podrían endurecer las sanciones e introducir nuevos mecanismos en el reglamento para prevenir, abordar y castigar estas expresiones. Pero parece que no hay intención de abordar un problema tan serio y doloroso.

Acabar con el racismo en el deporte está en nuestras manos.

Dos propuestas para erradicar el racismo de nuestros campos

¿Qué proponemos desde WATS?

Invertir en formación y concienciación, especialmente entre los/as más jóvenes. Un deporte como el fútbol que se ve por televisión de forma masiva tiene que ser ejemplar y demostrarlo continuamente. Deberían ponerse en marcha campañas para mostrar a la ciudadanía que en el 2021 no es aceptable llamar «negro de mierda» a nadie en un campo. Y las instituciones públicas al máximo nivel (Ministerio, CSD, la Fiscalía o el Poder Judicial) deberían tener algo que decir sobre este tema, y no guardar un incómodo silencio.

¿Qué propuesta desde el ámbito del propio deporte nos gusta?

Nos ha encantado la que lanza el exfutbolista holandés Clarence Seedorf, que ha jugado entre otros en el Real Madrid, el Ajax o el Milan. «No podemos cubrirnos la boca si hablamos a un rival, eso debería ser tarjeta amarilla» dice Seedorf, que cree que es una forma de atajar el que se insulte pero ocultando que las cámaras o los micrófonos puedan captar la prueba audiovisual, como en el caso que denuncia Diakhaby. Y la verdad, es una propuesta que tiene mucho sentido y podría atajar la impunidad a la hora de faltar el respeto al contrario. Nos gusta que Seedorf pide ejemplaridad a jugadores/as, aficionados/as, a la UEFA y a la FIFA, «la educación a largo plazo es la única herramienta para luchar contra el racismo». Ciertamente, ¡esta es la clave contra el racismo en nuestros campos!