Jesse Owens, el atleta afroamericano que desafió a Hitler (y sufrió la segregación racial en su propio país)

Agosto de 1936: Jesse Owens se baja de un avión en Berlín para competir en los Juegos Olímpicos. Llegaba desde Estados Unidos, donde era toda una sensación. El año anterior había batido cinco récords del mundo (igualando un sexto) en la Big Ten Conference, una competición universitaria en la que saltó a la fama. Y una fama muy merecida, ya que su récord de salto de longitud -8 metros y 13 centímetros- tardó nada menos que 25 años en ser igualado por otro deportista.

Pero la vida de Owens no había sido fácil en el Estados Unidos de la segregación racial. Sería el mejor atleta del momento, pero en la tierra del país que le vió nacer y para muchas personas, únicamente era «un negro». Nacido en Oakville, Alabama, en 1913, Jesse Owens se convirtió en la historia de Hollywood perfecta: el héroe afroamericano que con sus cuatro medallas de oro destruyó la propaganda sobre la raza aria del Tercer Reich en el Berlín de 1936. Pero la historia es algo más compleja y enrevesada que un bonito titular.

Owens en el Big Ten Conference de 1935

Berlín 1936, un escaparate nazi para todo el mundo

El 30 de enero de 1933, el Presidente de Alemania Paul von Hindenburg, nombra Canciller a Adolf Hitler. Apenas un año y medio después, el 20 de agosto de 1934, fallecía Hindenburg y Hitler se autoproclamaba Jefe de Estado, comandante de las fuerzas armadas y «Führer». Comenzaba un siniestro Tercer Reich basado en el totalitarismo, la propaganda vacía y un genocidio generalizado de personas judías, gitanas, homosexuales o de izquierdas.

Precisamente en ese ambiente, Berlín organiza unos Juegos Olímpicos en verano de 1936 que Hitler quiere utilizar como escaparate ante el mundo. Su planteamiento partía del sinsentido de mostrar la pureza racial aria, a la vez que se enseñaría al mundo la estética y parafernalia nazi, su potencia económica e industrial, acompañada de las enormes infraestructuras deportivas de una Alemania que pocos años después arrastraría al planeta a la Segunda Guerra Mundial.

Adolf Hitler en el palco de honor del Estadio Olímpico de Berlín en 1936.

Estados Unidos, el país de la segregación racial

Es en ese Berlín en el que Jesse Owens pone el pie al bajar de su avión. Pero aún así, el contraste es enorme. Viaja junto a los atletas blancos de su delegación, se hospeda en los mismos hoteles y acude a los mismos restaurantes. Algo absolutamente impensable en Estados Unidos, donde imperaban los establecimientos para blancos y para negros, con aseos diferentes, puertas diferentes e incluso asientos diferentes en el transporte público. Una Norteamérica donde el Ku Klux Klan había campado a sus anchas a principios de siglo mientras gran parte de la población miraba hacia otro lado.

Owens puso al nazismo contra su propio espejo, rompiendo sus expectativas de que los atletas arios alemanes coparían el medallero. Arrancan las Olimpiadas y el 3 de agosto Owens consigue su primera medalla de oro: 100 m con en 10,3 segundos. Al día siguiente, el 4 de agosto, logra el segundo triunfo con el salto de longitud: 8,06 metros y rompiendo la marca mundial de 8,13 m que él mismo había conseguido el año anterior.​

El día 5 de agosto realiza la carrera de 200 metros en 20,7 segundos: tercera medalla de oro. Llega el 9 de agosto y la carrera de relevos 4 por 100 metros: Jesse Owens, Ralph Metcalfe, Frank Wykoff y Foy Draper establecen un nuevo récord mundial de 39,8 segundos y una cuarta medalla de oro para Owens. En apenas siete días, un chico afroamericano de Alabama logra toda una hazaña con cuatro medallas de oro que no sería igualada hasta los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, donde Carl Lewis consiguió otras cuatro medallas de oro en las mismas pruebas.

Jesse Owens en la prueba de 100 metros.

«El antílope negro» y sus cinco medallas de oro

La historia corrió como la pólvora y se llegó a escribir cómo el propio Adolf Hitler se retiraba del palco de honor para no ver ganar a un atleta negro en su Olimpiada. Pero nada más lejos de la realidad, la intolerancia del régimen nazi se hacía por la puerta de atrás y en las cámaras de gas, no ante las cámaras de televisión. El propio Owens reconoció que Hitler no asistió a la entrega de medallas pero le estrechó la mano en el antepalco en un encuentro informal.

Ewanjé-Epée, autor del libro «Jesse: La fabulosa historia de Jesse Owens«, narra la historia de un atleta afroamericano que triunfó en la Alemania nazi ante los ojos del Führer. Según la autora «Jesse se convirtió en un auténtico símbolo, pero no supo sacarle partido. Le costó toda la vida entender lo que representó, y no supo jugar ese papel. Jesse no era más que un pobre chico negro, hecho a sí mismo«. La hazaña de Owens trascendió de sus cuatro medallas y consiguió desmontar la absurda propaganda racial alemana en una competición mostrada en directo para todo el planeta por televisión. Pero su regreso a Estados Unidos no fue nada fácil.

El reconocimiento por parte de la Casa Blanca nunca llegó. El Presidente Franklin Delano Roosevelt, volcado en conseguir el apoyo electoral de la población del sur (mayoritariamente racista y heredera del pasado esclavista) no quiso recibirle y ni siquiera le envió una carta de felicitación. Owens llegó a participar en el desfile de honor que se organizó al retornar los deportistas campeones de la delegación norteamericana, con un pasacalles por el centro de Nueva York.

En el desfile de honor, pero por la puerta de atrás

Al término del desfile, Jesse Owens no pudo acceder a la recepción oficial en el Hotel Waldorf Astoria junto con sus compañeros blancos entrando por el acceso principal: tuvo que entrar por una puerta de servicio en la parte trasera, y a través de un montacargas para empleados. Esta era la realidad de los Estados Unidos de América en 1936.

A partir de entonces, el «antílope de ébano» en la tierra prometida de la segregación racial encadenó trabajos de poca monta, incluyendo espectáculos donde corría para ganar a un caballo a galope o a un coche. Aunque escribió libros y compuso Jazz, Owens vió evaporarse su gloria deportiva muy rápidamente y terminó sus días apartado del mundo del deporte. Su propia opinión sobre el activismo de las personas afroamericanas en el deporte pasó de ser algo descreído habiendo criticado la hazaña de los Panteras Negras haciendo el saludo del Black Power en los Juegos Olímpicos de México en 1968, a rectificar posteriormente lo dicho sobre John Carlos y Tommie Smith.

El saludo del Black Power en los Juegos Olímpicos de México 1968.

Tras sus críticas iniciales, llegó a escribir un libro titulado «He cambiado» donde expresaba que se dió cuenta de que «luchar, en su mejor sentido, era la única respuesta que el afroamericano tenía, que cualquier negro que no estuviera comprometido en la lucha en 1970 estaba ciego o era un cobarde».

Tuvieron que pasar 44 años desde su hazaña en la Olimpiada de Berlín para que un Presidente de Estados Unidos reconociese públicamente la importancia del legado de Jesse Owens. El 31 de marzo de 1980 Jimmy Carter declaraba que «quizá ningún atleta simbolizó mejor la lucha humana contra la tiranía, la pobreza y el fanatismo racial que Jesse Owens». Aquel pobre chico negro de Alabama que puso de rodillas el delirio racial de la Alemania de Hitler y sufrió el racismo en su propio país, había fallecido en Arizona a los 66 años.

Más de 50 clubs se formarán en valores de la mano del Ayuntamiento de Bilbao y WATS

El Ayuntamiento de Bilbao ha puesto en marcha un programa pionero de formación online en valores y prevención de la violencia en el ámbito deportivo. El objetivo es que las y los entrenadores de 51 clubs con convenios con Bilbao Kirolak (patronato municipal de deportes) participen en esta capacitación y adquieran las herramientas y competencias para trabajar y desarrollar los valores en sus entornos deportivos, especialmente en el caso del trabajo con deportistas menores de edad.

Nuestro equipo de educadores/as, de profesionales de la psicología  y de la mediación social de WATS serán los encargados de impartir este curso, subvencionado por el Ayuntamiento de Bilbao y gratuito, por lo tanto, para los clubs. A nivel formativo el programa será el WATS Coach Academy, formación en deporte con valores y prevención de la violencia, por el que ya han pasado desde 2017 más de 800 entrenadores, familias, directivos y gestores de clubes, con un impacto en más de 6.000 jóvenes deportistas.

Enmarcado en el programa Bilbao Balioen Hiria (Bilbao Ciudad de Valores)

En palabras de la Concejala de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao, Itxaso Erroteta, «esta iniciativa se enmarca en el programa Bilbao Balioen Hiria (Bilbao Ciudad de Valores), queremos que los valores estén presentes en nuestras pistas, campos y canchas. El deporte es una gran herramienta para fomentar e impulsar buenas prácticas y buenos comportamientos desde las edades más tempranas. Tenemos que trabajar para ser capaces de que todos y todas las deportistas, desde la infancia, interioricen que el respeto, el compañerismo, el esfuerzo o la ilusión son valores que hacen grande al deporte, por encima de las victorias y los logros personales”. 

La formación está dirigida a entrenadores y entrenadoras de cualquier disciplina deportiva, sin importar su nivel académico o edad. Se impartirán 50 horas teórico-prácticas para trabajar: la importancia de la figura del o de la entrenadora, la educación en valores, la prevención de la violencia, la psicología deportiva y la mediación.

Gracias a nuestra plataforma y comunidad online WATS, a través de un formato audiovisual y flexible, los entrenadores y entrenadoras podrán avanzar a su ritmo con sesiones de 15 minutos a través de cualquier dispositivo (smartphone, tablet u ordenador). Aprenderán con vídeos cortos y atractivos acompañados de ejercicios prácticos y dinámicos. La plataforma además de la formación, cuenta con una sección de comunidad, foros y eventos con el objetivo de que las y los entrenadores estén en contacto.

Formación universitaria en deporte con valores y prevención de la violencia para más de 50 clubes

La formación comenzará el 15 de marzo y las y los participantes tendrán un plazo de 4 meses y medio para realizar la formación, cada entrenador o entrenadora que la complete correctamente obtendrá un Diploma Universitario otorgado por Mondragon Unibertsitatea que da derecho a 2 créditos universitarios.

Además, en paralelo a esta formación se pondrá en marcha una campaña con acciones informativas tanto online, como offline, para dar a conocer y fomentar el uso del Teléfono contra la violencia en el deporte que gestionamos desde WATS: 688 655 099. Con un simple mensaje de Whatsapp, nuestro equipo de profesionales atiende en este número todas aquellas consultas sobre casos de violencia en ámbitos deportivos.

Un 8M – Día Internacional de las Mujeres con mucho que celebrar pero también mucho que reivindicar en el deporte

Asoma en el horizonte un nuevo 8M – Día Internacional de las Mujeres, un poco más diferente que los anteriores y absolutamente condicionado por la pandemia, pero con el mismo poder reivindicativo que siempre. El 8M es necesario en todos los aspectos de la vida, porque las mujeres continuamos sufriendo desigualdad, falta de oportunidades y, demasiado a menudo, vulneraciones de derechos. El deporte, desafortunadamente, también es un lugar en el que jugamos «en campo contrario». Diferencias salariales abismales, necesidad de compaginar otros trabajos porque no es posible vivir de la práctica deportiva en muchos casos, la dificultad de llegar a puestos de gestión en clubes deportivos o federaciones donde prácticamente sólo hay hombres, y, en muchísimos casos, vernos obligadas a elegir entre nuestra carrera deportiva o ser madres.

Pero también vemos asomar algunos brotes verdes en el campo y resplandece un poco de luz al final del túnel. Desde el 2018, año en que se celebraron huelgas feministas masivas en todo el Estado, a las mujeres ya no hay quien nos pare. El Coronavirus conseguirá que no volvamos a llenar las calles de todas las ciudades por cuarto año consecutivo, pero no silenciará de ninguna manera nuestra voz. Entre todas y todos hemos conseguido que el feminismo y la igualdad se conviertan en temas que a diario aparecen en las noticias, en el discurso político e incluso en la charla entre ciudadanas/os. Y eso ya es un gran logro por sí mismo: la igualdad es un tema de actualidad.

Un pasito hacia delante, un pasito hacia atrás

En el caso del deporte, vivíamos una situación con grandes avances en el 2020. Uno de sus hitos más significativos fue la firma del primer Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, donde por primera vez en la historia las mujeres futbolistas iban a poder vivir de su deporte, tendrían un salario mínimo y condiciones que las protegerían cuando quieran ser madres. Esto trajo tras de sí innumerables reivindicaciones y un torrente de mejoras en otras disciplinas deportivas que se vieron frenadas en seco por el COVID-19.

El Convenio del Fútbol Femenino ha sido un hito para la igualdad en el deporte.

La pandemia no sólo ha pospuesto indefinidamente los Juegos Olímpicos de Tokyo, un escaparate inmejorable para las mujeres deportistas como referentes para todas las niñas que sueñan con dedicarse al deporte. También muchas de esas pequeñas mejoras que estaban en camino en deportes minoritarios o individuales se han frenado en seco y, como analizábamos en anteriores artículos, la situación de emergencia sanitaria ha hecho mella en el deporte, pero especialmente en el femenino. Se ha acentuado la brecha de género con deportistas y prácticas deportivas que han estado durante largos meses en el limbo deportivo sin saber si retornarían a entrenar, jugar y competir.

Con un horizonte mucho más cercano de superar la pandemia, gracias a una vacunación masiva que está ya a la vuelta de la esquina, este 8M tenemos mucho que celebrar pero también mucho que reivindicar. La salida a la crisis sanitaria sólo puede ser con más igualdad. Por una parte, reconociendo a las mujeres que están soportando una carga extra por los cuidados, desde el sector sanitario, pasando por el educativo y llegando hasta el doméstico, todos ellos muy feminizados.

Reconocimiento, sí, pero medidas legales que aseguren la igualdad, también

Además de reconocimiento, necesitamos desde las instituciones el impulso de medidas para asegurar los derechos conseguidos y acercar la igualdad real: mismos derechos, mismos salarios, mismas oportunidades, mismas responsabilidad. Tampoco nos olvidamos de la importancia de desarrollar políticas públicas para ayudarnos en la conciliación familiar y en poder ser madres y crear una familia cuando queramos hacerlo, sin tener que renunciar a nuestra vida profesional para tener hijos/as.

Por último, en el terreno deportivo, no dejemos de mirar hacia atrás para reconocer a aquellas pioneras que rompieron barreras y techos de cristal. Mujeres deportistas que desafiaron al statu quo para dedicarse al deporte que les apasionaba, y se convirtieron en referentes y fuente de inspiración para todas y todos. Además de mirar al pasado, no dejemos de llevar la vista al frente para conseguir avanzar aún más hacia una igualdad efectiva y real.

¿Cómo lo conseguiremos? Con más feminismo, más diversidad, más educación, más valores y, en definitiva, más mujeres y más hombres que trabajen codo a codo por la igualdad. Como sociedad somos imparables y estamos en el buen camino, ¿te sumas?

Abierta la inscripción para la siguiente edición del Máster en Innovación y Gestión Empresarial Deportiva con Mondragon Unibertsitatea

La inscripción para la siguiente edición del Máster en Innovación y Gestión Empresarial Deportiva (con experiencia internacional) que impartimos junto a Mondragon Unibertsitatea se encuentra ya abierta a través de la página web. En este caso habrá dos ediciones: una que arrancará en Junio de 2021 y otra que dará inicio en Octubre de 2021.

Este Máster está dirigido a jóvenes recién graduados/as cuya pasión es el deporte y les interese el mundo empresarial y el emprendimiemto. La formación se basa en la metodología de Mondragon Team Academy “team learning by creating”, por lo que los alumnos/as crearán desde el primer mes su propia empresa deportiva y viajarán aprendiendo con dos viajes de diez días a Estados Unidos y a Asia, trabajando en proyectos reales.

Colaboración de clubes deportivos y empresas de referencia

Equipo WATS TEam - Master en innovacion y gestion empresarial deportiva - arranque - mondragon unibertsitatea
Los nueve alumnos/as que forman la primera edición del Máster junto al equipo de coordinadores.

Además, el Máster cuenta con la colaboración de empresas y clubes deportivos líderes en su sector. Por una parte, LABORAL Kutxa provee de fondos iniciales a la empresa que funden los alumnos/as de cara a facilitar su arranque en los primeros meses. Por otro lado, las entidades deportivas SD Eibar, Bibao Basket o Basque Team volverán a ser colaboradores en esta segunda edición, posibilitando el que sus profesionales participen como expertos en la formación así como el generar visitas para conocer desde dentro sus instalaciones y modelo de gestión.

El objetivo del Máster es formar a profesionales para que adquieran las competencias necesarias para entender y desarrollar negocios en el sector empresarial deportivo, así como la gestión de equipos deportivos; siendo capaces de crear y de gestionar entidades que se enmarquen en la industria del deporte.

Opiniones positivas de los alumnos/as de la primera promoción

Los nueve alumnos/as de la actual edición, con perfiles tan diversos como graduados en Ingeniería, Turismo, Administración y Dirección de Empresas, Marketing o Comunicación, han valorado muy positivamente aspectos como la metodología, la cartera de expertos o la dinámica de creación de una empresa real.

La solicitud de más información y matrícula en el Máster está ya abierta, pudiendo realizarse desde la web www.wats.team/wats-master o desde la propia Universidad de Mondragon.