La hazaña de Kathrine Switzer, primera mujer en correr una Maratón

Hoy queremos rescatar una de las historias del deporte y de la igualdad entre mujeres y hombres que más nos inspiran. ¿Alguna vez te has preguntado quién fue la primera mujer en correr una Maratón?

Esta hazaña tiene nombre propio: Kathrine Switzer. En una tarde del frío mes de diciembre de 1966 y mientras corría bajo una nevada, tuvo una fuerte discusión con su entrenador, Arnie Briggs.

Kathrine era una estudiante de periodismo en la Universidad de Siracusa, en Nueva York, y a sus 19 años entrenaba en el equipo masculino de atletismo, ya que no existía uno para mujeres. «Estaba cansada de escuchar las hazañas de mi entrenador y los 15 maratones que había corrido. Así que esa noche le mandé callar y le dije que ya bastaba de hablar de la Maratón, había llegado la hora de que corriésemos la maldita carrera”.

Aunque las mujeres tenían prohibido correr en la Maratón de Boston, su entrenador le propuso un trato. Si ella corría 42 kilómetros en un entrenamiento, sería él mismo quien le llevase a Boston. Dicho y hecho: Kathrine se entrenó duro y corrió junto a Arnie 50 kilómetros en un entrenamiento. «Cuando terminamos, Arnie se desmayó. Al día siguiente vino a decirme que tenía que inscribirme en la carrera».

Corría el año 1967 y se celebraba la famosa Maratón de Boston, que en la época se publicitaba como «la carrera más importante del mundo». Hasta ese momento las mujeres no tenían permitido participar en muchas pruebas deportivas, y la Maratón de Boston no era una excepción.

Sin embargo, consiguió inscribirse con un nombre que fonéticamente sonaba como el de un hombre: K. Switzer. Así que pertrechada de su dorsal con el número 261 se lanzó a las calles de Boston.

Equipo WATS Team - los exitos de la igualdad en el deporte - Kathrine Switzer
Aunque intentaron expulsarla de la carrera, Kathrine Switzer siguió corriendo.

Cuando pasado el tercer kilómetro de la carrera el director de la misma, Tom Semple, se dio cuenta de que había una mujer corriendo, intentó echarla de malas formas y a empujones. «No toleraré que haya una mujer en mi carrera». Kathrine se resistió y siguió corriendo. «Terminaré esta carrera aunque tenga que hacerlo a cuatro patas».

Tras 4 horas y 20 minutos, y con los pies doloridos y llenos de ampollas, la primera mujer en correr una Maratón cruzaba la línea de meta. Kathrine Switzer no sólo había roto sus anteriores marcas, sino que había pasado a la historia del deporte y se convertía en un icono del feminismo y la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

«La verdad es que sólo pensaba en que era una cosa extraña que había ocurrido. Pero, en el viaje de regreso con mi equipo, hicimos una parada en un restaurante y la historia estaba en todos los diarios. Me di cuenta de que esto iba a ser algo que iba a cambiar los deportes de mujeres, pero no sabía cómo, y que iba dedicar gran parte de mi vida a cambiar el sistema».

Kathrine Switzer maraton de boston con 70 años en 2017
En 2017, con 70 años, Kathrine Switzer volvió a correr la Maratón de Boston.

En 2017, Kathrine Switzer regresó a Boston para correr la Maratón. Consiguió un tiempo de sólo 20 minutos más pese a haber pasado medio siglo de la carrera que la convirtió en la primera mujer en correr una Maratón. “¿Sabes qué? Ese fue el día más feliz de mi vida”, reconocía Kathrine Switzer a los 70 años. “Fue la carrera más fácil de todas: paré trece veces, hice ocho entrevistas, abracé a niñas pequeñas en el camino y miles de personas me gritaban ¡vamos Kathrine! o ¡igualdad para las mujeres!«.

La despedida de Aduriz, un deportista referente en valores. “Me gustaría que me recordaran como un jugador que siempre ha querido lo mejor para su equipo”

Lo primero que se les viene a la cabeza a los aficionados del Athletic Club cuando escuchan su apellido es “gol”. Sin embargo, la despedida de Aduriz deja un legado que va mucho más allá de sus goles, de sus interminables saltos y de su zorrería; llega incluso más lejos de lo que ha llegado su competitividad. Aritz Aduriz es orgullo e identidad, no sólo como futbolista y jugador del Athletic, sino también como deportista.

“Me gustaría que me recordaran como un jugador que siempre ha querido lo mejor para el Athletic”. Así reveló Aritz Aduriz, en una entrevista para Canal+ en 2014, su amor incondicional por la camiseta rojiblanca. Él es el claro ejemplo de que el deporte también funciona por emociones y ha comentado varias veces, como en aquella entrevista con Ricardo Sierra, que tenía intención de seguir jugando siempre que se divirtiera haciéndolo.

Entrevista de Ricardo Sierra a Aritz Aduriz en Canal+ (2014)

La misma ilusión que en su debut hace 18 años

A pesar de que estas últimas dos temporadas hayan sido complicadas para él por la falta de continuidad, seguía transmitiendo la misma ilusión al saltar al campo que cuando debutó en el antiguo San Mamés hace ya 18 años, con tan solo 21 añitos, de la mano de Jupp Heynckes.

Su capacidad para transmitir emociones, tanto al equipo como a una grada rebosada de 50 mil almas diferentes, y además hacerlo desde la más estricta serenidad y profesionalidad, es posiblemente su mayor virtud. Muchas aficionadas y aficionados al fútbol, incluso los que no son del Athletic Club, nos hemos sentido identificados. Muchas y muchos le hemos sentido como uno de nuestros deportistas emblema porque él nos ha brindado todo su esfuerzo y dedicación, que se han visto reflejados en sus goles. Un privilegio que no todos los jugadores tienen y que queda aún más patente en la despedida de Aduriz.

Debut de Aritz Aduriz contra el Amurrio en 2002
Debut de Aritz Aduriz con el Athletic Club contra el Amurrio en 2002
© Jon Hernáez / FOKU

“El Zorro” de Donostia es también un ejemplo de que la competitividad y la deportividad no tienen porqué estar reñidas. Siempre ha sido un jugador muy competitivo, su ansia por ganar es quizás la principal responsable de su apodo, que le va como anillo al dedo. Y su deportividad es igual, o incluso, más transparente todavía. Por ejemplo, después de quedar máximo goleador de la Europa League en la temporada 2015/16, cayendo en cuartos de final contra el Sevilla F.C. en una eliminatoria muy igualada, Aritz siempre mantuvo que el mérito de los goles no era suyo, sino de todo el equipo. Uno de esos jugadores que cuesta encontrar pero que en ciudades como Bilbao se valora más que ningún otro.

Cultivando una buena relación con árbitros y rivales

En más de una ocasión también ha reconocido que su relación con los árbitros, con los que suele tener más de una discusión, es mucho mejor de lo que la gente cree. Aritz es un deportista de sangre caliente, y es plenamente consciente de que el trabajo de los árbitros es muy complicado. En el fútbol, y en el deporte en general, la tensión de la competición puede llevar a los deportistas equivocarse, y el 20 del Athletic sabe que cuando eso pasa, la mejor solución es pedir disculpas y dialogar.

Y todo esto nunca le ha impedido ser un compañero y jugador querido allá donde ha ido. Quizás en el deporte profesional lo más importante sea la consecución de títulos o, al menos, de resultados. Y para él también lo es así, desde luego, pero siempre ha sido un jugador que ha valorado todas sus amistades. Aduriz ha jugado grandes partidos, ha formado parte de grandes equipos, con grandes objetivos y sin embargo, los partidos más especiales para él han sido los que tenían el factor emocional de enfrentarse a un excompañero, a un amigo, con el que después intercambiaba la camiseta.

Homenaje a Aduriz por sus excompañeros del RCD Mallorca en Son Moix
© Athletic Club

La prueba más cercana que tenemos de ello es su recibimiento en el vestuario en la primera jornada de liga de esta temporada. Después de marcar un auténtico golazo de chilena y dar la victoria al Athletic en el minuto 88 contra el FC Barcelona, todos sus compañeros le esperaban en el vestuario para cantarle, sin terminar de creérselo, uno de los cánticos más recurridos de los últimos años en San Mamés. Nada presagiaba en ese momento que a final de temporada llegaría la despedida de Aduriz. Otro buen ejemplo llegó 3 jornadas después. El Athletic visitaba la que fue su casa durante dos temporadas, el Estadi de Son Moix, Mallorca. La afición mallorquinista quiso reconocer los más de 15 años de profesión del delantero donostiarra, y la ovación prepartido fue un momento que estamos convencidas que siempre guardará en su amplio baúl de recuerdos.

Al final el fútbol no es más que un balance entre errores y aciertos

Un baúl lleno de vivencias, de diferentes situaciones, de errores y de aciertos. Eso también es Aduriz: la voz de la experiencia. Una de sus funciones en el equipo, de hecho, consiste en transmitirla, como él mismo ha comentado en alguna ocasión. Es cierto que muy pocos jugadores son capaces de marcar un gol de chilena así, pero sus aportaciones al equipo llegan en formas diferentes.

Con la despedida de Aduriz se marcha, en un momento especialmente extraño para el fútbol, un deportista que nunca ha dejado de ayudar y al que todas y todos los aficionados del Athletic seguramente hubieran preferido despedir a lo grande. Una lesión de cadera y una alarma sanitaria no impedirán que el legado de Aritz Aduriz pierda un solo gramo de peso. El día en que se dispute la final de Copa del Rey entre el Athletic y la Real Sociedad estamos convencidos de que la afición de ambos equipos echará de menos no poder verle ese día sobre el césped. La leyenda sigue viva y la despedida va para largo.

¡Todas y todos a una! Hacia la desescalada a través de la responsabilidad y el compromiso

Desde el pasado lunes 11 de mayo muchos territorios y provincias hemos entrado en la ya tan conocida Fase 1 de la desescalada ante el COVID-19. Esta modificación supone un cambio significativo en las limitaciones de libre circulación las personas, con una mayor apertura en nuestras posibilidades de movimiento. También supone una vuelta a la actividad física y deportiva para la que te dábamos algunos consejos en un anterior artículo.

Desafortunadamente, este cambio de escenario nos ha dejado en algunos lugares imágenes de terrazas abarrotadas, personas que no respetan la distancia de seguridad, falta de seguimiento en las medidas de distanciamiento social e higiene… Por eso, a pesar de que, según los territorios la norma establecida es distinta, existen elementos comunes que tienen que darse de forma indispensable en todos los lugares. Hablamos de dos valores clave: la responsabilidad y el compromiso.

Pero ¿qué es ser responsable? Según una de las acepciones de la RAE, “ser responsable” significa “persona que pone cuidado y atención en lo que hace y decide”. Para llegar a ser capaces de hacer, es importante ser conscientes de que en el contexto en el que nos encontramos: la situación no nos afecta únicamente a nosotros como individuos sino que se trata de una coyuntura que nos afecta a todas y todos como sociedad. Por eso, antes de actuar y de tomar decisiones, es necesario reflexionar sobre el impacto que pueden tener nuestras acciones (¡que lo tienen!), especialmente en aquellos sectores de la población más vulnerables.

Solamente si somos capaces realmente de tomar consciencia de la importancia de ser responsables seremos capaces de comprometernos con las recomendaciones y normas establecidas, y por tanto, nuestras acciones irán en beneficio del bien común.

Responsabilidad y compromiso

¿Cómo puedo ser verdaderamente responsable en mi conducta diaria durante las diferentes fases de la desescalada? Te proponemos seguir un itinerario que tiene tres pasos.

Sentir. Siente que esto no es sólo problema de unos pocos, que es algo extraordinario que nos afecta a todos como sociedad. Recuerda que nuestras y nuestros profesionales de la sanidad pública llevan semanas dándolo todo por nosotros/as.

Pensar. Reflexiona sobre las consecuencias de nuestras acciones, toma consciencia de la situación y de que cada pequeño paso cuenta. Piensa que la pandemia ha sacado lo mejor de muchísimas personas y cómo hemos sido capaces de unirnos en la adversidad.

Actuar. Actúa en función de lo que has reflexionado, consciente de la importancia de respetar (aunque nos cueste) el distanciamiento social, la higiene de manos, la distancia de seguridad, el uso de mascarilla y el ajustarse a las actividades permitidas y a las franjas horarias.

Si alguna vez te flaquean las fuerzas en esta lucha contra el COVID-19, recuerda: pequeños cambios marcan grandes diferencias. ¡Con el compromiso y el respeto de todas y todos lo conseguiremos!

¡En marcha de nuevo! Consejos para retomar la actividad física tras el confinamiento

Durante estas semanas de confinamiento hemos tenido que cambiar la mayor parte de nuestros hábitos y rutinas. Algo que nos ha llevado a tener, en la mayoría de los casos, una vida mucho más sedentaria con los riesgos asociados que conlleva para la hipertensión, obesidad o hipercolesterolemia. Y derepente, nos enfrentamos al reto de retomar la actividad física tras el confinamiento, y en muchos casos sin haber podido conseguir tener una rutina estable.

Hasta hace pocos días la práctica deportiva en espacios abiertos no ha estado permitida, así que hemos buscado alternativas en nuestras casas que nos ayudaran a mantener cierta actividad. No olvidemos que la actividad física tiene una gran influencia en nuestro estado psicológico, por lo que no solo gente acostumbrada a realizar deporte de forma habitual, sino la gran mayoría de la población, hemos incorporado en nuestras rutinas de confinamiento el ejercicio de forma diaria.

El reto de retomar la actividad física tras el confinamiento

Desde el pasado día 2 las medidas adaptadas con respecto a la actividad física, entre otras, han cambiado y se han establecido dos franjas horarias para la realización de ejercicio al aire libre, de 6.00 a 10.00 de la mañana y de 20.00 a 23.00 horas. En el caso de los deportistas profesionales, a partir del pasado lunes han podido iniciar los entrenamientos de forma individual y al aire libre. En la medida que el número de contagios se vaya reduciendo, las restricciones serán menores.

Caminar rápido puede ser un buen primer paso para retomar la actividad física.

Como nos indican los profesionales de la salud, la realización de actividad física tiene múltiples beneficios y se recomienda en todas las edades, pero tenemos que tener en cuenta que, tras un parón tan largo o por la falta de hábitos deportivos en otros casos, retomar esta actividad pude ser perjudicial si no seguimos una serie de recomendaciones y precauciones para evitar lesiones.

Si eres de los que no realizaba deporte antes del confinamiento pero has decido que éste puede ser un buen momento para iniciarte sólo podemos decirte que ¡enhorabuena! Cuando hayas decidido el deporte que quieres practicar, empieza poco a poco y no tengas prisa. Es importante que te vayas marcando pequeños objetivos, que sean realistas y que sean alcanzables. Por ejemplo, comenzar caminando a buen ritmo, pasar a andar en pequeñas pendientes hacia arriba, de ahí a trotar unos minutos y poder terminar, al cabo de unos días, haciendo alguna pequeña carrera. ¡Y no te olvides de calentar antes y de estirar al terminar!

Tras 21 días habrás convertido la actividad deportiva de nuevo en hábito

De esta forma, en la medida en la que vayas superando estos objetivos alcanzables, tu motivación irá en aumento. Suele decirse que tras 21 días realizando una actividad, esta se convierte en hábito. Así que si quieres que esta rutina se instaure en tu vida de forma permanente, establece un horario y reserva esa parte del día para esa actividad. Una buena idea en este aspecto puede ser hacerte con un smartwatch o reloj inteligente que pueda medir tu actividad física y te recuerde el día en que no te has movido lo suficiente.

Tras algunos días de hacer deporte podrás subir la intensidad y hacer una buena carrera.

Si el deporte ya estaba instaurado dentro de tus rutinas antes del COVID-19, no debes relajarte a la hora de seguir algunas pautas que te ayuden a evitar lesiones. Inicia la práctica deportiva de forma gradual y progresiva con una baja intensidad, y si es posible, realizando el mismo deporte. Esto te ayudará a no sobrecargar los músculos, previniendo, por tanto, la aparición de lesiones.

Recuerda que a la hora de retomar la actividad física tras el confinamiento también es importante seguir todas las indicaciones de distancia de seguridad, higiene y horarios cuando salgamos a practicar deporte, ya que, de esta manera podremos ir avanzando colectivamente hacia una mayor normalidad. ¡En marcha!

Este artículo forma parte de nuestra colaboración con el periódico Deia y ha sido publicado en su edición en papel el sábado 9 de mayo de 2020. Puedes leerlo también en su web en este enlace.

Hablan los entrenadores/as ¿Por qué es importarte formarse en Valores y prevención de violencia?

Entrenadores de edades, equipos y deportes diferentes, con opiniones opuestas y distintos puntos de vista han colaborado con WATS Team para intercambiar impresiones sobre nuestra ​Formación en deporte con valores y prevención de violencia. Lo que en un principio podría parecer un complicado mix de ideas ha terminado siendo una fuente de vivencias que todo entrenador debería conocer, ya sea por haberlas vivido en primera persona o por querer aprender de ellas. ¿Acaso hay algo más valioso que las experiencias de otros compañeros?

Las nuevas destrezas que la formación pueda aportar a cada uno de los entrenadores están muy relacionadas con sus experiencias previas, y con la manera en la que han vivido sus respectivos deportes. Iñaki Camarero, entrenador de baloncesto del Basauri en la etapa premini, coordinador del club y, además, Director Deportivo de la Federación Vizcaína de Baloncesto, es el claro ejemplo de que siempre se puede aprender algo nuevo. Tras muchos años de experiencia en la etapa formativa, Iñaki considera que “hay muchas cosas que las damos por sabidas y gracias a formaciones como esta te das cuenta de que siempre hay que trabajar la sensibilización, para que conflictos que puedan parecer impensables no nos pillen de sopetón”. Raúl Roller, entrenador de patinaje en el municipio de Villaquilambre, León, coincide plenamente, aunque admite que en su día a día nunca se ha enfrentado a un conflicto de mucha envergadura y apunta que “este curso te permite actualizarte”.

Un entrenador/a tiene que estar constantemente reinventándose

Y la verdad es que no le falta razón. Aunque muchos de los conflictos que llevamos viviendo toda la vida sigan presentes en muchos grupos y equipos deportivos, desgraciadamente han aparecido problemáticas que, hasta hace poco, desconocíamos. Gaizka Luengo, técnico de balonmano del equipo femenino senior de veteranas de Muskiz tiene claro que un entrenador tiene que estar constantemente reinventándose, aunque también debe ser fiel a unos principios: “Yo soy una persona que siempre ha tenido mucho carácter. Para mí, lo más importante ha sido aprender a contenerme, pero creo que siempre hay que intentar ser lo más claro posible”.

Gaizka es la prueba de que si queremos transmitir unos valores al equipo y evitar que se generen nuevos conflictos, los y las entrenadoras también tenemos que trabajar en ellos: “He replanteado los objetivos y valores del equipo, gracias a un trabajo que hicieron todas las jugadoras en el que escribían en unas cartulinas aquello sobre lo que querían trabajar y les gustaría representar”. ¿Es posible transmitir los valores que queremos representar como equipo si no sabemos si las y los deportistas se sienten identificados con ellos?

Ander Laiseka es entrenador de fútbol en el Ibarreko

La identificación de esos valores tiene que realizarse desde una perspectiva de grupo. Cada entrenador tiene que utilizar las herramientas que mejor se adecúen tanto a su personalidad como a la de su equipo. Ander Laiseka, entrenador de fútbol en el Ibarreko, categoría infantil, asegura que “la conexión con el equipo es muy importante. Yo intento hacerles entender a mis jugadores que disfrutar y esforzarse son dos cosas que están directamente relacionadas, y hasta el momento creo que el mensaje ha calado”. Lourdes Posadas, entrenadora de karate en Palencia, cree que el curso le ha aportado “herramientas nuevas y muy útiles como el post motorola”. También admite que el contexto en el que desarrollan los entrenamientos y lo que implica este arte marcial favorece que los que lo practican tengan claro que el respeto es el valor sobre el que se rige: “Es algo que todos tenemos muy estipulado. Si en una competición cualquier deportista, madre, padre o entrenador decide faltar al respeto al árbitro, o menospreciar a cualquier otra persona, se le aplica una sanción deportiva inmediata”. Un espejo en el que deberían mirarse otros muchos deportes.

La importancia de los valores en el deporte

Angie Etxebarria, entrenadora de baloncesto de minis de 2o año en El Carmen​, ​también ha utilizado alguna de las herramientas que se proponen en la formación. Concretamente, ha utilizado una tabla de valores que asegura “ayuda a que las niñas se impliquen en el equipo y sepan qué les estás pidiendo”, pero cree que hay un valor que tiene que estar por encima: “la empatía es muy importante, tanto en la transmisión de valores como en la prevención del conflicto. También he aprendido que, dependiendo de la situación a la que te enfrentes, el tema del protocolo hay que tenerlo presente”.

Lourdes Posadas es entrenadora de Kárate en Palencia

En este sentido todos los entrenadores coinciden en que los y las jugadoras del equipo tienen que representar un apoyo con el que se pueda contar. Raúl, el entrenador de patinaje en Villaquilambre dice que a pesar de que las competiciones se hagan de manera individual, “siempre que gana uno del grupo, todos nos alegramos”. Todos ellos son conscientes de que lo primordial es defender al grupo en su conjunto, y hacer todo lo posible para que se mantenga unido. Eneko Aguirregoitia, técnico del Mungia en la etapa escolar de fútbol, cree que “el vestuario nos da mucha información sobre el equipo. Creo que es sano dejarse ver por allí, siempre que se haga en su justa medida y dejemos que los jugadores tengan su espacio”.

Helena Fernández, entrenadora del primer año cadete del Club Balonmano Palencia Femenino, cree que esa cercanía hay que saber gestionarla porque “cada niña lo vive de una manera. Si queremos ser cercanas a nuestras jugadoras, tenemos que adaptarnos a cada una de ellas”. Helena es plena conocedora de la importancia que tienen las situaciones personales de cada una porque entrena a una edad adolescente en la que “la problemática personal de cada una es variada y difícil de abordar. Creo que en función de la edad, podemos encontrar unos conflictos u otros”.

El valor de la experiencia

A este planteamiento también se suma Raúl, que al tener muchos grupos de trabajo de diferentes edades, ha observado que “es más habitual encontrar diferencias con gente veterana que con los más jóvenes. A veces, alguien que tiene experiencia puede intentar rebatirte algo, y la solución, desde luego, no está en el enfrentamiento”.

Eneko Agirregoitia es entrenador de fútbol en el CD Mungia

La implicación que tienen entrenadores como estos facilita que, cada fin de semana, nos acerquemos un poco más al ambiente de respeto que venimos mencionando. Ander Laiseka añade una experiencia que cualquiera de nosotros podría tener: “Uno de los problemas que he tenido ha sido la desmotivación de algún jugador y la solución que me planteé consistía en algo que podría parecer contraproducente. Antes de nada, intenté brindarle todo mi apoyo, pero sobre todo creo que acerté quitándole hierro al asunto y dándole la importancia que realmente tenía.” Eneko Aguirregoitia concluye: “La formación, sobre todo, me ha ayudado a reconocer en qué momento del conflicto estamos, lo que me permite saber cómo actuar. También me ha ayudado a reforzar mi idea de que la manera en la que nos comunicamos es tan importante como el mensaje en sí”.

La Formación para Entrenadores WATS Coach Academy que han cursado todos los y las participantes en este reportaje puede cursarse de forma completamente online, y cuenta con 30€ de descuento utilizando el código ENCASA30 en el momento de la compra.