¿Cómo surgió el Futbolín? La curiosa historia del fútbol que se juega sobre una mesa

En estos tiempos en los que la práctica del deporte ha quedado reducida a todo aquello que únicamente podamos realizar en casa parece que el fútbol ha quedado desterrado del panorama. ¿Completamente? No tanto. Como se decía en la primera página de los cómics de Asterix «no por completo, ya que hay un pequeño lugar que ha resistido siempre al invasor». Este es el futbolín.

Oh, el fútbol, «la más importante de las cosas no importantes» que decía el seleccionador nacional italiano Arrigo Sacchi. ¿Y el futbolín? Rey indiscutible de muchos bares también encuentra su lugar en txokos, áticos y sótanos de muchas casas. Y es por ello, la única manera de practicar fútbol en condiciones cuando estás entre cuatro paredes. Pero ¿de dónde surge este invento?

El fútbol, lo más importante de las cosas no importantes

«El futbolín es un juego de mesa basado en el fútbol. Se juega sobre una mesa especial sobre la cual ejes transversales con palancas con forma de jugador son girados por los jugadores o jugadoras para golpear una pelota»

Lejos de la pequeña aldea gala de Armórica, la historia de cómo el futbolín fue inventado es poco conocida y, sin embargo, se trata de uno de los juegos más extendidos y populares en todo el mundo. Una historia que representa como a veces de las peores circunstancias surgen las grandes ideas. Esta idea nos acompaña desde hace 83 años y permite compartir a abuelos, padres y e hijos/as un mismo juego de manera en que pocas cosas lo hacen, y que bien podría haber surgido en esta época difícil que nos toca vivir ahora.

Alejandro Finisterre, inventor del futbolín

Alejandro Finisterre fue un poeta académico de la Real Academia Gallega que nació en 1919. Hizo prácticamente de todo en su vida, pero antes de ser poeta fue inventor. En plena Guerra Civil, Alejandro es herido en unos de los bombardeos de Madrid. Se queda cojo y es atendido en un hospital repleto de chavales donde a todos/as les toca echar una mano. Ya que es el mayor de los jóvenes y el menor de los adultos, se encarga de cuidar a esos chicos que solo quieren jugar y sueñan con volver correr y pegar patadas al balón. Son niños de la guerra que solo quieren recuperar su infancia perdida.

Alejandro Finisterre, un poeta que tuvo la felicidad en su mente

Decían de él que fué «un poeta que tuvo la felicidad en su mente y en sus manos, cuando un día se le ocurrió crear la magia de traer el fútbol a un salón, para aquellos niños a quienes la guerra les impedía correr.

Es así como Alejandro, el hermano mayor de todos ellos, se pone a pensar y crea un juego que devolverá la sonrisa no sólo a esos niños sino a todos los que están sufriendo los desastres de la guerra. Se trataba de una idea que ya estaba en el aire desde finales del siglo XIX en Gran Bretaña y Alemania, sin embargo, Alejandro Finisterre le da una vuelta al diseñar futbolistas de madera y una pelota de corcho pasando así de ser un juego brusco y de fuerza, a uno de astucia y estrategia. Para lograrlo, confía dar forma a su diseño a su amigo Francisco Javier Altuna, un carpintero vasco. Y de la mano de estos dos personajes de principios de siglo nace así el futbolín que todos conocemos hoy en día.

Hoy, 83 años después, los niños y niñas vuelven a no poder salir a la calle a jugar. Esta vez no es una guerra, sino una pandemia lo que les priva de poder correr, saltar y divertirse al aire libre. Quizá sea el momento de desempolvar ese viejo futbolín y rememorar una vez más un gran invento que nos permite disfrutar y divertirnos en familia.

Ya que hay tenis de mesa, por qué no un fútbol de mesa. Así los niños mutilados por los bombarderos podrán jugar al fútbol.

Alejandro Finisterre

Lanzamos el primer Taller online para Familias – Deporte y Valores (Escuela de Familias)

En el mes que llevamos recluidos/as en nuestras casas no hemos dejado de trabajar. Aunque hemos suspendido toda la actividad presencial, nos hemos reinventado para poder continuar desarrollando nuestras formaciones de forma online.

Así que estamos muy contentos/as de presentar nuestro primer Taller online para Familias. Hasta la fecha hemos formado a más de 500 familias de forma presencial y a 100 de forma online, a través de los diferentes programas formativos de nuestra Escuela de Familias que desarrollamos junto a Ayuntamientos, clubes y otras instituciones.

Equipo WATS Team - Escuela de Familias - taller online
Taller online para Familias en Deporte con Valores

Pero hemos pensado que ha llegado el momento de poder abrir esta formación a toda la sociedad, y por ello ahora puedes apuntarte a este taller sobre Deporte con Valores y prevención de la violencia. A través de dos sesiones de dos horas de duración cada una trabajaremos en diferentes temas que te permitirán capacitarte para detectar y prevenir el acoso, la violencia o el bullying, así como contribuir a una formación en valores y como persona para tu hijo/a en su práctica de Deporte Base o Escolar.

Para poder formarte con este taller sólo necesitas una conexión a internet, y puedes participar desde un ordenador, tablet o smartphone. El taller tiene un coste de 30€ y se puede realizar la inscripción directamente desde aquí.

SESIÓN 1 – martes 12 de Mayo 18:00 a 20:00 horas

  • Situación actual de la violencia en el deporte
  • Rol de la familia en el deporte, modelos de aprendizaje y mediación
  • Deporte con valores, ejemplaridad y diálogo

SESIÓN 2 – jueves 21 de Mayo 18:00 a 20:00 horas

  • Tipos de violencia en el deporte
  • Prevención del abuso sexual y bullying
  • Indicadores y protocolo básico de actuación
  • Pautas para un uso seguro de las Redes Sociales

Opiniones y testimonios sobre el Taller para Familias

Trabajamos con diferentes instituciones, ayuntamientos y clubes a nivel de todo el estado. Más de 600 familias con hijos/as que practican 20 disciplinas deportivas diferentes han apostado por nosotros/as cursando esta formación.

El 95% de las familias consideran que después de recibir la formación están más capacitadas para identificar un caso de violencia en su hijo/a y en caso de detectarlo sabrían cómo actuar.

Para el 98% de las familias la formación les ha hecho reflexionar sobre los valores que están trasmitiendo a sus hijo/as y en la importancia de construir espacios seguros para la Práctica de deporte Base y/o Escolar.

El 99% de las familias que han cursado esta formación afirman que la recomendarían «con total seguridad» a un amigo/a o familiar.

«El boxeo desde los valores de Cus D’Amato, el manager, entrenador y padre adoptivo de Mikel Tyson» – Jero García

A veces, o mejor dicho, casi siempre, las leyendas surgen después de la muerte de su protagonista. En este caso nunca más cerca de la realidad, uno de los mejores entrenadores de la historia del boxeo, Cus D’Amato, adquirió la etiqueta de leyenda 16 meses después de su muerte en 1985, coincidiendo con la proclamación del campeón mundial del peso pesado más joven de la historia, un tal Mike Tyson. Era el 22 de noviembre de 1986.

Antes había tenido otros dos campeones mundiales, Floyd Paterson y José Torres, el primero en peso pesado también batiendo el récord de juventud en ese entorchado y el segundo en semipesado siendo el primer latino que conseguía esa faja.

Manager, entrenador y padre adoptivo de Iron Mike

Pero la fama y el reconocimiento para Cus D’Amato vino cuando «Iron Mike» surcó el ring como campeón del mundo. Nadie se acordaba de él por ser el primer entrenador de Rocky Grazziano,  que se hizo campeón mundial después de acabar su relación con Cus. Nadie le tenía en cuenta por llevar fenomenalmente la carrera de Floyd Paterson, desde amateur hasta llegar a ser campeón olímpico y en profesional hasta ser campeón del mundo. La verdadera fama le llegó con la irrupción en el mundo de las dieciséis cuerdas de ese joven boxeador negro de Brooklyn.

Así que en todos los sitios queda como que D’Amato tuvo tres campeones mundiales pero realmente no fue así, pues la corona de Mike fue más de un año después de su fallecimiento con Kevin Roney en su esquina. Pero eso es lo de menos, fue tanta la fama que consiguió Cus y su sistema de entrenamiento que esto quedó en segundo plano. Para todo erudito del Noble Arte, Cus D’Amato tuvo tres campeones mundiales y punto.

Equipo WATS Team - Jero Garcia - Al boxeo no se juega - Mike Tyson y Cus D'Amato
Mike Tyson se prepara con Cus D’Amato para su primer combate profesional.
Ken Regan/Camera 5/Courtesy of Blue Rider Press & Plume

Gran dosis de responsabilidad de todos estos triunfos lo tiene el sistema creado por este visionario entrenador. Mucha gente se queda solo con el sistema “peekabo”, que es un sistema solo táctico y estratégico. El “peekabo” que consiste en pegar y recuperar las manos inmediatamente como si te escondieras en los guantes y de ahí el afamado nombre que en nuestro país es sinónimo del juego de niños “cucu-tras”. Esta técnica defensiva la utilizaban todos sus boxeadores, desde Floyd hasta Mike pasando por Torres. ¡Levantar las manos en el gimnasio de Cus era religión!

75% de Valores, 25% de habilidad en el ring

Pero no nos quedemos sólo en lo táctico o técnico, para Cus esto sólo era el 25% del boxeador. A esta cuarta parte de la capacidad pugilística había que sumarle un 75% que dependía de la psicología y la filosofía. Estas dos palabras y sus definiciones muchas veces se confunden entre sí. Así que por mi lado me tomaré la psicología como la preparación mental de hacer las cosas y la filosofía como el camino de ruta para hacerlas.

Volviendo a las herramientas o capacidades físicas de desarrollar en el método D’Amato tenemos que irnos hasta los orígenes para comprender la forma de hacer las cosas de Cus.

De origen napolitano, su familia estaba muy asociada con la verdadera destreza del sur de Italia. ¿Qué es la destreza? El arte de la espada surgida en los ejércitos españoles del siglo XVI y floreciendo en el XVII. La napolitana vino de la española, los soldados que cruzaban el Mediterráneo hasta tierras transalpinas la portaban en sus barcos. Diferenciemos la vulgar destreza con la verdadera, la primera de denominación tan común surge siglos antes y se basa en ataques lineales, la segunda mucho más moderna, empieza a utilizar en el desplazamiento la geometría, la utilización de ángulos. Grosso modo, podíamos indicar que la primera vez que se vieron pasos laterales fue con una espada en la mano.

Equipo WATS Team - Jero Garcia - Al boxeo no se juega - Mike Tyson y Cus D'Amato 2
Mike Tyson y Cus D’Amato en un entrenamiento.
Ken Regan/Camera 5 /Courtesy of Blue Rider Press & Plume

Podríamos considerar a Cus un pionero en lo suyo en muchos aspectos. En el psicológico, en el filosófico y en lo técnico. Y todo ese cúmulo de cosas se vieron plasmados en un “Dios de Ébano”, una perla de Brooklyn que a la postre será uno de los boxeadores más famosos de la historia. D’Amato le dio cariño, le dio comprensión, le aportó valores, le marcó objetivos y sobre todas las cosas, lo formó, tanto dentro de un ring como fuera, como hablamos en un anterior artículo sobre Cus y Tyson.

Cus D’Amato, el entrenador que no vió proclamarse Campeón del Mundo a Mike Tyson

Aunque no pudo estar en su esquina el día que batió todos los récords de prematurez en el pugilismo, cuando se proclamó el Campeón del Mundo del peso pesado más joven de la historia, os aseguro que él estaría en esa esquina roja del cielo con una toalla en la mano y vaselina en la otra, velando por esa chispa que encontró en los suburbios de New York y convirtió en un incendio incontrolable.

“Primero transformé la chispa en una llama. Esta se tornó en fuego, y el fuego en un incendio incontrolable”. Estas son las palabras casi proféticas hablando sobre Mike Tyson que nos regaló Cus D’Amato. Un entrenador con un conocimiento técnico envidiable que comprendió que para sacar el máximo desarrollo del joven Tyson lo más importante eran los valores y el cariño de ese padre que nunca tuvo.

Equipo WATS Team Jero Garcia

Jero García

Exboxeador, entrenador nacional de Boxeo, conferenciante y comunicador. Miembro del Equipo WATS.

Mal de muchos… ¿cómo gestionar los conflictos en el deporte cuando son colectivos?

Hace unas semanas publicamos un artículo abordando cómo gestionar los conflictos en el deporte. En él analizábamos qué es un conflicto, por qué a priori no es bueno ni malo (lo es en la medida en que lo abordemos), cómo estos escalan o desescalan en intensidad, así como algunos consejos para poder gestionar esos conflictos que ocurren a diario en el plano personal y deportivo. En los comentarios del artículo nuestro lector Aritz nos comentaba que le había parecido muy interesante, pero ¿qué ocurre cuando el conflicto no es de persona a persona sino colectivo?

¿Qué ocurre cuando el conflicto afecta a varias personas?

«Me gustaría poner encima de la mesa los conflictos colectivos, es decir, cuándo hay una discusión de una intensidad moderada entre entrenadores y jugadores. Al estar involucrada tanta gente, es una situación muy compleja con muchos puntos de vista diferentes lo cual hace que sean muy complicados de gestionar» nos indicaba Aritz. Y es que cuando intervienen varias personas, ese conflicto puede complicarse un poco más y necesitar otros métodos para abordarlo.

La tipología de conflictos en el ámbito deportivo es muy diversa. Dada las dimensiones de muchos clubes y equipos, la cantidad de personas que pueden estar implicadas en este tipo de situaciones puede ser muy variable. Podemos encontrarnos conflictos en los que cada parte esté formado por una única persona, o conflictos en los que, por lo menos una de las partes, esté formada por varias.

Mucha gente tiende a pensar que una forma de medir la gravedad de un conflicto debe hacerse en función de la cantidad de gente implicada en el mismo, es decir, a cuanta más gente afecte más grave es un problema. ¡Pero cuidado! No debemos caer en esta trampa ya que todos los conflictos son igual de importantes independientemente del número de personas involucradas.

Para cada persona su problemática es única e importante

¿Qué pensaríais si se diera un problema entre la persona que entrena a un/a deportista y su familia, o entre un/a entrenador/a y la directiva y nadie más le da importancia porque sois los únicos involucrados? ¿Cómo os sentiríais? Para cada persona su problemática es única, y para ella sus problemas son los más importantes. A fin de cuentas ¿no te sentirías tú también así si estuvieses en esa tesitura? Así que debemos darle toda la importancia que se merece para gestionar de forma adecuada la situación, haya una persona o muchas implicadas.

Ahora bien, es cierto que la forma de gestionar un conflicto con un mayor número de personas implicadas tiene ciertas peculiaridades a la hora de abordarlo. Es una situación donde puede haber varias voces y puede ser más complicada de gestionar, por lo que está bien tener en mente algunas estrategias diferentes. Por eso, te ofrecemos algunas estrategias que pueden ayudar en este tipo de situaciones:

Algunos consejos para gestionar los conflictos en el deporte cuando son colectivos

  1. En grupos muy numerosos cada parte deberá elegir de forma democrática a uno o dos representantes. Esto permitirá poder abordar de una manera más calmada el problema sin tener a multitud de personas queriendo hacer uso de la palabra al mismo tiempo, algo que puede hacer que se caldee el ambiente.
  2. Al igual que ocurre cuando se eligen capitanes/as en un equipo, el grupo debe confiar en las personas que han sido elegidas para representarles y respetar las normas que se acuerden con la otra parte. Esas personas «rendirán cuentas» después ante sus representados.
  3. Los representantes de cada parte serán los encargados de trasmitir la información relevante al resto de las personas del grupo representado. Escucharán sus quejas y las trasladarán, y comunicarán de vuelta las propuestas de la otra parte.
  4. Es importante pactemos unas “normas” entre los representantes de cada parte del conflicto. De esta manera, podremos abordar en un clima de tranquilidad y de una forma positiva el diálogo que vamos a establecer. Una de esas normas puede ser, por ejemplo, la confidencialidad, con el objeto de no contaminar el proceso.
  5. Los representantes de cada una de las partes antes de cerrar acuerdos deberán ratificarlos por el grupo al que representan. La facultad que el grupo ha delegado en ellos es resumir sus posiciones en una única voz para facilitar la resolución del proceso, pero no el negociar unilateralmente ni tomar decisiones en su nombre sin consultarles.
  6. Tiene que existir un fuerte compromiso para que los acuerdos, una vez aceptados por el propio grupo y por lo la otra parte, sean respetados por todas las personas. Ambas partes deberemos de establecer unos compromisos para dar solución a la situación. Podemos hacerlo de manera verbal, pero también pueden ser ratificados por escrito.
  7. Es fundamental que exista confianza entre ambas partes para resolver el conflicto. Una buena idea puede ser contar con un mediador que en su rol de facilitador del diálogo y el acuerdo intervenga para hacer más fácil la resolución del conflicto. Para ello será importante que esta persona sea designada de mutuo acuerdo por ambas partes y que cuente con su confianza.
  8. ¡Recuerda que siguen vigentes las recomendaciones que dábamos para abordar los conflictos de forma individual! Separar a las partes implicadas, dejar que se puedan desahogar y no agobiarles con broncas o «charlas» es una muy buena idea para arrancar la resolución del conflicto.
  9. No tengamos prisa en resolver inmediatamente ese conflicto. Muchas veces las prisas no son buenas consejeras y puede ser positivo esperar unas horas o hasta el día siguiente para abordar el problema.
  10. Y para finalizar, recuerda que sigue en pie una de las recomendaciones clave a nivel individual. Busquemos reducir la intensidad del conflicto, hablemos sobre lo ocurrido favoreciendo un diálogo respetuoso y sincero, y busquemos soluciones de forma constructiva.

Una vez resuelto el conflicto que implica a un colectivo puede ser una buena idea establecer un cauce de diálogo preventivo para evitar llegar a una situación similar en el futuro. Por ejemplo, podemos establecer una metodología de trabajo en la que una vez cada cierto tiempo se reúnan los representantes de ambas partes, analicemos el grado de cumplimiento de los acuerdos y atajemos rápidamente cualquier fricción o pequeño desacuerdo que pueda surgir.

El verdadero espíritu del deporte: nuestros/as deportistas colaboran como equipo contra el COVID-19

La situación tan prolongada de confinamiento es algo que nunca antes habíamos sufrido, aunque la obligación de encerrarnos en nuestras casas sea el menor de los problemas para el conjunto de la sociedad. Enfermos/as, enfermeros/as, médicos, auxiliares, celadores/as, reponedores/as, cajeros/as de supermercado, autónomos, PYMEs… y muchos más, son los mayores damnificados de esta crisis, en la que también podemos encontrar ejemplos de ayuda y colaboración.

Nuestra mejor victoria, con Nadal y Gasol

Desde luego, no se le puede achacar nada al mundo del deporte, que se ha volcado en ayudar y colaborar desde el primer momento y, además, de todas las formas y maneras posibles. Dos de los deportistas más reconocidos de nuestro país, como lo son Rafa Nadal y Pau Gasol, han iniciado una campaña llamada «Nuestra mejor victoria», que pretende recaudar 11 millones de euros para reducir el impacto de la crisis del coronavirus. El efecto de que estas dos estrellas se hayan unido en una iniciativa como esta, ha conseguido que otros deportistas como Iker Casillas, Fernando Alonso, Novak Djokovic, Andrés Iniesta, Dani Carvajal, Nacho Fernández, Jorge Garbajosa, Teresa Perales, Bruno Hortelano, Theresa Zabell o los pilotos Carlos Sainz (padre e hijo) hayan decidido hacer sus aportaciones a la causa.

Isco Alarcón y Sara Sálamo también han lanzado «descorónate» con el fin de recaudar 500.00 euros para facilitar la obtención de material sanitario de los hospitales. Leo Messi, Pep Guardiola y Xavi Hernández han donado 1 millón de euros, cada uno, a diferentes hospitales en Cataluña.

Saldremos juntos, con Saúl Ñíguez, Sergio Busquets y Felipe Reyes

Otros deportistas como Sergio Ramos, han realizado sus aportaciones mediante ONGs, como en su caso UNICEF, de la cual también ha hecho uso Fernando Alonso para abastecer con 4.000 equipos de protección y 300.000 mascarillas a varios hospitales. Saúl Ñíguez, Sergio Busquets o Felipe Reyes, han apoyado una iniciativa que pretende ayudar a la situación insostenible que atraviesan autónomos y PYMEs mediante la campaña «Saldremos juntos», encabezada por el jugador del Atlético de Madrid.

También hemos visto colaborar a deportistas de otras muchas maneras. Javi Martínez, exjugador del Athletic Club, por ejemplo, ha colaborado activamente con Cruz Roja en el reparto de alimentos a personas mayores en Munich, su ciudad de residencia. Medallistas olímpicos como Saúl Cravioto, Sandra Sánchez, Maverick Viñales, Amanda Sampedro, y las selecciones femenina y masculina de baloncesto, han realizado una subasta solidaria de sus medallas, esas que tanto les costó conseguir.

Equipación dedicada a Osakidetza del Deportivo Alavés

Los clubes de fútbol no se quedan atrás. El Deportivo Alavés ha lanzado una equipación especial con el logotipo de Osakidetza (Sistema Vasco de Salud) en el frontal, recaudando fondos para apoyar a las necesidades de material sanitario con ella. El Atlético de Madrid venderá experiencias con jugadores y camisetas firmadas para donar el dinero a PYMEs y autónomos, uniéndose a la iniciativa creada por Saúl. El Getafe ha realizado una donación al Hospital Universitario de Getafe. El Levante, por su parte, ha procedido a la compra de 150.000 mascarillas y 6.000 trajes EPI. El Espanyol ha donado 6.000 mascarillas a varios centros médicos. El CD Leganés ha donado 200.00 euros al hospital Severo Ochoa. El Villarreal, de la mano de su artillero Carlos Bacca, está dando de comer a 200 personas al día en los comedores sociales de Cáritas.  Tanto el FC Barcelona como el Real Madrid han puesto sus respectivas instalaciones deportivas al servicio del Gobierno; el Santiago Bernabéu ya ha sido habilitado después de llegar  a un acuerdo con el Consejo Superior de Deportes.

También han decidido sumarse a la causa deportistas que no tienen tanto renombre. Por ejemplo, el equipo Ventijet, cuya cara visible es el bilbaíno Alex Quintanilla, defensa central de la UD Ibiza, que milita en 2ª División B. Un proyecto que lleva detrás a todo un equipo de profesionales que trabaja en la homologación de un nuevo respirador que responde especialmente bien a las necesidades de los pacientes con COVID-19, además de ofrecer un precio más que razonable al ser un proyecto sin ánimo de lucro. Un claro ejemplo de que todos nosotros tenemos algo que aportar.

Llamadas a los socios/as más mayores del Athletic Club

Es más fácil unirse a la causa cuando ves modelos a seguir. La AS Roma ha sido un club en el que muchas instituciones deportivas han querido verse reflejadas. El equipo italiano ha enviado comida y protección a los socios mayores de 75 años, y ha sido uno de los primeros clubes  europeos en llevar iniciativas solidarias a través de la campaña «Roma Cares» («a la Roma le importas»). Más cerca de casa, clubes como el Athletic Club han llamado por teléfono a sus socios/as más mayores para interesarse por su estado, mandarles su cariño y preguntarles si había algo que pudiesen hacer por ellas y ellos.

Los y las deportistas entienden muy bien cual es su labor en el equipo. Un equipo que está formado por todos y cada uno de nosotros, en el que tenemos que tener claro cuál es nuestra función y hacer todo lo que esté en nuestras manos para colaborar. Todos estos deportistas, y otros muchos/as, conocen el significado de trabajar en equipo y saben cómo pueden ayudar a los que más lo necesitan. La innumerable cantidad de nombres, junto con la gran variedad de áreas en las que han ayudado, son el claro ejemplo ello: así funciona un equipo.

Por lo tanto, la vuelta a las competiciones es algo que no les preocupa a ellos y no debería preocuparnos a nosotros. Lo más importante en estos momentos es la colaboración. Si bien es donando mascarillas, dinero o quedándonos en casa, tenemos que remar todos en la misma dirección. Cada una de las aportaciones son un nuevo empujón hacia la puerta de casa, y los deportistas están desempeñando un papel verdaderamente imprescindible. ¡Sin duda este es el verdadero espíritu del deporte!